Ir a contenido

PROYECTO EUROPEO

Barcelona convertirá 10 escuelas en refugios climáticos durante el verano

Cada distrito dispondrá de un colegio con fuentes y zonas verdes con sombra, y sus alumnos aprenderán a combatir la crisis climática

Ola de calor en Barcelona, en julio del año pasado. 

Ola de calor en Barcelona, en julio del año pasado.  / ELISENDA PONS

El Ayuntamiento de Barcelona ha seleccionado las diez escuelas, una por cada uno de los distritos de la ciudad, que habilitará el próximo año como "refugios climáticos" para disminuir el impacto de las altas temperaturas del verano, espacios que estarán abiertos a todos los ciudadanos.

Este proyecto, dirigido especialmente a niños y personas mayores, supondrá la inversión de cinco millones de euros, de los que cuatro los aportará la Unión Europea con su programa FEDER con el compromiso de que el plan se ejecute durante tres años. Durante el verano, incluidas las semanas en las que todavía haya actividad lectiva, las escuelas contarán en los patios con puntos de agua, zonas verdes con sombra y espacios aislados en los edificios o que generen energía. 

Además, los niños que estén en las escuelas participarán en dinámicas pedagógicas sobre el clima, al tiempo que diversos equipos científicos evaluarán los resultados del proyecto respecto de la salud y el rendimiento escolar. El Ayuntamiento ha informado hoy de que el Consorcio de Educación de la ciudad realizó recientemente una convocatoria entre los centros de primaria para saber si deseaban participar en el proyecto, a la que respondieron 45 colegios. 

Grado de exposición

Finalmente, el Consorci ha seleccionado diez centros en función del grado de exposición al calor de las instalaciones, zona verde, intensidad de uso de las instalaciones, consumo energético y estado de los edificios y del patio. Los diez centros elegidos son Cervantes (Ciutat Vella), Els Llorers (Eixample), Ramon Casas (Sants-Montjuic), Itaca (Les Corts), Poeta Foix (Sarrià-Sant Gervasi), Rius i Taulet (Gràcia), Font d'en Fargues (Horta-Guinardó), Antaviana (Nou Barris), Can Fabra (Sant Andreu) y Poblenou (Sant Martí). 

A estos centros se sumará la escuela Vila Olímpica, impulsora junto al ayuntamiento de este proyecto.
En septiembre, el Consorcio convocará a los colegios seleccionados para implementar el proyecto y formar a los docentes de quinto curso. En el proyecto participan también Barcelona Cicle de l’Aigua (BCASA), la Agencia Pública de Salud de la ciudad y la Agencia de Energía, entre otras entidades y organismos.
Los últimos informes municipales sobre cambio climático señalan que Barcelona registrará hasta 2100 un aumento de las temperaturas de entre 1,7 y 3 grados y un descenso de lluvia de entre el 14% y el 26%, con episodios de precipitaciones concentradas en una sola zona.