Ir a contenido

Trabajadores extorsionados

Desarticulada una red que explotaba a paquistanís en comercios de Barcelona

Las víctimas trabajaban 18 horas al día y destinaban la mitad de su sueldo de 300 euros al alojamiento

Elisenda Colell

Un comercio regentado por paquistanís en el Eixample de Barcelona.

Un comercio regentado por paquistanís en el Eixample de Barcelona. / Ferran Nadeu

La Policía Nacional ha detenido a los cuatro máximos responsables de una organización criminal de ciudadanos paquistanís dedicada a la explotación laboral y la emisión de contratos de trabajo fraudulentos. Los interesados ​​llegaban a pagar a sus compatriotas en torno a los 8.000 euros a cambio de un contrato laboral que les permitiera solicitar la autorización de residencia y trabajo. Formaban parte de los nuevos esclavos de Barcelona, como ha denunicado este lunes EL PERIÓDICO. La operación, de la que ha informado la Policía este lunes, tuvo lugar a finales de abril.

Los trabajadores eran sometidos mediante amenazas y una elevada deuda, a jornadas laborales de hasta 18 horas diarias sin descanso semanal ni respetar ningún otro tipo de derecho laboral. Además, debían abonar la mitad de su sueldo de 300 euros mensuales en concepto de alojamiento. Inicialmente las víctimas eran alojadas en el sótano de un establecimiento de alimentación situado en el Eixample de Barcelona para, posteriormente y una vez ganada su confianza, ser alojarlos en uno de los domicilios de los que disponía la organización. Habitualmente, según fuentes policiales, se trata de pisos "patera", donde viven hacinadas varias personas. 

Indefensión

Los integrantes de la trama se aprovechaban de la situación de indefensión, falta de recursos y situación irregular de las víctimas para, bajo amenazas, someterles a las largas jornadas laborales. Siempre, personas de orígen paquistaní.

La operación policial se inició a raíz de la denuncia de un ciudadano paquistaní en situación irregular, que aseguraba haber pagado 8.000 euros a cambio de un contrato laboral que le permitiera regularizar su situación administrativa. Con los datos aportados por la víctima los investigadores pudieron averiguar que se trataba de una organización con una estructura perfectamente definida de empresas, establecimientos y domicilios. De hecho, para tener cobertura legal ante inspecciones de hacienda, contrataban fraudulentamente otras personas que sí tenian los permisos en regla, tanto de residencia como de trabajo.

A los cuatro máximos responsables que han sido detenidos se les imputan los delitos de pertenencia a organización criminal, contra los derechos de los trabajadores, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y amenazas. La investigación fue sido desarrollada por agentes de la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Barcelona.

Esta situación, denunciada ya por la comunidad Pakistaní, es la única salida que encuentran las personas en situación irregular para intentar residir de forma legal en España, ante la falta de oportunidades laborales. Hasta día de hoy, la ley de extrangería solo permite permisos de trrabajo legal a personas que tengan una oferta laboral de un año a jornada completa o quien demuestre haber residido tres años en España y tener arraigo aquí.