Ir a contenido

La gran cita de los barceloneses y la gastronomía en la Rambla se amplía

Una cuarentena de restaurantes llevan sus tapas al paseo desde el jueves y hasta el lunes, por primera vez durante cinco días

El festival culinario permite degustar propuestas de establecimientos con estrellas Michelin, participar en talleres, charlas y actividades en familia

Patricia Castán

Algunos de los chefs presentes en el Tast a la Rambla, Paco Pérez, Romain Fornell, Óscar Manresa, Xavi Franco y Rafa Zafra.

Algunos de los chefs presentes en el Tast a la Rambla, Paco Pérez, Romain Fornell, Óscar Manresa, Xavi Franco y Rafa Zafra.

Muchos barceloneses que un día renegaron de la Rambla más turística necesitan una buena excusa para el regreso. La reconciliación se suele producir ante el imán de las rosas y los libros, por Sant Jordi, o ante alguna victoria sonada del Barça. Pero la Associació d'Amics, Veïns i Comerciants de la Rambla descubrió ya hace unos años que el paladar podía ser el mejor de los reclamos para ese reencuentro emocional. Así que la sexta edición de este macro festival gastronómico no solo abre las puertas a descubrir en pequeñas dosis algunas de las mejores cocinas de la ciudad, sino que amplía por primera vez su horizonte hasta los cinco días de pucheros y planchas, aprovechando la segunda Pascua. Desde este jueves hasta el lunes, el Tast a la Rambla sube la temperatura del eje más visitado de Barcelona a golpe de fogones.

Propuesta de D'Aprop.

El principal propósito del montaje culinario que orquesta la entidad junto con el Grup Gsr y la colaboración del ayuntamiento y el Govern se cumple puntualmente, visto que en torno al 75% del consumo lo realiza la población local -muchas veces desplazada "expresamente"-, mientras que el resto son turistas que suelen "pasar por casualidad por la zona", explica Fermín Villar, presidente de Amics de la Rambla. Unos y otros pueden probar a dos carrillos una selección de platillos y postres ejecutados por restaurantes y pastelerías de renombre, que se distribuyen en varias islas en el tramo final de la Rambla.

En el capítulo de novedades del año, además de ganar un día de festival, destaca la integración de una pequeña selección de restaurantes del área metropolitana, como son La Bonaigua de Sant Just Desvern, Follia de Sant Joan Despí o This&That Co. de L'Hospitalet. Se suman a una nutrida muestra gastronómica de Ciutat Vella y del resto de la ciudad, a la que este año se ha exigido que realicen creaciones que reflejen la alta gastronomía de la ciudad, como persigue esta cita. Una advertencia dirigida a los que en alguna edición pasaron por el encuentro con alguna propuesta rica pero sin la altura de otros participantes.

Con moneda Token

Así que en esta ocasión y por cuatro tokens (la moneda de cambio que equivale a un euro y puede adquirirse por adelantado o en taquillas) se podrán probar en distintas zonas tapas y platillos del restaurante del Hotel Neri (un canelón de bacalao al pil pil), de Arume (tartar de ternera rubia gallega), Cecconi's ('cavatelli alla norcina' con trufa) o Bar Cañete (meloso de ternera con parmentier y su 'demie glace'), entre otros. La cocina tradicional de Monvínic (chucho de cremoso de bacalao), la Fonda España (sobao de aceite de oliva, presa ibérica y apio), Amaya (rabo de toro, setas y trufa, sobre coca), La Gormanda (gyozas de carn d'olla) o d'Aprop (huevo a 62ºC y frito con patata mortero y gulas al ajillo), entre otros muchos participantes; o sucumbir a la cocina de autor de Espai Kru, La Barra de Carles Abellán, Pur (de Nandu Jubany), Estimar, Xerta Restaurant (con dos estrellas Michelin), Enoteca del Hotel Arts (con la misma distinción, del chef Paco Pérez)...

https://estaticos.elperiodico.com/resources/jpg/7/4/1559721688147.jpg

Bocado del Estimar.

Como postre, Oriol Balaguer, Escribà, Hofmann, Canal, La Donutaria, Ochiai, L'Átelier y Espai Sucre ponen el colofón a un tour adictivo que incluye barras de aguas, refrescos, cervezas y vinos y cavas (entre uno y cuatro euros). Nuevamente se habilitará una zona de mesas y sillas para instalarse en la zona o comer a pie de Rambla.

En esta ocasión, la organización también ha incluido la presencia de tapas vegetarianas, así como la participación de los restaurantes ganadores del concurso que impulsa el ayuntamiento entre los establecimientos de barrio. No cuentan con infraestructura como para instalar sus cocinas en la Rambla, pero sí protagonizarán talleres, como en el caso del Bar Tomàs, de Sarrià. El apartado de charlas y demostraciones en el espacio Arts Santa Mònica es abierto al público y gratuito, aunque con aforo limitado, y una oportunidad única para aprender de los grandes chefs que participan en el festival, o de aprender sobre maridajes y catas.

Platillo del Llamber.

Más allá de lo más visible, el Tast incluye un concurso de tapas en establecimientos de la zona (Bar Lobo, Casa Guinart, Fonda España, Ultramarinos, Luzia y otros, a cuatro euros), que podrán catarse hasta el 10 de junio, aunque el vencedor se dará a conocer el jueves. Y añade una cara más sostenible y de integración en los barrios del entorno. Lo primero incluyendo la entrega del premio Remenja'm a las mejores iniciativas para reducir el desperdicio alimentario en Catalunya, o con el uso de vasos y vajilla biodegradables. Lo segundo, con la participación laboral de jóvenes del Casal del Raval, que en algunos casos lograrán aquí "su primer salario", apunta Villar.

El resto de personal, más allá de los responsables de cocina, lo insuflan los alumnos de la escuela de hostelería CETT.

Los cinco intensos días dan cabida también a las actuaciones musicales en el escenario de Estrella Damm y espectaculos familiares como La Nevera de Profit, entre otros. 

Temas: Restaurantes