Ir a contenido

Un hombre siembra el pánico en la Rambla de Barcelona con un arma de aire compromido

Los Mossos le han detenido tras ser alertados por un grupo de turistas

J. G. Albalat

Aspecto de la Rambla a las puertas del mercat de La Boqueria.

Aspecto de la Rambla a las puertas del mercat de La Boqueria. / CARLOS MONTAÑÉS

Un hombre con un arma larga de aire comprimido (tipo airsoft) ha sembrado este domingo por la tarde el pánico en la Rambla de Barcelona. Tras ser alertados los Mossos por unos turistas, agentes de este cuerpo policial iniciaron su búsqueda inmediata. Al final, esta persona, de unos 30 años y de nacionalidad filipina, fue hallado en el rellano de un edificio. El individuo se resistió a su detención y tres agentes resultaron heridos leves, según fuentes policiales.

Los hechos ocurrieron minutos antes de las cinco de esta tarde. Unos turistas observaron como una persona con un arma larga (a simple vista convencional, pero que después se comprobó que era de aire comprimido) bajaba por la Rambla, a la altura del Mercat de la Boquería. El grupo dió aviso de esta situación a unos mossos destinados a esa zona. Agentes motorizados y de la Brigada Móvil iniciaron la búsqueda de ese hombre. Poco después, fue localizado en un rellano del interior de un bloque, donde se había refugiado. Algunos testigos presenciales han concretado que se escondió en el número 6 de la calle d'Escudellers y que antes había disparado al aire.

Resistencia a ser detenido

Cuando los agentes llegaron a la finca, el hombre se ha resistido de forma "activa" a su detención, según fuentes policiales, y ha herido levemente a tres policías. El arrestado ha sido trasladado a la comisaría de los Mossos en les Corts. La policía le atribuye, de entrada,  un presunto delito de amenzas y atentado a la autoridad. Esta previsto que a esta persona se le realice una revisión médica psicológica.

Por ahora, se desconocen las razones que han motivado al detenido a pasaearse por la Rambla blandiendo un arma, aunque no sea convencional. La situación generó una enorme alarma entre los viandantes que estaban en el paseo. A raíz de los atentados yihadistas del 17 de agosto del 2017 se reforzaron las medidas de seguridad en esta vía.