Ir a contenido

Undécima legislatura en Barcelona

Colau y el Lazo Amarillo de Moebius

La alcaldesa, sin ni siquiera el aplauso de ERC y JxCat, devuelve a la fachada consistorial el símbolo icónico del independentismo

Carles Cols

La primera medida de Colau tras la reelección: el lazo.

La primera medida de Colau tras la reelección: el lazo. / RICARD CUGAT

Manualidades municipales. Dé un giro de 180 grados a unos de los dos extremos de un lazo amarillo y únalo con la otra punta. Obtendrá usted así una Banda de Moebius, un prodigio de las matemáticas, un objeto sorprendente, tanto que hasta 1858 los topólogos no se dieron cuenta de su existencia, una superficie plana con una única cara, sin reverso, perfecto para escribir en él verdades que no admiten cara b. A esta horas pocos lectores quedan ya que no lo sepan, pero Ada Colau, tras la sulfúrica celebración de su reelección como alcaldesa, cuando, menos iza, rabiza o colipoterra, de todo la llamó la parroquia ‘indepe’ congregada en media plaza de Sant Jaume, ha vuelto a colgar el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento de Barcelona, con la opinión en contra de su principal aliado, el PSC, y se da por hecho que el rechazo también de Manuel Valls, quien envió a la reunión en la que se iba a tratar la cuestión a dos de sus concejales y, ¡oh!, cuando salieron por la puerta, resulta que ya no lo eran, formaban parte de una escisión cocida en Madrid en ese interludio.

La cuestión del lazo no ha sido votada, solo consultada. La ha tomado Colau sin que los 'processistes' le aplaudan el gesto

La decisión, lo dicho, es única y exclusiva de Colau y sus concejales. No se ha votado. Formalmente, la reunión que este lunes han celebrado los representantes de los partidos con representación en el consistorio barcelonés era una simple toma de contacto, ni siquiera era una junta de portavoces, porque los grupos municipales aún no se han constituido. En agenda, lo previsto era que el secretario municipal informara de qué pasos prevé el reglamento para los próximos días. Terminada su intervención, Janet Sanz, número dos de la alcaldesa, ha sacado la cuestión del lazo. No ha habido sorpresas. Solo matices de color, que no hay que ser Kandinski para aceptar que son importantes.

Esquerra y Junts per Catalunya han apoyado lógicamente la propuesta de volver a colocarlo, pero como son oposición no le han concedido ni un palmo de terreno a la alcadesa. El republicano Jordi Coronas, por ejemplo, se ha extrañado de que Colau pregunte por ello. Lo hará por cortesía, ha supuesto. Su tesis es que la prohibición de la Junta Electoral Central de colgar simbología partidista en la fachada del edificio consistorial caducó la noche de las elecciones. O sea, que según ERC, Colau llega tarde. Elsa Artadi ha transitado más o menos el mismo hilo argumental. Si Barcelona en Comú pretendía tender puentes tras la guerra sin cuartel del sábado, vamos, el día en la plaza de Sant Jaume parecía Twitter, ha quedado claro que va a necesitar un cuerpo de zapadores con más tropa que Sanz y Jordi Martí, que le acompañó en la reunión.

La hora de los 'whatsapps'

Lo interesante, claro, no era tanto la opinión de las fuerzas ‘processistes’, sino la reacción de quienes facilitaron la investidura de Colau. La de Valls habrá que imaginarla, porque los dos ‘ciutadans’ han salido de la reunión abrumados por lo ridículo de la situación. Al parecer, a media reunión han comenzado a llegar a los teléfonos de todos los presentes la ruptura de Albert Rivera con Manuel Valls. Ni siquiera han aprovechado la presencia de micrófonos para hacerse valer como nuevo grupo de la oposición.

El PSC prefiere no hacer del lazo un 'casus belli' y acepta el reto de negociar un pacto pese a la sima que les separa en lo simbólico

En nombre del PSC y a las puertas de una negociación para formar un gobierno bipartito, el reto lo tenía Laia Bonet, número dos de Collboni. Ha construido un castillo de naipes argumental. Primero, sostiene Bonet que lo que acordara la última junta de portavoces del anterior mandato es agua pasada, que para algo se celebran elecciones, no para perpetuar decisiones de anteriores mayorías. En segundo lugar, los socialistas reconocen que BComú, ERC y JxCat suman mayoría en el pleno, pero creen que una decisión como la del lazo merecería un mayor consenso, porque (a las pruebas del sábado basta remitirse) divide y mucho. En cualquier caso, no parece que este vaya a ser un obstáculo para que se abran formalmente las negociaciones para conformar un bipartito municipal. La tesis de defensa del PSC es que Collboni ya se sentó en la misma mesa de gobierno de Colau pese a que en lo simbólico les separaba un mundo. Es una tesis que, no obstante, pasa de puntillas por el hecho de que fue precisamente lo simbólico a lo que se aferró Colau para romper con Collboni en el anterior mandato.

Bill Bryson, autor de notables libros de viajes y un ‘todólogo’ como pocos hay, confesó en una ocasión que uno de los mayores placeres de vagar por el mundo es coger la prensa local durante el desayuno y comprobar cuánta tinta se dedica a cuestiones que no tienen la menor repercusión en otras latitudes y longitudes del planeta. Lo contó durante un viaje a Australia, de la que difícilmente nadie conoce ni el nombre de su primer ministro. En descargo de la prensa local barcelonesa hay que revelar que la docena larga de periodistas que esperaban a que terminara esa primera reunión agendada por el secretario municipal coincidían en subrayar la irrealidad del momento, en lo anómalo de que la primera urgencia de la ciudad sea el lazo, pero así lo ha decidido la alcaldesa y así lo ha expresado, con semántica 100% ‘processista’, Sanz: “Queremos la libertad de los presos políticos”.

Bou: "¿Es señorita?, ¿está usted por merecer?"

Josep Bou, por los pelos la voz del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, merecerá a veces, a lo largo de este mandato, una pieza propia, y esta es una ocasión, no por su oposición al lazo amarillo, cuestión que en su caso, por ideología, le viene de serie, sino por esos detalles que podrían pasar inadvertidos de cada una de sus intervenciones y que merecen un hueco en la hemeroteca.

Una periodista le pregunta si, como prometió durante la campaña, está dispuesto a escalar la fachada municipal y descolgar en persona cualquier pancarta filoindenpendentista. Ya dio muestras de, como candidato, ser un MacGyver capaz de ello. Responde que sí, que habrá sorpresas. A continuación, le piden que diga lo mismo en castellano. Entonces se produce el ‘momento Bou’. ¿Se refiere a lo que ha preguntado la señora?”. Ella puntualiza que es señorita. Antaño, a eso, Joaquín Prat solía responder: “Será por que usted quiere”. Bou ha ido más allá. “¿Está usted por merecer?”.