Ir a contenido

DERECHO A LA VIVIENDA

Blackstone acepta regularizar seis de los nueve pisos okupados en 'Hospital 99'

El fondo propietario de la finca, ayuntamiento y vecinos firman un acuerdo "pionero" que permitirá a los habitantes más vulnerables quedarse en sus casas

La propiedad se compromete a pagar la rehabilitación del edificio y a poner dos terceras partes de los pisos en alquiler asequible, que gestionará el ayuntamiento

Helena López

Entrada en la finca del 99 de la calle de L’Hospital, en el Raval.

Entrada en la finca del 99 de la calle de L’Hospital, en el Raval. / FERRAN NADEU

Tras una intensa cuenta atrás que empezó, como mínimo públicamente, el pasado 1 de julio y contra todo pronóstico, este lunes las tres partes implicadas en la negociación han celebrado el acuerdo alcanzado. Tanto el fondo inversor Blackstone, propietario de la finca en cuestión, como el Sindicat d'Habitatge del Raval y el Ayuntamiento de Barcelona se han mostrado satisfechos con el pacto, firmado en tiempo de descuento (este lunes era el día límite o para ejecutar el polémico desahucio o para enterrar la demanda y empezar de cero). Un pacto que las tres partes -en las antípodas- tildan de pionero y que no solo ha evitado que se ejecutara la orden judicial de desalojo, sino que ha logrado que seis de los nueve pisos que conforman el edificio, en el 99 de la calle de L'Hospital, pasen a ser de alquiler asequible durante los próximos siete años. 

A ojos de Jordi Rabassa, nuevo concejal de Ciutat Vella que este lunes hacía una de sus primeras intervenciones públicas en el cargo, la importancia del acuerdo alcanzado está en que evita "un nuevo caso de gentrificación en el centro de la ciudad". "Son familias que se quedarán a vivir en el barrio, en un barrio muy presionado por la especulación y muy afectado por los desahucios. Cada semana en Ciutat Vella hay entre ocho y 10 desahucios conocidos, y el Raval es el que se lleva la peor parte", ha señalado Rabassa, quien añade que el acuerdo "abre una vía importante para seguir explorando". "Durante el mandato pasado se compraron 10 fincas enteras en Ciutat Vella para evitar expulsiones, además de pisos sueltos. Ha llegado la hora de la corresponsabilidad de los grandes tenedores de vivienda", ha concluido en alusión a un cambio de ciclo.

Repercusión internacional

Desde el Sindicat d'Habitatge -el colectivo que ha gestionado la negociación con el ayuntamiento- consideran también el acuerdo hecho público este lunes como un punto de inflexión no falto de épica. "Hemos doblado a Blackstone! Honor y gloria a la Barcelona valiente que ha demostrado que los poderosos pueden caer", señalaba el colectivo en el tuit en el que anunciaba el acuerdo. "Se trata de una victoria histórica que ha tenido repercusión a nivel internacional", han destacado desde el Sindicat d'Habitatge, quienes han explicado también que el acuerdo incluye que las familias pagarán el 30% de sus ingresos y el resto, hasta llegar al precio del alquiler asequible pactado, lo pondrá el ayuntamiento.

En esa línea, la concejala de vivienda, Lucía Martín, ha insistido en que esas ayudas serán las ayudas ordinarias al alquiler a las que tiene acceso toda la ciudadanía. "Todas la familias en situación de vulnerabilidad se quedarán en la finca. Hay siete unidades de convivencia que tendrán un contrato de alquiler por siete años a un precio asequible", ha detallado Martín, quien ha destacado también como victoria que Blacktone asumirá el alojamiento de las familias que viven en el edificio durante las obras y la rehabilitación de todos los pisos.

Papel clave de la cuidadanía

Además de destacar el papel clave de la ciudadanía organizada, Martín -ha insistido en que, más allá del acuerdo -que también ha celebrado- es imprescindible disponer de nuevas leyes que obliguen a estas empresas a tener esa responsabilidad y a acabar con sus privilegios fiscales. 

Fuentes de Anticipa Real Estate, gestora inmobiliaria de Blackstone,  por su parte, ponen en valor "la productiva colaboración que se ha llevado a cabo con el ayuntamiento con el fin de resolver esta situación". "Inscribiremos, a nuestro cargo, a aquellos habitantes en situación de vulnerabilidad en un plan de acompañamiento sociolaboral, que se realizará en colaboración con los servicios locales", han destacado fuentes de la propiedad, "satisfecha de haber podido alcanzar un acuerdo público-privado pionero en términos de ayudas al alquiler para estas familias".

La 'revolta del flow'

El acuerdo ha llegado después de 15 días de lo que han bautizado como 'revolta del flow'. La estrategia diseñada por el joven Sindicat d'Habitatge para evitar el desahucio abierto -que podía producirse en cualquier momento entre el 1 de julio y este lunes- pasó organizar un festival musical en la puerta de la finca, para que los asistentes hicieran de escudos humanos en caso de que los Mossos pensaran en desalojar.  Lo llamaron #RavalVsBlackstone, en el cartel predominaban artistas de trap, reggaeton y rap y fue un éxito de asistencia.

Críticas de la PAH al acuerdo entre BComú y PSC

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ha hecho público este lunes un manifiesto en el que critican la "insuficiencia en el plan de derecho a la vivienda del nuevo ayuntamiento" que consideran que obvia cuestiones claves. "Queremos saber cuándo tendremos disponibles las viviendas para hacer frente a las más de 550 familias en la Mesa de emergencia y a las más de 36.000 personas que han solicitado una vivienda social, por ejemplo", señala la PAH en un comunicado en que recuerdan que en campaña electoral se pidieron puntos que se tratan de manera poco concisa o no se mencionan en el acuerdo, como la revisión del protocolo de acceso a la Mesa de emergencia y la reducción a cero de la lista de espera de la misma, el realojo digno tras un desahucio, ampliar la bolsa de alquileres, facilitar la negociación en casos de empleo para obtener realojos sociales, unificar las visitas a servicios sociales y vivienda y el seguimiento individualizado de los bloques con acoso inmobiliario.