Ir a contenido

Se dio a la fuga

Identificado un joven francés como el autor del grave atropello de Fin de Año en la Diagonal

La Guardia Urbana localiza en la Provenza al huido, que viajaba con tres jóvenes más

Cámaras de la calle, de un rádar, de un hotel y de la autopista grabaron el vehículo

Óscar Hernández

El Audi francés que conducía el sospechoso, en un peaje en la AP-7 horas después del atropello. El parabrisas aparece roto.

El Audi francés que conducía el sospechoso, en un peaje en la AP-7 horas después del atropello. El parabrisas aparece roto. / GUARDIA URBANA

La Guardia Urbana de Barcelona ha identificado al conductor del vehículo que la pasada noche de Fin de Año atropelló gravemente a un peatón en la avenida de la Diagonal, junto a la Via Augusta, y posteriormente se dio a la fuga. Se trata de un joven francés, residente en la localidad francesa de Aix-en-Provence, al sur del país vecino, con varias detenciones por delitos de robo y drogas.

El sospechoso está ahora pendiente de recibir una citación del juzgado de Instrucción 24 de Barcelon que instruye la causa. En caso de que no se presente voluntariamente, se dictaría una orden internacional de detención por los delitos de conducción temeraria, omisión del deber de socorro y lesiones graves, explicaron fuentes policiales.

La víctima, un joven de 25 años, permaneció varias semanas en coma inducido en el Hospital Clínic de Barcelona por las graves heridas sufridas cuando fue atropellado en el paso de peatones por un turismo que se saltó un semáforo en rojo. El herido todavía no se ha recuperado de sus lesiones y se está rehabilitando en el Instituto Guttmann seis meses y medio después del suceso.

Después de que la Guardia Urbana pidiera por Twitter testigos del suceso, una mujer llamó para contar que había visto un coche sospechoso antes y después del atropello en un hotel en Olèrdola (Alt Penedès) y que la segunda vez que lo vio, por la mañana del día 1 de enero, se fijó en que tenía el parabrisas delantero roto, lo que podía ser compatible con un atropello. Gracias a las cámaras del hotel, los investigadores consiguieron ver con claridad el coche, al conductor y al resto de los ocupantes (otro chico y dos chicas).

Escondidos, de madrugada, en la ciudad

Al haber ocurrido el atropello a las 01.45 horas del 1 de enero, la Guardia Urbana contaba con testimonios confusos. De hecho llegó a afirmarse al principio que se trataba de un monovolumen, y no de un turismo Audi como al final resultó ser. Con la identificación de Olèrdola comenzaron a encajar las piezas del puzzle. Una cámara del Trambaix confirmó que el coche con los mismos ocupantes había entrado en Barcelona por la Diagonal minutos antes del atropello. Cuatro cámaras más grabaron cómo el vehículo, después de haber arrastrado a la víctima durante 40 metros, bajaba por la acera central de la rambla de Catalunya hasta la calle de Rosselló a 56 kilómetros por hora mientras los peatones se apartaban para dejarlo pasar.

Los cuatro ocupantes del turismo francés intentaron huir en dirección a Badalona, pero al darse cuenta de que salían de la ciudad en dirección contraria a Olèrdola, dieron media vuelta. El rádar de Glòries los fotografió a 101 kilómetros por hora (el doble de lo permitido) cuando volvían a entrar en la ciudad. Los investigadores creen que se quedaron en el centro, escondidos, por temor a toparse con un control policial. Por la mañana, regresaron al hotel, recogieron sus pertenencias y enfilaron hacia Francia. Más cámaras les grabaron en los diferentes peajes. La colaboración ciudadana y la persistencia de la Guardia Urbana han dado con ellos.