Ir a contenido

DUELO POR LA HEGEMONÍA INDEPENDENTISTA

La Junta Electoral impide un cara a cara entre Forn y Maragall en la cárcel

El candidato de JxCat había aceptado la propuesta del de Esquerra

Artadi reta a su rival a debatir con ella y le afea sus "excusas" para no hacerlo

Daniel G. Sastre / Fidel Masreal

La candidata de JxCat, Elsa Artadi.

La candidata de JxCat, Elsa Artadi.

La batalla por la hegemonía del independentismo que se libra en la campaña de las elecciones municipales y autonómicas vivió ayer un nuevo episodio. Para tratar de recortar distancias con un rival que –según las encuestas– podría doblarle en las urnas, Elsa Artadi propuso a Ernest Maragall mantener un cara a cara. Pero el candidato de ERC rechazó la propuesta por elevación: envió un escrito a la Junta Electoral Central (JEC) para que le permitan mantener ese debate con el número uno de la lista de Junts per Catalunya, Joaquim Forn, que está encarcelado en Soto del Real.  La JEC denegó este jueves a última hora el permiso para celebrar ese acto.

Antes de conocer ese veto, Forn respondió por Twitter, molesto porque Maragall no se dirigió antes a él que a la JEC para hablar sobre la idea, que en cualquier caso aceptaba ese cara a cara si se autorizaba. Pero el organismo impidió el debate porque habría generado interferencias en el día a día penitenciario.

«Por los periodistas de EL PERIÓDICO me he enterado de que Ernest Maragall, en respuesta a la petición de cara a cara que le hizo Elsa Artadi, ha pedido a la JEC poder hacer un debate conmigo en la cárcel. Me habría gustado que me lo dijera antes a mí, pero si lo autorizan estoy dispuesto», transmitió Forn. En el mensaje, el candidato de JxCat desveló que conoció las intenciones del jefe de filas de ERC por las preguntas de la entrevista de este diario, que se publicará este viernes.

Los precedentes ya invitaban a pensar que era difícil que el cara a cara de Soto del Real se terminara llevando a cabo. La número dos de JxCat daba por hecho el veto antes de que se produjera. «Maragall deja en manos de la Junta Electoral censora que se pueda realizar un debate que sabemos que no se podrá realizar. Aún no hemos podido hacer ni una rueda de prensa con Forn», dijo. Las palabras de Maragall le sonaron a «excusa» para no aceptar un debate que ella le propuso el pasado miércoles.

Artadi también se quejó de que Maragall «no ha dicho, en ningún caso, que si esto [mantener un cara a cara con Forn en la cárcel] no es posible estará encantado de debatir con JxCat». Y le pidió que «rectifique», porque el proyecto neoconvergente, dijo, «es de equipo».

"Maragall se esconde"

Por la noche, en un mitin en la plaza de Sant Pere, Artadi insistió en sus críticas: «Suena mucho a esconderse, porque la JEC no autoriza nada. Además, ¿qué tal si se lo dice primero a Forn? Señor Maragall, quiera debatir con JxCat y contraponer ideas. Deje que la gente vaya a votar informada».

Pero Maragall, a quien las encuestas sitúan en un empate técnico con Ada Colau por la primera posición, parece poco interesado en entrar en el cuerpo a cuerpo con Artadi. El candidato de ERC no se refirió, durante una rueda de prensa en la Agencia Efe, a la propuesta de su contrincante, y se limitó a insistir en el cara a cara con Forn. Es más: antes de conocer la prohibición de la Junta Electoral, dijo que también podrían participar en ese debate otros aspirantes, como Colau o el socialista Jaume Collboni.

«Yo les preguntaría [a los candidatos de Barcelona en Comú y al del PSC] si querrían compartir conmigo un debate con Forn. Creo que es la vía correcta de plantear esta cuestión, y ya lo hemos comunicado a JxCat», afirmó. Maragall ya añadió que en el caso de que la JEC no autorice el debate, habrá que ver «cómo se organiza» una alternativa. Es una afirmación que ahora, confirmado el veto, cobra importancia.

De entrada, Colau se mostraba abierta a la idea, y daba a entender que sí participaría en un debate en la cárcel con sus rivales, informa Toni Sust. «Cualquier situación que nos pueda acercar a que todos los candidatos puedan ejercer sus derechos me parece correcta. Me sumo a cualquier denuncia de esta situación», dijo.