Ir a contenido

Pulso a la delincuencia

Los Mossos tomarán La Mina para frenar la delincuencia que trae la heroína

El director de la Policía explica su plan al alcalde y a todos los concejales de Sant Adrià de Besòs

La presión contra los narcopisos del Raval provoca un éxodo de drogadictos al municipio vecino

Óscar Hernández

Dos mossos patrullan por lo sbajos de un edificio de La Mina.

Dos mossos patrullan por lo sbajos de un edificio de La Mina. / Joan Crtadellas

El aumento de delitos en La Mina a causa sobre todo del consumo y venta heroína han disparado la alarma en el barrio. Una reunión sin precedentes de todos los concejales de Sant Adrià de Besòs y su alcalde, Joan Callao, con el comisario jefe de los Mossos, Eduard Sallent, y el director general de la Policía catalana,  Andreu Joan Martínez, se ha saldado esta tarde con la aprobación de un plan urgente de ocupación policial del barrio "para recuperar el espacio público".

Además de incrementar la investigación de los delitos, la parte más llamativa del plan es la presencia permanente en el barrio de una treintena agentes de las Brigada Mòbil (Brimo) de los Mossos, o antidisturbios, que ayudarán a desarrollar el plan de vigilancia con controles de las personas que accedan al barrio a las que se podrá registrar. Serán una veintena de agentes que se sumarán a partir de la semana que viene a los agentes que ya están destinados en la comisaría del barrio.

Robar e inyectarse allí mismo

El despliegue persigue evitar el aumento de la delincuencia asociada a los consumidores de heroína, que cometen robos con intimidación en el barrio para pagarse la droga que se inyectan allí mismo minutos después. "Hasta hace poco esto no pasaba. Había droga en La Mina pero ahora estos consumidores cometen los delitos en el mismo barrio para comprarse la droga. El que quiere la dosis busca el dinero allí mismo para comprarla. También se ha detectado pequeña prostitución para pagar las adicciones. Y las jerinjguillas y las cucharas usadas aparecen en el espacio público", ha explicado el comisario Sallent.

En una rueda de prensa en la que han participado los mandos policiales y el ayuntamiento en pleno, Sallent ha confirmado que la inseguridad en La Mina se ha disparado después de la presión policial ejercida contra los narcopisos en el Raval, donde en los últimos meses los policías autonómicos y la Guardia Urbana de Barcelona han cerrado decenas de estos puntos de venta de droga, donde también se inyectaban droga los consumidores.

Recuperar el espacio público

"Ahora vemos un poco la luz –ha explicado el alcalde de Sant Adrià al acabar la reunión–. La situación actual es intolerable para los vecinos, que son honrados en su mayoría". "Este plan policial es un primer paso para recuperar el espacio público, pero hace falta más trabajo para abordar la pobreza estructural del barrio", ha añadido Callao, quien ha subrayado la unión "de todas las formaciones políticas" para abordar este problema.

El alcalde de Sant Adrià también ha pedido la ayuda de Barcelona. "En 1973 construyeron los bloques del barrio para colocar aquí barraquismo y ahora deben implicarse", ha dicho.Y entre otros datos, el primer edil ha explicado que el 17% de los vecinos de Sant Adrià acude a los servicios sociales del municipio, "lo que equivale, en proporción a Barcelona, a todos los habitantes de Nou Barris y del Raval juntos".

  

.