Ir a contenido

BARCELONEANDO

Video Instan 2: el regreso

Aurora Depares ha reabierto en Viladomat el videoclub que fundaron sus padres

Ramón de España

Aurora Depares, en el Video Instan, el negocio que fundaron sus padres y que ha reabierto en la calle de Viladomant.

Aurora Depares, en el Video Instan, el negocio que fundaron sus padres y que ha reabierto en la calle de Viladomant. / ÁLVARO MONGE

Aurora Depares (Barcelona, 1975) es una mujer con una misión: mantener vivo y activo el negocio que fundaron sus padres, Jenaro y Aurora, en los albores de los años de gloria del videoclub. Video Instan, en la calle de Enric Granados, cerró el año pasado pese a ser toda una institución visitada asiduamente por todo tipo de cinéfilos. En plena decadencia del negocio, el dueño del local tuvo la brillante idea de subirles el alquiler a 10.000 euros y los señores Depares bajaron la persiana y optaron por una bien ganada jubilación. Las plataformas de 'streaming' se cargaron definitivamente los videoclubs, de la misma manera que, como ya nos advirtieron los Buggles, el video mató a la estrella de la radio. Pero Aurora no se dio por vencida y, tras pedir los consabidos créditos, montó su propio Video Instan en otro barrio (concretamente en la calle de Viladomat, casi en la esquina con Rosselló) y no hizo ningún caso a los agoreros que le decían que estaba intentando salvar un anacronismo.

"Me lo he tomado como una cuestión personal", me comenta mientras nos tomamos un café en el bar que forma parte del complejo de entretenimiento doméstico que es el nuevo Video Instan, que también cuenta con una pequeña sala de cine con treinta y dos butacas. "Me he propuesto sacar este negocio adelante porque creo que aún tiene posibilidades. Para empezar, nuestro fondo cinematográfico es muchísimo más grande que el de Netflix, HBO y Amazon juntos, y tenemos películas que nunca se van a colgar en esas plataformas. Hay material para toda clase de públicos, y una tarifa plana mensual de 8,95 euros permite alquilar todas las películas que quieras y quedártelas una semana. No hace falta ni devolverlas aquí, pues he llegado a un acuerdo con algunos comercios del barrio para que acepten nuestras devoluciones. Aquí se trata por igual al cinéfilo más exquisito y al friki más delirante. Y, además, estamos asistiendo a un curioso fenómeno, que me recuerda un poco al regreso del vinilo en la música: hay gente que alquila el material en VHS, cada día son más, y hay un cliente que se ha propuesto tragarse todas nuestras cintas, que son unas 8.000, de la primera a la última: cada vez que viene, se lleva 10".

Equipamiento cultural del barrio

Tal y como me lo cuenta Aurora, el nuevo Video Instan ejerce de equipamiento cultural del barrio, como un sitio en el que echar la tarde viendo una peli en el mini cine, merendando o tomando copas en el bar o, durante esta semana, asistiendo a las proyecciones del primer festival organizado por la propia Aurora, que escoge las películas personalmente y las proyecta en la sala a seis euros la unidad (cinco para los socios). El festival ha empezado este lunes, con 'Escolas em luta', un documental brasileño del 2017, y concluirá el próximo lunes con una tragicomedia del japonés 'Takeshi Kitano, Glory to the filmmaker!', del 2007. Entre una y otra proyección, podrán verse piezas de estricto arte y ensayo como la argentina 'Trashumancia', la italiana 'Acqua e zucchero' y la macedonia 'Antes de la lluvia' (mañana podrá verse el documental ecologista francés 'Nos enfants nous accuseront').

Cuando no hay festival, en la minisala se proyectan películas a 3,50 la entrada, reservando los fines de semana para el público infantil. Por lo que me cuenta Aurora, el vecindario ha respondido de forma positiva a sus propuestas, y algunos viejos clientes del Video Instan Original peregrinan hasta el nuevo porque es una placentera rutina de la que no pueden ni quieren prescindir. Para darle la razón, aparece entonces el gran Pere Vall, exredactor jefe de 'Fotogramas', al que me solía encontrar cada vez que entraba en el local de Enric Granados. Especialista en el consumo de rarezas, Vall sigue encontrando en el videoclub un material del que las plataformas de 'streaming' pasan olímpicamente.

¿Se consolidará este nuevo Video Instan para cinéfilos, frikis, amantes de rarezas y devotos del VHS? ¿Ayudará la cafetería a que sea un punto de encuentro para amantes del cine? La mirada firme de Aurora me dice que no tenga la menor duda al respecto.

Temas: Barceloneando