Ir a contenido

ENTREVISTA A LA ALCALDESA DE BARCELONA

Ada Colau: "Torra también tendría que haber condenado los insultos machistas de la plaza"

"Las mujeres de ERC rechazaron las declaraciones machistas. Creo que Maragall se equivocó"

La alcaldesa asegura que nadie en su equipo contaba con que Valls fuera decisivo para reelegirla

Anna Cristeto / Toni Sust

Colau, este viernes durante la entrevista concedida a EL PERIÓDICO.

Colau, este viernes durante la entrevista concedida a EL PERIÓDICO. / ALBERT BERTRAN

-Su investidura fue posible por tres votos de Manuel Valls. ¿Qué le diría a los que la han criticado por ello?

- Se produjo una situación que no hemos escondido y que nunca imaginamos. Hubo un empate a concejales y una mínima diferencia en votos. ERC ganó por el 0,6%. Pudimos optar a la alcaldía porque Valls decidió por su cuenta y, sin que nadie se lo pidiera, darnos sus votos. No ha habido pacto alguno con Valls. Estos días se ha demostrado con su crisis con Ciudadanos. Y con una representación mínima de dos concejales ya no puede formar parte de ningún posible acuerdo de gobernabilidad. Hemos asistido a un caso de doble rasero, y no es nuevo. Con ERC y con cierto independentismo hemos vivido esta acusación de que tienes que ser puro. Los republicanos nos acusaban de hablar con los carceleros, por el PSC, cuando en decenas de municipios ha habido pactos entre con los socialistas. Ya quisiera yo ese pacto, con ERC y el PSC, para Barcelona. Y lo seguiré defendiendo.

"(Con el apoyo de Valls) Se produjo una situación que no hemos escondido y que nunca imaginamos"

-Usted es la primera alcaldesa de Barcelona que gobierna sin haber ganado las municipales.

-La normativa electoral en los ayuntamientos dice que si no hay mayoría absoluta gobierna el más votado. Todos la hemos aplicado y por esa normativa soy alcaldesa. Creo que cuando hay resultados muy ajustados podría tener sentido una segunda vuelta. Es un debate sobre el que no tengo clara mi postura. Los dos sistemas son democráticos.

"Cuando hay resultados muy ajustados podría tener sentido una segunda vuelta. Es un debate sobre el que no tengo clara mi postura"

-¿Cuándo se vio alcaldesa? Quizá no la noche electoral.

-Hemos logrado unos buenos resultados, con unos socialistas al alza, en el contexto del efecto de Pedro Sánchez, con una situación en la que hay presos políticos, de excepcionalidad, que ha hecho que ERC tuviera ya muy buenos resultados en las generales. Hemos mantenido una posición de liderazgo junto con ERC, con 10 concejales: solo hemos perdido uno. Pero es cierto, no ganamos en votos y lo primero que hicimos es reconocerlo. La noche electoral hicimos una apuesta, que hemos mantenido, por una mayoría de izquierdas con ERC y el PSC, que suma 28 concejales. Aquella noche intervine antes que Ernest Maragall. Su discurso fue una decepción. También eso modificó nuestra posición. Me hubiera encantado que Maragall hubiera apostado por la mayoría de izquierdas, y que se hubiera presentado para liderarla como ganador en votos. Todo hubiera sido distinto. Pero se presentó como el ganador, como alcalde, y dijo que daba prioridad a Junts per Catalunya. Su discurso fue independentista, no de ciudad. Seguimos defendiendo la mayoría de izquierdas y después apareció Valls sin que nadie lo fuera a buscar e hizo su propuesta y eso alteró las posibles mayorías.

"Logramos unos buenos resultados, con los socialistas al alza, en el contexto del efecto de Pedro Sánchez, y con una situación en la que hay presos políticos, de excepcionalidad, que hizo que ERC tuviera ya muy buenos resultados en las generales"

-¿No hay nadie en su equipo que llevara días, desde antes de las elecciones, previendo que eso podía suceder?

-Les aseguro que no. No hicimos cábalas.

