Ir a contenido

Conflicto en el transporte público

200 vecinos se manifiestan contra las alternativas para cubrir el corte de la L-1 del metro

Los concentrados, de Trinitat Vella y Santa Coloma, efectúan dos microcortes de la Meridiana

Luis Benavides

Uno de los microcortes realizados esta tarde en la Meridiana por el conflicto de las obras de la L-1.

Uno de los microcortes realizados esta tarde en la Meridiana por el conflicto de las obras de la L-1. / Robert Ramos

"Una hora de camino más, no". Bajo este lema un grupo de vecinos de Trinitat Vella ha organizado una concentración en la plaza central, frente a la Parròquia de la Santíssima Trinitat, para protestar por las alternativas ofrecidas por Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) para cubrir el trayecto entre las paradas de Clot y Fondo de la línea 1 de metro, en obras desde el pasado viernes 29 de junio. Unas 200 personas han asistido a la convocatoria, surgida espontáneamente en redes sociales, y una veintena de vecinos de Santa Coloma de Gramenet se han sumado también. Los manifestantes, al no tener permiso del ayuntamiento, solo han efectuado dos microcortes en la Meridiana que han durado menos de 10 minutos.

TMB se ha reunido en varias ocasiones con las asociaciones de vecinos del distrito de Sant Andreu, incluyendo a los representantes vecinales de Trinitat Vella y portavoces de la plataforma, y han recogido algunas propuestas. Ayer martes, a 24 horas de la protesta, representantes de TMB se reunieron 'in extremis' con los vecinos de Trinitat Vella y dejaron sobre la mesa varios compromisos, atendiendo así algunas de las peticiones de los convocantes. "No nos oponemos en absoluto a las obras porque creemos que son necesarias, pero no podemos aceptar que se reúnan con nosotros el día antes. Si no fuera por los carteles que hemos colgado no nos habrían escuchado", ha denunciado José María Rodríguez, miembro de la plataforma vecinal. 

Una de las impulsoras de la protesta, Marisa Santasusana, vecina de Trinitat Vella, valora las concesiones de TMB. A saber: el refuerzo de las líneas de autobus 62 y V31 y la posibilidad de utilizar 'rodalies' con la 'tarjeta rosa'. "Seguimos pensando que los dos servicios lanzadera podrían estar conectados. Así cubrirían todo el trayecto de la roja cortado por obras, desde Fondo hasta Clot", explica Santasusana, que denuncia que ahora mismo el autobús lanzadera llega a Trinitat Vella al 60% de ocupación y sobre todo las aglomeraciones que se están produciendo en las horas punta en la estación La Sagrera de la Línea 9.

Los vecinos de Santa Coloma de Gramenet son los otros grandes afectados por las obras en la línea roja de metro. "Hemos esperado unos días para ver cómo funcionaban las alternativas y entendemos que no son ni eficaces ni eficientes", ha denunciado un miembro de la junta de la Associació de Veïns Riu Nord, Santiago Tornero, quien considera inaceptable que sea la población "la que pague la falta de indoneidad de las alternativas propuestas por TMB". 

Una decena de trabajadores de TMB, con sus características camisas a rayas rojiblancas, también han participado en el corte simbólico de la Meridiana. "Los trabajadores no tenemos la culpa de los jefes ineptos que tenemos", ha soltado un miembro del comité de empresa de Transportes de Barcelona, Saturnino Mercader, de CGT, quien entiende el malestar de la ciudadanía por los transportes alternativos ofrecidos por el corte de la línea que se realiza para sustituir las vías y quitar las piedras en las que se apoyaban las antiguas y que ya no se utilizan en las líneas nuevas del suburbano.