Ir a contenido

Experimento coreano

Metro de Barcelona prueba unas puertas verticales para evitar caídas a la vía

El ensayo se realiza en un andén sin pasajeros de la estación de Can Cuiàs con empresas coreanas

TMB no se plantea instalar la nueva barrera, que funciona como un telón, en el resto de estaciones

Óscar Hernández

El metro de Barcelona prueba una puerta automática vertical pionera en la estación de Can Cuiàs. / TMB

El Metro de Barcelona ensaya un sistema de puertas automáticas verticales en un andén de la estación de Can Cuiàs. Se trata de la primera vez que se instala un mecanismo de este tipo en un metro urbano en el mundo. El experimento de estas puertas tipo telón, que ha sido presentado hoy, es fruto del acuerdo entre Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y empresas e instituciones de Corea del Sur. Las puertas, como las otras horizantales que existen en algunas líneas, impiden la caída de personas a la vía.

El metro barcelonés sólo dispone de puertas para separar los andenes de las vías en las lineas automáticas (9, 10 y 11). Sin embargo, son puertas de apertura horizontal que se abren a la vez que las del metro. Ese sistema requiere que los convoyes tengan siempre la misma longitud y se detengan en una posición prevista para que coincidan las puertas del vagón con las del andén.

Solución innovadora

El nuevo sistema de puertas de apertura vertical se puede utilizar con cualquier tamaño de vagones, ya que deja mucha más amplitud y no hace falta que coincida exactamente con la entrada a los vagones. TMB considera que este mecanismo "es una solución innovadora para aumentar la seguridad y el confort de los pasajeros y favorecer, a la vez, la seguridad y la regularidad de los trenes".

El ensayo se está realizando con un conglomerado de empresas e instituciones tecnológicas de Corea del Sur, como el Instituto de Transporte de Corea y la Asociación Coreana de Señalización Ferroviaria. Las nuevas puertas se han instalado en un andén de Can Cuiàs que no tiene pasaje, pero al que se pueden desviar pasajeros en un futuro para continuar las pruebas con público real. Sin embargo, fuentes de TMB indicaron que se trata solo de un ensayo y que no hay planes de instalar este nuevo mecanismo en la red de metro barcelonesa.

Impedir suicidios

Crear una barrera física entre el andén y las vías impide tanto las caídas accidentales como las voluntarias, uno de los problemas que se registran tanto en la red de metro como en la del ferrocarril. También previene incidentes en caso de aglomeraciones en andenes estrechos, como han demostrado las puertas instaladas en la estación de Provença de los Ferrocarrils de la Generalitat.

Temas: Metro