Ir a contenido

OBRAS EN EL SUBURBANO

Críticas a TMB por el servicio alternativo en el tramo de metro cortado de la L-1

Los usuarios denuncian que las lanzaderas implantadas hasta septiembre no solventan el recorrido

La empresa afirma que el dispositivo provisional es el mejor posible y que funciona correctamente

Toni Sust

Lanzadera entre Clot y Fondo puesta en servicio por TMB.

Lanzadera entre Clot y Fondo puesta en servicio por TMB. / ALBERT BERTRAN

Verano, obras en la ciudad. Y para ser más concretos, en el metro. Desde este fin de semana, los usuarios de la L-1 la han encontrado cortada entre las estaciones de Fondo y Clot, por unas reformas que mantendrán este tramo inactivo hasta el 30 de agosto.

Pese a que Transports Metropolitans de Barcelona (T MB) argumenta que hace meses que informó de lo que se avecinaba, y de que previó rutas alternativas, con dos servicios de lanzaderas, e informó de que se pondrían en funcionamiento, las quejas de los usuarios están siendo recurrentes: lamentan que el tiempo que destinan a su trayecto habitual se incremente considerablemente. También grupos municipales, como los de ERC y JxCat, y el síndicato UGT, han criticado el servicio provisional.

Frecuencia inigualable

Fuentes de la empresa subrayan que es imposible ofrecer una alternativa que proporcione un servicio similar al del metro. Argumentan, por ejemplo, que el trayecto en suburbano de Fondo a La Sagrera es de 13 minutos, un tiempo “inigualable” por otros medios.

La empresa ha emitido este martes un comunicado en el que ha precisado su respuesta a la pregunta más extendida: ¿por qué no hay un único servicio de bus lanzadera que reproduzca en superficie el tramo de metro que ha quedado inactivo?

Según TMB, esa idea se descartó por impracticable. Porque la zona afectada registra el paso de unas 90.000 personas cada día en los laborables del mes de julio. “Cada tren que circula entre La Sagrera y Clot transporta a 500 personas”, reza el comunicado de la empresa, que advierte de que para asumir a esos usuarios en el servicio de lanzadera tendría que pasar un autobús cada 30 segundos, lo que no resulta viable.

Aparte del obstáculo de que esa frecuencia no es viable, TMB esgrime los condicionantes del tráfico en las calles, que hubieran quedado colapsadas, como el propio servicio provisional. Especialmente, la Rambla Onze de Setembre. En agosto, se espera que las aguas se calmen un tanto: el tramo Clot-Fondo suele registrar durante ese periodo un 45% menos de usuarios.

Para ir de Clot a Fondo, el tramo cortado, TMB insta a coger la L-2 hasta Sagrada Família y allí la L-5 hasta La Sagrera, para seguir por la L-9 hasta Fondo

Todo ello llevó a establecer dos servicios de lanzadera que cubren gran parte del tramo afectado por las obras: un autobús lanzadera va de Clot a Fabra i Puig y otra, de Sant Andreu a Fondo. El tramo que no cuenta con autobús es el que discurre entre Sant Andreu y Fabra i Puig. En su nota, TMB ha precisado que las dos lanzaderas no están planteadas “para enlazar entre sí”, sino “con los sistemas ferroviarios”.

Buscador de recorridos

La alternativa más recomendada por TMB es la L-9 norte, que conecta La Sagrera con Fondo en 13 minutos, combinada con la L-5. El lunes, la L-9 registró 10.000 validaciones más que en un día normal, y la Línea 5, 18.000. Otra opción son las líneas de Rodalies que tienen parada en Sant Andreu renal, Sant Andreu Comtal y La Sagrera-Meridiana.

La web de TMB ofrece un buscador de recorridos, y también especifica soluciones concretas en función de la parada de metro, entre las que han visto suspendido su servicio. Para ir en metro de Clot a Fondo, el tramo cortado, se recomienda coger la L-2 hasta Sagrada Família y allí la L-5 hasta La Sagrera, para seguir por la L-9 hasta Fondo.