25 sep 2020

Ir a contenido

Tras el atropello mortal

Trabajadores de Glovo vuelven a concentrarse en Barcelona

Los repartidores protestan por la "fragilidad del colectivo ante los accidentes" tras la muerte de un 'rider' el pasado sábado

Luis Benavides

Protesta de trabajadores de Glovo frente a la sede de la empresa en Barcelona.

Protesta de trabajadores de Glovo frente a la sede de la empresa en Barcelona. / MAITE CRUZ

La muerte de un repartidor de la empresa Glovo, atropellado la noche del sábado por un camión de la limpieza de Barcelona, se podría haber evitado según los representantes de los 'riders'. Las condiciones de precariedad en las que se ven obligados a trabajar están detrás de la muerte del compañero fallecido, un joven de 22 años de origen nepalí que utilizaba la cuenta de Glovo de un tercero, según ha confirmado esta tarde la compañía en un comunicado, en el que también aseguran que asumirán "todos los gastos que hubiera cubierto en seguro privado" con el que cuentan los repartidores de la plataforma. 

"No pedimos un seguro de vida sino medidas para ir a la raíz del problema. Queremos que este compañero sea el último que pierda la vida haciendo su trabajo", ha protestado Dani Gutiérrez, de Riders por Derechos.  "El accidente sucedió porque Glovo tiene mil trabajadores pero ni material de seguridad ni formación en riesgos laborales. También pedimos que paguen un mínimo por hora para que los repartidores no tengan que ir al límite para facturar", ha añadido. 

Tras la concentración de anoche en la capital catalana, en la que trabajadores de la empresa quemaron mochilas por "la falta de protección en riesgos laborales y la fragilidad del colectivo ante los accidentes", un centenar de 'riders' han vuelto a movilizarse. Frente a las oficinas centrales, en el cruce de Pujades con Àlaba, estos mensajeros han quemado más mochilas y varios neumáticos. También han lanzado huevos, ante la presencia de varias patrullas de Mossos y Guardia Urbana, que solo han intervenido para apagar el fuego. 

Badr Eddine, presidente de la Asociación de Riders Autónomos, presente en la concentración, ha denunciado que la compañía "no da la cara". Las dos oficinas de Glovo en Barcelona, tanto la de Pujades como la de Pallars, donde reciben a los 'riders', han permanecido esta mañana cerradas, presuntamente en solidaridad con el mensajero fallecido. "Lo que no se entiende es que nos digan en un comunicado que se solidarizan con el colectivo pero sigan facturando, porque los 'gloveros' hoy están trabajando", ha afirmado Eddine, que descarta hacer una huelga porque eso "perjudicaría a mucha gente, principalmente a los clientes". 

"Falsos autónomos"

Por su parte, el cofundador de Glovo Sacha Michaud, que ha participado esta mañana en un congreso dedicado a la transformación digital y a los nuevos modelos de negocio en la Fira de Barcelona, ha lamentado la muerte del 'rider' de esta empresa y ha garantizado que la empresa colabora "activamente" con la administración para aclarar cómo se produjo el atropello que acabó con su vida.  Asimismo, ha recordado que sus repartidores son "autónomos" y que Glovo tiene un "seguro privado" que cubre accidentes. En este sentido, el representante de Riders por Derechos asegura que los repartidores de la compañía no son "ni colaboradores ni autónomos", en todo caso son "falsos autónomos", ha afirmado. "No pedimos nada que no esté contemplado por la ley. Que cumplan la ley, porque ahora mismo buscan los resquicios para saltársela", ha dicho Gutiérrez, que anuncia acciones legales a través del despacho de abogados Col·lectiu Ronda si consiguen contactar con los familiares de la víctima del atropello mortal.

El abogado Nicolás Alonso, del Col·lectiu Ronda, defiende que plataformas como Glovo están sometiendo a los trabajadores a "una situación de peligro constante" y que, por el hecho de considerarlos autónomos, están "exoneradas de cualquier obligación en materia preventiva". Según el despacho de abogados, por no ser sus empleados, las cmpañías no dan formación, no aportan equipos de protección ni someten a los repartidores a un reconocimiento médico para saber si pueden desarrollar este trabajo. Actualmente, para entrar en Glovo solo hay requisitos: tener DNI o NIE, poseer un 'smartphone' y darse de alta como autónomo. 

Medidas de seguridad

Los sindicatos UGT y CCOO  han instado al gobierno y a los grupos parlamentarios a regular "adecuadamente" plataformas como Deliveroo, Glovo, Stuart y Ubereats y sus condiciones de trabajo. El atropello mortal del pasado sábado, aseguran, "muestra que el empleo precario y sin protección de las plataformas digitales mata".

Los sindicatos defiende que los trabajadores de estas plataformas sean considerados asalariados y puedan hacer su trabajo con todos los derechos. La UGT catalana ha denunciado la alta siniestralidad en este sector ya que los repartidores pueden recorrar entre 60 y 80 kilómetros diarios en bicicleta y cuando tienen un accidente en la mayoría de los casos no son tratados como accidente laboral, sino como enfermedad común.  En esta misma línea, los representantes de los 'riders' defienden que el atropello del jóven de origen nepalí fue un accidente laboral y no un accidente de tráfico porque en el momento del accidente estaba recogiendo un pedido. 

En otras ciudades como Madrid y Bilbao los repartidores también se han movilizado, así como 'riders' de otras empresas similares del sector.