Ir a contenido

Collboni: "Con el pacto con Colau hacemos un gran servicio a Catalunya"

El jefe de filas del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona confía en que la segunda edición del pacto de gobierno con Colau funcione

Subraya que Albert Batlle será decisivo para afrontar "la crisis de seguridad" que vive Barcelona y confía en que ERC se abra a pactos

Anna Cristeto / Toni Sust

Entrevista con Jaume Collboni. / FOTO Y VÍDEO: JOAN CORTADELLAS

Apenas unos meses atrás, no faltaba quien apostara por que Jaume Collboni podría ser el siguiente líder municipal en irse del consistorio. Pero la historia ha sido distinta. Dobló el número de concejales en las municipales y logró convertirse por segunda vez en socio de gobierno de Colau, del que ahora será primer teniente de alcalde.

¿Cómo enfoca su segundo pacto de gobierno con Colau?

Es una nueva etapa. La alcaldesa es la misma pero el gobierno es nuevo. Es más amplio que el anterior, con 18 concejales, y eso es bueno.

En campaña, usted subrayó que no tenía confianza alguna en Colau y ha sido muy crítico con su gestión. ¿Las asperezas quedan ya en el pasado?

Unas elecciones son el momento para poner el contador a cero. Un responsable político tiene que leer los resultados y mirar al futuro. No me imagino haciendo política desde el resentimiento y la desconfianza.

Collboni el Eixample, el pasado jueves. /JOAN CORTADELLAS

¿El PSC confía en el equipo de Ada Colau?

Confía en que todos hemos aprendido de los aciertos y de los errores. Ni ellos ni nosotros somos los mismos que hace tres años. Tiene que ser posible que gobernemos la ciudad. Porque la alternativa es el bloqueo, lo que pasa en la Generalitat. Barcelona no se puede permitir no tener gobierno, ya pagamos las consecuencias en términos de servicios públicos del bloqueo institucional al otro lado de la plaza de Sant Jaume. Hacemos un gran servicio a la ciudad, pero estoy convencido de que con este acuerdo hacemos un gran servicio a Catalunya.

"Barcelona no se puede permitir no tener gobierno. Ya pagamos las consecuencias del bloqueo institucional al otro lado de la plaza de Sant Jaume"

Lo que más se ha destacado del acuerdo de gobierno es el perfil destacado que se da a la seguridad, el hecho de que la dirigirá un teniente de alcalde. ¿Cómo se notará la mano de Albert Batlle?

La seguridad es algo que echas de menos cuando no tienes y que obvias cuando sí la tienes.  Barcelona no es una ciudad insegura, es una ciudad que sufre una crisis de seguridad, y esa crisis debe superarse. Combatirla es una política progresista y pública de primer nivel que la izquierda debe asumir como propia. La seguridad debe tener nombres y apellidos. Que de seis tenencias de alcalde una sea de seguridad es un primer mensaje. Ponemos en el tema en manos de Albert Batlle, una persona que ha demostrado experiencia en la gestión de la seguridad, con una trayectoria intachable, que viene de la cantera municipal. Creo que es un gran acierto. No será fácil, no hemos dicho que este sea un problema que se pueda resolver en 15 días, como asegura la derecha. Estoy seguro de que Batlle invertirá tiempo y determinación en ello.

"Ponemos en el tema en manos de Albert Batlle, que ha demostrado experiencia en la gestión de la seguridad, con una trayectoria intachable, que viene de la cantera municipal"

¿Se reducirá en los próximos meses la presencia del top manta en las calles?

Lo primero es decir que la seguridad es una prioridad para este gobierno y con un criterio muy claro, el de que se harán cumplir las normas. Si no nos gustan las normas, las cambiaremos, pero no podemos tenerlas y no hacerlas cumplir.

¿Qué hacemos con los manteros que hay en la ciudad?

No podemos convivir con la cronificación de la explotación laboral. Ninguna persona progresista y demócrata puede.

La inserción laboral no ha acabado de funcionar.

Es la alternativa. Durante la campaña hicimos un debate con los manteros. Es mejor cumplir las leyes, pagar impuestos, que convivir con esa situación, y cronificar la desprotección laboral. Hay una cuestión también de respeto a los vendedores de artesanía. Gente que se gana la vida con productos regulados, que pagan una licencia por ocupar la vía pública. También tenemos la obligación de proteger sus derechos.

"En la gestión del top manta, también hay una cuestión de respeto a los vendedores de artesanía que pagan una licencia por ocupar la vía pública"

Colau ha denunciado la falta de mossos y ha culpado al conseller Buch por ello. ¿Cree que se solucionará ese conflicto con la Generalitat?

Tenemos que hacer copartícipes al Gobierno catalán y al Estado de que en Barcelona hay una crisis de seguridad.  Tiene que haber más mossos. Es un asunto serio, en el que hay que evitar la politiquería. Batlle sabe de qué habla y con quién habla.

¿Cree que la inseguridad está focalizada en Ciutat Vella?

No. La cuestión es de percepción, de cómo de segura se siente la gente, y luego están los datos. Cuando decimos que pasamos una crisis de seguridad es por los datos.

Hoteleros, comerciantes, sectores que han visto con recelo la gestión de Colau. ¿Qué mensaje les enviará el nuevo gobierno?

Que Barcelona es amiga de la actividad económica. Que tiene que serlo si queremos combatir las desigualdades. La medida del éxito de nuestras políticas económicas será la cantidad de empresas y puestos de trabajo de calidad que se creen en Barcelona.