Colau, este viernes en el mirador que está en la cúpula del ayuntamiento, con el mar al fondo. / ALBERT BERTRAN

-Volviendo a la investidura, hubo incidentes cuando cruzaron la plaza. Recibieron insultos. Elisenda Alamany ha condenado esas actitudes. Maragall, con matices. Se ha comparado con los escraches de la PAH. ¿Echa de menos condenas por parte del presidente de la Generalitat o la portavoz del  Govern? 

-Hubo una protesta en la plaza, y eso no debe asustar a quien se dedique a la política. Estoy acostumbrada a que pase. He participado en protestas y como alcaldesa las he recibido. No tiene que incomodarte. Otra cosa es que haya agresiones, la violencia es un límite, y también que haya comentarios de odio, homófobos o machistas, como fueron. Sí me parece triste que no haya habido una condena unánime y me parece injustificable. Lamento profundamente las declaraciones de Ernest Maragall. Sé que no es la única voz. Las mujeres de ERC condenaron claramente los comentarios machistas. En cambio, Maragall los condenó pero puso un pero, dijo que si hubiéramos pactado con él eso no hubiera pasado. No hay justificación para un comentario machista. Se equivocó con sus declaraciones y espero que no las vuelva a hacer. Sobre el presidente de la Generalitat, creo que también hubiera tocado que él o su portavoz hubieran condenado esos insultos machistas.

"Maragall se equivocó con sus declaraciones y espero que no las vuelva a hacer. Creo que también hubiera tocado que el presidente de la Generalitat hubiera condenado los insultos machistas de la plaza"

-Después de elegir al PSC como socio, ha vuelto a colocar el lazo amarillo. ¿Es una forma de intentar que le quiera todo el mundo?

-No, es coherencia. Dijimos que mantendríamos nuestra política sobre la judicialización, sobre una situación injusta. Y tenemos un concejal en activo que es un preso político. Había cierta urgencia en hacer el mismo planteamiento que en el mandato anterior. El lazo no lo retiramos nosotros, sino la junta electoral. En general, no me gusta que haya elementos permanentes en la fachada, pero hay una situación de excepcionalidad y consideramos pertinente que esté el lazo.

-¿Cómo fue ver a Joaquim Forn trasladado desde la cárcel, custodiado por la polícía, devuelto a prisión?

-Le pude ver el viernes cuando vino a hacer trámites. Pero en la investidura fue muy impactante, con su madre, su mujer, sus hijas. Humanamente muy duro. Y a la vez fue reconfortante que tuviera un momento para estar aquí, reivindicarse políticamente y ser reconocido.

"Fue muy impactante ver a Forn en la investidura con su madre, su mujer, sus hijas. Humanamente muy duro. Y a la vez fue reconfortante que tuviera un momento para estar aquí, reivindicarse políticamente y ser reconocido"

-¿Teme que una sentencia dura en el juicio del procés tense mucho más el ambiente?

-La situación es injusta, el juicio no tendría que haberse producido. Pero hay que ver qué podemos hacer para resolver esa situación. Los que tenemos responsabilidad de gobierno debemos liderar las soluciones, no las protestas.

-¿Si Torra programa una gran manifestación junto con entidades, usted iría con él en la cabecera?

-Prefiero no entrar en hipótesis. Insisto en que las protestas las debe convocar la ciudadanía organizada.

-¿Se reunirá con Torra?

-He pedido una reunión con él, hay muchos temas pendientes con la Generalitat.

"Igual que no me gustaba tener un presidente de la Fira que se posicionaba de forma antiindependentista, tampoco querría uno que se definiese por ser independentista"

-La Cambra de Comerç de Barcelona está ahora en manos de la ANC. ¿Le preocupa que haga algún giro extraño, teniendo en cuenta que ha activado un buscador de empresas afines?

-Lo que me preocupa es que haya propuestas que distingan entre bueno y malos catalanes. Me parece negativo, lo último que necesitamos. Igual que no me gustaba tener un presidente de la Fira que se posicionaba de forma antiindependentista, tampoco querría uno que se definiese por ser independentista.