Ir a contenido

Quejas por un proyecto paralizado

El Ayuntamiento denuncia el freno al traspaso del Port Olímpic a la ciudad

La teniente de alcalde Janet Sanz ve un posible interés electoralista en el retraso

Óscar Hernández

El Port Olímpic de Barcelona.

El Port Olímpic de Barcelona. / Albert Bertran

La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, ha denunciado a este diario el freno de la Generalitat al traspaso del Port Olímpic a la ciudad por posibles fines electoralistas. El traspaso había sido consensuado con la Generalitat  a finales del 2016 y aprobado, por unanimidad, en un pleno municipal del octubre del 2018. Sin embargo, el cambio de titularidad, que debe permitir una importante transformación de este espacio urbano lúdico, sigue paralizado.

"La única explicación a que la Generalitat no lo haya aprobado ya en comisión de gobierno es que haya un interés electoralista", asegura Sanz, cuatro días antes de la consulta popular para elegir alcalde. La concejala de Barcelona en Comú basa sus sospechas en la respuesta que dice que le han dado en el Departament de Territori cuando se ha interesado por el restraso en la transferencia.

"Me dijeron que estaban todos los trámites realizados por parte de Territori, pero que Patrimoni, del Departament d'Economia, lo tiene bloqueado", añade la responsable municipal. "Curiosamente, esa 'conselleria' es de Esquerra Republicana (ERC)", explica, refiriéndose así a la pugna electoral entre Ada Colau y el candidato de ERC, Ernest Maragall.

Más ocio y deporte para todos

Barcelona en Comú lamenta que pueda haber un interés electoral en un proyecto ambicioso "que sólo beneficia a la ciudad". "Se trata de recuperar el orgullo de esta zona, a la que los barceloneses acudían con ilusión, pero que desde hace años es un punto de conflictos, sobre todo por el tipo de locales de ocio que hay", añade la teniente de alcalde. El proyecto municipal para esta zona, que depende del traspaso, incluye crear el Centre d'Economia Blava, fomentar varios usos deportivos del mar con la creación  de un centro municipal, reformar los muelles para proteger el frente marítimo de las tormentas y alargar el paseo peatonal. "Un paseo que se corta al llegar a ese punto, y al que queremos dar continuidad", añade Sanz. También está previsto peatonalizar el espigón de Marina, entre la torre Mapfre y el hotel Arts. "No tiene sentido dar tanto espacio a los coches en una ciudad que queremos que sea más sostenible", explica la concejala.

A Sanz le sorprende el posible freno de ERC al traspaso, "sobre todo cuando este partido también votó a favor en el pleno municipal en el que se aprobó". Fue el 26 de octubre cuando todos los concejales refrendaron "el convenio de delegación por parte de la Generalitat al Consistorio de las competencias para la gestion directa del Port Olímpic".

El documento prevé iniciar las obras a finales del 2019 y completar la transformación en el 2022 con una inversión pública de 39 millones de euros. "Todos queremos que sea de gestión municipal para hacernos cargo de un trozo de nuestra ciudad que queremos acercar más a los vecinos y vecinas y donde queremos recuperar y mejorar los espacios públicos", dijo en aquel pleno Sanz, quien ahora, medio año después sigue esperando.

Fuentes del Departament de Territori han explicado que el traspaso se está tramitando y han rehusado comentar las críticas municipales sobre el posible interés electoral en la paralización del proyecto.

Temas: Puertos