Ir a contenido

REFORMAS EN EL SUBURBANO

La L-5 cerrará Collblanc y Pubilla Cases por obras en el mes de agosto

La construcción de una nueva estación situada entre las dos provocará el corte veraniego

Un autobús conectará proviconalmente el tramo en el que se desarrollarán los trabajos

Lourdes Barragán

Calvet, Marin y Sanz en una visita a las obras de la futura estación Ernest Lluch.

Calvet, Marin y Sanz en una visita a las obras de la futura estación Ernest Lluch. / ACN / Lluís Sibils

En Barcelona, la distancia normal que separa dos estaciones de una línea de metro es de entre 700 y 800 metros, según el Departament de Territori. Sin embargo, en la L5 (la línea azul), que conecta Cornellà Centre y Vall d’Hebron, hay algo más de un kilómetro de distancia entre las estaciones de Collblanc y Pubilla Cases, en L’Hospitalet de Llobregat, una particularidad que se subsanará este verano con la construcción de una estación intermedia.

Entre el 29 de julio y el 1 de septiembre, ambos días incluidos, el servicio de la línea azul permanecerá cortado en el tramo que conecta Collblanc y Pubilla Cases para construir, entre ambas, la futura parada de Ernest Lluch, un nuevo punto de conexión entre Barcelona y L’Hospitalet. 

Visita a la construcción de la futura estación

La nueva estación conectará, según el 'conseller' de Territori, Damià Calvet, con las T1, T1 y T3 del Trambaix (el tranvía que conecta Barcelona con varios municipios de la comarca del Baix Llobregat). Calvet ha expuesto sus planes para la construcción en una visita este viernes a las obras de la futura estación, en la que también han participado dos responsables de los municipios afectados: la alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat, Núria Marín, y la teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Janet Sanz.

Durante el periodo de tiempo en el que se realizarán las obras de la L5, el metro seguirá funcionando con normalidad en el resto de paradas de la línea azul (es decir, desde Cornellà Centre hasta Can Vidalet, por un lado; y desde Collblanc hasta Vall d’Hebron). Para quienes utilicen los servicios en el tramo cortado, se habilitará de manera excepcional un servicio de autobuses que conecte las tres estaciones (Can Vidalet, Pubila Cases y Collblanc).

Varias líneas de metro cortadas

La idea de reformar el metro no es algo nuevo: en 2009 comenzaron las obras en la línea 9, que conecta el aeropuerto con Zona Universitaria, y ya por aquel entonces se preveía la construcción de la estación que ahora, diez años después, se pondrá en marcha en la L-5. Este 2019, otras líneas como la L1 (roja) y la L2 (morada), también tienen previstas reformas (o ya han comenzado, en el caso de la línea roja).

La L1, que conecta Clot con Fondo, lleva parcialmente cortada desde el 29 de junio por motivos de renovación de las instalaciones internas, aunque volverá a funcionar desde el 1 de septiembre. La L2, en cambio, dejará de prestar servicios entre las estaciones de Paral·lel y Sagrada Familia a partir del 27 de julio, también hasta primeros de septiembre. Las líneas dos y cinco, ambas parcialmente cortadas durante casi todo el mes de agosto, tienen bastante afluencia ya que conectan con zonas clave (como Sagrada Familia, Clot o Passeig de Gràcia, en el caso de la línea 2). 

En el caso de las construcciones en la L-5, Calvet ha destacado que la nueva estación Ernest Lluch conectará con las T1, T2 y T3 del Trambaix y tendrá una afluencia diaria de 15.000 usuarios, de los cuales un 15% corresponden a intercambios con el tranvía”. La inversión estimada para todo el conjunto de obras en el suburbano, que pretende finalizar en 2021, es de 15 millones de euros.