Ir a contenido

ELECCIONES MUNICIPALES

Collboni dedicará el 7% del presupuesto municipal a la cultura

El candidato del PSC afirma que la creación es "consustancial" a su visión de Barcelona

Natàlia Farré

El candidato Jaume Collboni pasea por la Rambla en compañía del ministro de Cultura, José Guirao.

El candidato Jaume Collboni pasea por la Rambla en compañía del ministro de Cultura, José Guirao. / ÁLVARO MONGE

La cultura no genera los mismos titulares que la crisis de vivienda o de seguridad, pero también está en crisis. Barcelona no brilla culturalmente como lo hacía antaño. Ejemplos hay muchos pero el más recurrente y fácil de visualizar es que ha dejado de ser parada obligada de los principales circuitos culturales europeos (tanto vale para hablar de exposiciones como la ópera). Y cierto es también que si antes no le tosía ni Madrid, ahora no aguanta la comparación con ciudades como Bilbao o Málaga. Así que este lunes tocaba hablar de cultura.

Un tema que Jaume Collboni, el candidato a la alcaldía del PSC, conoce bien, no en vano en su breve acuerdo de gobierno con Barcelona en Comú, de junio del 2016 a octubre del 2017,  incluyó la cartera de Empresa, Cultura e Innovación. Cartel de lujo en el estrado, Collboni acompañado del ministro de Cultura en funciones José Guirao; y público entendido de Ainhoa Grandes (presidenta de la Fundación Macba) a los galeristas Carles Taché y Gabriel Pinós, además de numeroso. Lo dicho la cultura está en crisis, pero la cultura preocupa.  

'Master class' de floristeria

La cita ha sido en el complejo del Antic Hospital de la Santa Creu y antes de llegar: paseo por la muy barcelonesa Rambla de les Flors y parada obligada en la histórica  floristería Carolina. “Flores y cultura van de la mano. Una ciudad culta cuida sus floristas”, frase soltada por Collboni en medio de la 'master class' que sus propietarias han ofrecido a ministro y candidato. Resultado el alcaldable tiene más buena mano para los ramos que el ministro. Café en el Mendizábal y medidas culturales.

De entrada declaración de principios: “la cultura es un eje fundamental, troncal y central de mi visión de ciudad”; y de salida todo aquello que hay que hacer: cultura accesible para todo el mundo, crear nuevos públicos, reforzar y empoderar al sector, más y mejores contenidos, y más interlocución y complicidad institucional. En el último apartado una pulla a la Generalitat a quien el ayuntamiento ha tenido que suplir económicamente en las aportaciones de muchos equipamientos culturales en los peores años de crisis. , de ahí el “compromiso” de “aumentar el presupuesto hasta llegar al 7%” y así poder “recuperar el liderazgo” cultural, que todos los asistentes, del candidato al ministro, han reconocido que la ciudad ha perdido.

Vocación de liderazgo

Un abandono cultural del que Guirao y Collboni han culpado al actual consistorio: ”no existe una política cultural”, “hay una ausencia de modelo cultural”, “hay disparos en diferentes direcciones, y cuando se dispara en tantas direcciones, se erra el tiro”.  Aunque ambos han loado lo que consiguió hacer Collboni el poco tiempo que estuvo en el gobierno municipal y que pretende recuperar (o reafirmar), como dedicar parte de la pasa turística a la cultura o las excepciones culturales, como la devolución del IBI a las pequeñas librerías. Ministro y candidato han coincidido también en la necesidad de que Barcelona vuelva a liderar la cultura del país. El primero porque “centralidad cultural no es lo mismo que centralismo cultural”. Y el segundo por la “vocación de compartir liderazgo con Madrid y ser cocapital cultural de España”.

Y además ha habido tiempo de citar a Picasso, “puedo deshacer las cosas porque sé como volver a hacerlas”, dijo el genio en plena creación cubista. Guirao lo ha aprovechado para, como no, hablar de diálogo, algo en lo que la cultura puede ser fundamental ya que "la cultura es la única materia que puede romper todas las barreras”.