21 feb 2020

Ir a contenido

Sorprendente infracción de tráfico

"Iba con mi silla por la Ronda Litoral porque el chófer del bus no me dejó subir"

El discapacitado que circuló entre coches y camiones dice que entró en la vía rápida porque estaba enfadado

Asegura que no pagará la multa de 90 euros que le puso la Guardia Urbana tras una exhaustiva investigación

Óscar Hernández

Youssef Sayah, vecino de Sants-Montjuïc que ha sido multado por circular con su silla de ruedas por la Ronda Litoral.

Youssef Sayah, vecino de Sants-Montjuïc que ha sido multado por circular con su silla de ruedas por la Ronda Litoral. / Elisenda Pons

"Me metí en la Ronda Litoral con mi silla eléctrica porque el conductor de un autobús no quiso bajar la rampa para que subiera y yo tenía que llegar a tiempo al Paral·lel para cobrar mi pensión antes de que cerraran", explica Youssef Sayah, un joven marroquí de 26 años que vive en el barrio de La Marina de Port, cerca del paseo de la Zona Franca, en Sants-Montjuïc, poco después de que esta semana una patrulla de la Guardia Urbana le notificara una multa de 90 euros por circular por esa vía urbana rápida.

La localización de Sayah ha sido una labor ardua de la Unidad de Investigación y Prevención de Accidentes (UIPA) de la Guardia Urbana de Barcelona que se puso en marcha a raíz de la recepción de varias llamadas al 092 de conductores que alertaban de la presencia de una silla eléctrica por la Ronda Litoral, a la altura del cementerio de Montjuïc y en sentido de Zona Franca a Ciutat Vella, en un tramo sin arcén, por lo que el pequeño vehículo iba pisando la calzada, compartida con camiones y coches. Si bien la patrulla que envió la sala ese mismo día, el mediodía del 25 de junio, no encontró la silla ni a su temerario conductor, la aparición del vídeo grabado por un camionero en Twitter puso a los agentes sobre su pista.

La protección del camionero

El vídeo, grabado desde un camión, muestra como este vehículo de gran tonelaje circula a la misma velocidad que la silla eléctrica, unos 15 kilómetros por hora, manteniéndose detrás de ella. "El camionero intenta protegerlo desde atrás, manteniendo la misma velocidad, pero sin adelantarlo, para que ningún otro vehículo pueda golpear la silla", explica uno de los investigadores. Los agentes están sorprendidos porque el minusválido puso en peligro su vida y la de los demás, ya que hubiera podido causar un accidente grave.

Los detalles de la silla, la ropa que llevaba el discapacitado y, sobre todo, el recorrido que realiza ayudaron a los guardias urbanos de la UIPA  a encontrarle. "Dedujimos que había salido de la Zona Franca y que se metía en la ronda para no tener que subir toda la montaña de Montjuïc con la silla. También elaboramos un perfil, que correspondía con una persona que tiene poco respeto a las normas", explica uno de los agentes. Preguntas a comerciantes, vecinos y miembros de entidades permitieron dar con su identidad. También ayudó el tweet emitido por la Guardia Urbana con el vídeo y pidiendo la colaboración ciudadana. "La verdad es que en temas de tráfico todo el mundo colabora con nostros", añade el guardia.

"No podía esperar media hora"

Una pareja de agentes esperó esta semana a Sayah en la puerta de su casa durante varias horas hasta que apareció conduciendo la misma silla y llevando la misma gorra con la que aparece en el vídeo. Los guardias le notificaron la sanción, que quedará reducida a la mitad (45 euros) si la paga en el periodo voluntario. "Pero yo no voy a pagarla –afirma el joven multado–.  Yo no tengo la culpa de que el conductor del autobús no tuviera corazón y me dejara en la parada. No podía esperar media hora a que pasara el siguiente autobús porque entonces no habría podido cobrar mi pensión ese día". Y admite que estaba "muy enfadado" y que por eso también no dudó en circular por la ronda. 

La historia personal de Sayah impacta. Afirma que llegó de niño a Barcelona procedente de su Tánger natal tras entrar en el país escondido en los bajos de un camión. Tenía 7 años. A los 12 ya trabajaba en un taller mecánico. Una juventud dura le llevó en una ocasión a una pelea con unos narcotraficantes. Dice que le rompieron el cuello. Pasó más de un año en una unidad de cuidados intensivos. Y ha no ha podido andar. Siempre va con su silla de ruedas eléctrica. Y muchas veces le acompaña su hermano, Zacarías, que vive con él. En el barrio muchos la conocen. Y ahora también fuera de él.

TMB no tiene constancia del incidente

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) asegura que no tiene constancia de que el conductor de un autobús de la línea 21 no dejara subir al parapléjico Youssef Sayah el día en que este fue grabado en vídeo mientras circulaba por la Ronda Litoral. La empresa ha preguntado al chófer que estaba de servicio ese día y a esa hora en aquella línea, en el trayecto Mare de Déu del Port-Can Tunis-Paral·lel, y este sostiene que él no prohibió a ningún pasajero que subiera al vehículo, ni tuvo ningun incidente parecido. También afirma que la rampa funcionaba correctamente porque así lo comprobó antes de comenzar su servicio.