03 abr 2020

Ir a contenido

El consistorio de la capital catalana

Colau confía en cerrar el lunes con el PSC el nuevo gobierno de Barcelona

BComú prevé celebrar esta semana su consulta interna y que el pleno del cartapacio se haga el 16 de julio

Los 'comuns' han pactado el reparto de distritos al 50% con los socialistas y esperan su respuesta a la última oferta de acuerdo

Toni Sust

Ada Colau y Jaume Collboni se saludan en la sesión de constitución del Ayuntamiento de Barcelona, el 15 de junio.

Ada Colau y Jaume Collboni se saludan en la sesión de constitución del Ayuntamiento de Barcelona, el 15 de junio. / JORDI COTRINA

El tiempo que tienen Barcelona en Comú y el PSC para cerrar su acuerdo de gobierno se va agotando: en 10 días debería haberse completado el proceso, que cuenta con varios episodios. El primero se centrará en el cierre de las negociaciones por parte de ambos partidos para repartirse las áreas de gestión y los diez distritos de la ciudad. Barcelona en Comú confía en que este mismo lunes se haya llegado a un acuerdo global y en que el pleno del cartapacio, que delimite las funciones de los concejales para los próximos cuatro años se celebre el martes 16 de julio.

Comuns y socialistas ya se han repartido los 10 distritos de la ciudad de forma paritaria, es decir, al 50%, cinco para cada uno, y no de forma proporcional, ya que serían seis para BComú, que tiene 10 concejales, y cuatro para el PSC, que tiene ocho. Ese reparto geográfico no era, está claro, el motivo de la pugna mayor. Es más relevante decidir quién gestiona qué áreas que quién acaba asistiendo a los plenos de los distritos.

Las áreas de gestión

En las diferentes negociaciones se han abordado los dos frentes y BComú espera ahora que el PSC presente sus matices a la última oferta presentada por los de Ada Colau. Por ahora sigue la discreción, y no se han conocido detalles de que cómo se repartirán las tareas principales en el gobierno que dirigirá.

Se da por hecho lo obvio. Por ejemplo, que la seguridad recaerá en el PSC. Porque para algo incluyó Jaume Collboni en su lista a Albert Batlle, exdirector de los Mossos d'Esquadra. También se asume que Colau reservará la gestión de la vivienda para Barcelona en Comú, y ahí entraría Lucía Martín como posible concejala. Por algo incluyó a Colau en la lista a la exdiputada en el Congreso, y también antigua activista en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en la que Colau se dio a conocer como portavoz.

Después de recibir ataques de todos sus rivales a la gestión que hizo de la vivienda en el anterior mandato, la alcaldesa podrá ahora inaugurar esos pisos que los ‘comuns’ describen como “movilizados”, es decir, en algún punto de su proceso de trámite y construcción, cerca de 4.600 viviendas.

Las consultas internas

Una vez el PSC y BComú tengan su acuerdo, este debe ser refrendado por sus militancias en sendas consultas que tendrían lugar durante la semana próxima. Y la serie se cerraría el martes 16 de julio, un mes y un día después de la investidura de la alcaldesa, con el llamado pleno del cartapacio, tras el cual el gobierno quedará definitivamente diseñado.

Los ‘comuns’ celebrarán así su segunda consulta interna en apenas un mes, después de la que abrieron para consultar a los suyos sobre si pactaban con los socialistas, con Colau como alcaldesa, o lo hacían con ERC, lo que suponía que el alcalde fuera Ernest Maragall. Sobre aquella consulta planeaba el hecho decisivo pero no mencionado en la consulta de que la investidura solo sería posible gracias a los tres votos que ofrecía Manuel Valls.

Lejos queda ya la consulta en la que BComú sometió a la decisión si echaba al PSC del gobierno, en el mandato anterior, por su apoyo a la aplicación del 155, que se acabó imponiendo por poco. Aquello generó un vacío entre los dos partidos y ácidas críticas del PSC a la gestión de Colau. Pero parece que la relación se recompondrá sin problemas.