Ir a contenido

Polémico estreno de una flamante instalación lúdica

El nuevo parque infantil de Glòries reabre por tercera vez en dos meses

La zona lúdica cambia unas pértigas peligrosas por una barandilla anticaídas y una cuerda en el suelo

Decenas de niños de la escuela pública Encants disfrutan de nuevo de los toboganes gigantes

Óscar Hernández

Los toboganes del nuevo parque de Glòries. Junto al de la derecha se han retirado las pértigas y colocado una pequeña valla y una cuerda en el suelo. 

Los toboganes del nuevo parque de Glòries. Junto al de la derecha se han retirado las pértigas y colocado una pequeña valla y una cuerda en el suelo.  / Danny Caminal

A la tercera va la vencida. El flamante nuevo parque infantil de las Glòries, que incluye una montañita de suelo de caucho con sendos toboganes gigantes, ha reabierto de nuevo sus puertas en el extremo sur de la plaza tras varias semanas de cierre, después de la segunda clausura desde su inauguración a primeros de abril

Decenas de niños que en su mayoría estudian en la cercana escuela pública Encants han vuelto esta tarde a arrojarse por los dos enormes toboganes y a escalar los accesos para conseguirlo sin apenas darse cuentra del cambio que se ha producido en este paisaje lúdico. Han desaparecido la media docena de pértigas flexibles que estaban ancladas en el suelo entre la parte superior de las dos rampas metálicas de lanzamiento. El desprendimiento de dos de ellas –dijeron los técnicos municipales que a causa de las lluvias– provocó la clausura del recinto por motivos evidentes de seguridad. Ahora una pequeña valla, para evitar caídas, y una cuerda clavada en el suelo, que ayuda a subir, las sustituyen. El responsable de la obra, y no el ayuntamiento, se ha hecho cargo de las mejoras.

Palos que se movían

Pero tras dos semanas desde el último cierre, el martes se reabrió la instalación, que dispone de valla y puerta. Aunque el día elegido, el más lluvioso de las últimas semanas, no provocó ninguna reacción entre los niños del barrio. Ha sido hoy, especialmente a partir de las cuatro de la tarde, hora a la que acaban las clases en la próxima escuela pública Encants, que el reestreno ha alcanzado su plenitud. "Un vigilante nos dijo que habían quitado los palos porque eran inseguros, porque se movían mucho", explica una niña de 7 años, que juega con su hermano gemelo ante la atenta mirada de la madre de ambos, Celine Stella. "Pasábamos cada día por aquí al salir del colegio pero al ver el parque cerrado nos íbamos a casa, aunque esta tarde ya hemos podido entrar", explica encantada la mujer.

Muy cerca, Miguel Notivoli, permanece en un banco frente al mayor de los toboganes mientras contempla a sus pequeños, dos niños de 6 y 9 años que no dejan de subir a los toboganes. "Cada día parábamos delante para entrar, pero estaba cerrado. La verdad es que ha quedado muy chulo. Antes teníamos solo un huerto urbano, pero ahora esto está mejor", explica el padre, justo antes de expresar dos quejas: "Que el carril bici termina muy cerca y de repente, lo que provoca quejas porque los ciclistas pasan donde juegan niños, y el ruido que hace el grupo electrógeno del nuevo bar". Curiosamente, el chiringuito no tiene aún conexión a la red electrica, y lleva dos meses abierto. "Se prevé que a primeros de julio Endesa finalice la instalación", aclaran fuentes municipales. Parque y bar abrieron antes de las elecciones, aunque el primero sólo por unos días.