Ir a contenido

camino de las urnas

Artadi: "Somos lo opuesto al feminismo de Ada Colau"

La candidata de JxCat sostiene que Barcelona ha regresado a los años 80 en materia de seguridad

El Periódico

Elsa Artadi, con la esposa del número 1 de JxCat por Barcelona, Joaquim Forn, este miércoles, en un mitin del partido.

Elsa Artadi, con la esposa del número 1 de JxCat por Barcelona, Joaquim Forn, este miércoles, en un mitin del partido. / ACN / Bernat Vilaró

La número dos de la lista JxCat en las elecciones al Ayuntamiento de Barcelona y alcaldable de facto, Elsa Artadi, defendió este miércoles que tanto ella como la presidenta del Institut Català de les Dones, Núria Balada, son "lo opuesto al feminismo" que representa la alcaldesa Ada Colau.

"Nosotras nos dedicamos menos a hablar y más a hacer cosas", subrayó Artadi durante el almuerzo 'La Barcelona de las mujeres' en el Cafè de la Pedrera de la capital catalana. En su intervención, la candidata de la formación posconvergente dijo además haber sentido "tristeza" porque en el debate del martes en TV-3 sobre las elecciones europeas no hubiera ninguna mujer. "Ni siquiera lo fue el presentador para disimular", lamentó antes de apuntar que "especialmente ahora es difícil ser mujer", por lo que "es el momento oportuno para que (las mujeres) nos empoderemos más".

"Cuatro años perdidos"

En otro orden de cosas, y orillando las recurrentes trifulcas entre el gobierno municipal y la Conselleria d'Interior, Artadi también opinó que el mandato de Colau ha significado "cuatro años perdidos" en los que Barcelona ha regresado "a los años 80" en materia de seguridad. "No se ha solucionado nada de lo que en teoría se venía a solucionar. Ha habido fracasos y se han creado problemas nuevos", criticó para destacar que ha aumentado la "inseguridad" y que las mujeres son "las primeras víctimas de que Barcelona ya no sea segura".

Entre las propuestas de JxCat sobre igualdad y feminismo, la formación propone un plan abolicionista de la prostitución y la explotación sexual, así como la puesta en marcha de la Agencia por los Derechos Civiles y la No Discriminación como instrumento de atención y asesoría a mujeres vulnerables.

También plantea incluir en el currículum escolar la prevención de "las relaciones abusivas y las actitudes machistas", además de impulsar un gran pacto municipal contra la brecha salarial que culmine en "un gran pacto de ciudad" para reducir las diferencias de retribución entre hombres y mujeres.