"La medida del éxito de nuestras políticas económicas será la cantidad de empresas y puestos de trabajo de calidad que se creen en Barcelona"

El plan de barrios y la gestión presupuestaria generaron diferencias entre BComú y el PSC. ¿Han hablado de estos temas?

Hemos hablado. Nosotros somos defensores del plan de barrios.  Lo que pasa es que debe suponer una trasformación real en los barrios. Para nosotros es una prioridad absoluta, la garantía de la cohesión social.

¿De dónde sacará el gobierno los tres votos que le faltan para la mayoría absoluta? Valls ya solo tiene dos. ¿Convencerán a ERC para que colabore?

Tendemos la mano a la oposición. Esperamos cerrar acuerdos de ciudad y también en el ámbito presupuestario.

"A quien primero interpelaremos para hacer gobernable Barcelona es a ERC"

¿Conoce bien a Ernest Maragall de su pasado común?

Tengo una buena relación con él. Sobre todo desde el 2007-2008, cuando él era secretario de programas del PSC y le sucedí en el cargo. Y en otra etapa intensa, cuando era el secretario del Govern y yo era coordinador del grupo parlamentario socialista. Nos conocemos bien, siempre he tenido una buena relación con él, hemos mantenido la cordialidad. Es una persona con suficiente experiencia, conocimiento de la ciudad y pasión por Barcelona para entender que lo normal es que, como gobierno, a quien primero interpelaremos para hacerla gobernable sea a la otra opción progresista que hay en el ayuntamiento, que es ERC.

¿De quién más esperan ayuda?

Quiero reconocer explícitamente la aportación que Valls hizo para la consecución de este gobierno.

"Quiero reconocer explícitamente la aportación que Valls hizo para la consecución de este gobierno"

Lo dice con menos incomodidad que Colau.

Lo digo porque es así y creo que las cosas tienen que reconocerse. Tengo muchas diferencias importantes con Valls, pero las cosas son como son. Pero a quien primero debemos proponer temas de ciudad es a ERC.

¿La conexión del tranvía?

Nuestro compromiso es que la conexión avance en este mandato de Glòries a Verdaguer. Y eso debe reactivar la Diagonal entre Glòries y Verdaguer, que tiene un gran potencial.

Collboni, el pasado jueves. / JOAN CORTADELLAS

¿Ve viable la funeraria pública? ¿La municipalización del agua?

Nosotros no hacemos un dogma del modelo de gestión. Creemos en la colaboración público-privada. Hay sectores, como el funerario, en el que puede caber un operador público, sobre todo si supone más competencia. Los precios son muy altos en Barcelona.

Pisarello, Gala Pin y Asens se han ido. No le quedan enemigos en el gobierno.

Tengo muy buena relación con los tres.

¿El pacto del PSC con JxCat en la Diputación de Barcelona es el final del ‘procés’?

No lo sé, no me atrevería a hacer esa afirmación. Lo que sí sé es que el ‘procés’ no da más de sí. Tal y como estaba  planteado, no tiene más recorrido. La situación se puede reconducir y se puede romper la famosa dinámica de bloques, que decían que nosotros alimentábamos, cuando hemos tenido capacidad para pactar con todo el que tenga una presencia en el territorio. JxCat tiene en la provincia de Barcelona alcaldías y presencia municipal, y hemos pactado con ellos de forma natural. Sobre la base de la gestión de la realidad. Y quiero reivindicar la labor importantísima que hace la Diputación de Barcelona.

"El 'procés' no tiene más recorrido tal y como estaba planteado. No da más de sí"

¿Que Pedro Sánchez esté en la Moncloa y el PSC en el gobierno de Barcelona beneficiará a la ciudad?

Sin duda. El presidente conoce de primera mano los retos y las oportunidades de futuro que ofrece Barcelona. Sigue la actualidad política local y existe una relación fluida y sincera entre nosotros. Es una realidad histórica que con un presidente socialista a Barcelona le ha ido mejor. baste recordar los JJOO del 92 o la llegada del Mobile a la ciudad.

¿Cree en la regulación de alquileres con capacidad de limitar precios que Colau reclama a Sánchez?

La reciente reforma de la LAU es una buena prueba de ello. Pero seguramente no es suficiente. Somos partidarios de la intervención pública del mercado  para garantizar que el derecho social del acceso a la vivienda sea una realidad. Lo más eficaz es la regulación de los precios a partir del establecimiento de un índice de referencia por zonas, algo que ya se ha hecho por parte de la administración competente que es la Generalitat,  por debajo de los cuales se incentive fiscalmente a los pequeños propietarios.

¿Ve al PSC socio en el  Gobierno catalán a medio de plazo?

El PSC es un partido que aspira a gobernar Catalunya y las coaliciones serán una opción más que valoraremos.

"Repetir las elecciones generales tiene que ser el último recurso"

¿Juzga evitable la repetición de las elecciones generales?

Soy partidario de los acuerdos progresistas. El modelo portugués es especialmente inspirador: en pocos años han recuperado el crecimiento del  empleo  y la competitividad con criterios de redistribución y equidad. Defiendo la idea de acuerdos basados en el programa. Primero programa, después analizar  opciones. Y, en todo caso, pedir a los partidos progresistas que ayuden a hacer realidad lo votado en las generales, y a los que no son progresistas que faciliten la gobernabilidad del país. Repetir elecciones tiene que ser el último recurso.