23 feb 2020

Ir a contenido

ANUNCIO DEL CONSISTORIO

Barcelona municipaliza dos servicios de atención social

El gobierno local ya ha aprobado la incorporación de los 48 educadores de la calle

La semana que viene dA luz verde a la gestión municipal para el 10% de la atención domiciliaria

Elisenda Colell

Un anciano con una niña pequeña.

Un anciano con una niña pequeña. / JOSÉ LUIS ROCA

El alcalde que gane las elecciones municipales en Barcelona va a encontrarse con que, en las próximas dos semanas, el cuerpo de trabajadores del ayuntamiento habrá crecido en 550 personas. Parte de ellos son los educadores del programa A Partir del Carrer, y el resto, un 10% del Servicio de Atención Domiciliaria (SAD). Sería el primer paso para que, si el nuevo gobierno local así lo aprueba, pueda consolidarse el proyecto de las supermanzanas sociales.

El pasado jueves la comisión de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona aprobó municipalizar el servicio A Partir del Carrer, que se va a hacer efectiva el 1 de enero del 2020. Un proyecto, con 10 años de historia en la ciudad, que se dedica a escuchar y atender las demandas de los jóvenes y adolescentes en la calle. Un caso concreto, la ayuda a un grupo de chicos que practicaban boxeo en algunos parques de Nou Barris. Son un total de 48 educadores que callejean por los distintos barrios divididos en 24 parejas.

Ya no será una empresa privada quien gestione el servicio, con coste de casi dos millones de euros. Tras las elecciones se deberá abrir un proceso de negociación de los trabajadores y el nuevo ayuntamiento para acordar sueldos y horarios. “Estos educadores logran acercar los servicios sociales en el barrio, es de justicia que también sean reconocidos como estructura del ayuntamiento”, asegura la ahora tenienete de Derechos Sociales, Laia Ortiz a EL PERIÓDICO.

Municipalizar los cuidados a domicilio

La semana que viene está previsto que el gobierno local apruebe también la municipalización de un 10% de las trabajadoras del Servicio de Atención Domiciliaria. Aproximadamente, supondría la incorporación de unas 500 personas la estructura municipal. Muy lejos, sin embargo, del programa electoral de Barcelona En Comú, que en su página 43 se comprometía a municipalizar las 5.000 empleadas.

“Lo estudiamos durante un año, no es viable ni legalmente ni jurídicamente”, explica Ortiz. Básicamente, a su entender, porque la 'ley Montoro' solo permite municipalizar aquellos servicios que supongan un ahorro económico. La idea del ayuntamiento es que un 10% de estas trabajadoras pasen a depender del Consorci Sanitari de Barcelona. “Esto permitirá que estas se puedan coordinar con el ambulatorio, la teleasistencia o los programas para ayuda a la gente mayor que se siente sola”, añade la teniente. Ortiz dice “no tener aún claro” qué grupo de trabajadores se van a incorporar a esta servicio. Aunque ya hay 8 supermanzanas sociales pilotos en la Zona Franca, Sant Andreu, el Poblenou y Vilapiscina.

“Creemos que podremos demostrar que reduciremos costes, porque nadie tendrá que buscar un beneficio económico”, explica la responsable del área. Hasta ahora, este porcentaje comercial existía, con constructoras que se hacen cargo de este servicio. Las trabajadoras sí van a poder notar un aumento de su salario y las condiciones laborales. Y es que ahora casi el 80% de la plantilla trabaja con contratos precarios: temporales y a tiempo parcial o por obra y servicio.

Impulso de las supermanzanas sociales

La intención del actual equipo de gobierno municipal es cambiar los contratos de los que van a depender el resto de trabajadoras de cuidados a domicilio e implantar el modelo de supermanzanas sociales por toda la ciudad. Y lo quieren hacer incorporando nuevas condiciones en los contratos públicos, que vencen este año.

Por ejemplo, quieren subir un 3% la aportación municipal para que las trabajadoras puedan cobrar mejor, contratar a inspectores para evaluar el servicio o que el ayuntamiento tenga acceso al programa informático y los datos de los usuarios. Además, van a obligar que las empresas se comprometan a hacer, como mínimo, 60 supermanzanas sociales y van a dar más puntos si llegan a duplicarlas. Otra novedad, incorporarán en el contrato la figura de un terapeuta ocupacional que ayude a encontrar trabajo a personas dependientes.

Todo esto, sin embargo, más bien podrían considerarse compromisos electorales. Básicamente porque aún no se ha desempeñado y será ya responsabilidad del nuevo equipo de gobierno municipal que salga de las elecciones del 26 de mayo.