26 feb 2020

Ir a contenido

CAMPAÑA ELECTORAL 26-M

Colau promete rebajar la T-Mes de 54 a 40 euros

El objetivo de la alcaldesa es que esta tarjeta se convierta en la más usada por encima de la T-10

También plantea que la T-Jove sea mensual y a 30 euros y que la T-16 pase a ser de 3 zonas

El Periódico

Colau promete rebajar la T-Mes a 40 euros y aumentar la frecuencia del metro. / TONI ALBIR (EFE / VÍDEO: EFE)

La alcaldesa y candidata de Barcelona en Comú a la reelección, Ada Colau, ha prometido este lunes rebajar el precio de la T-Mes de 54 a 40 euros, aumentar un 30 % la capacidad del transporte público en la ciudad y elevar la frecuencia del metro a dos minutos y medio.

Ada Colau, que ha abierto este lunes el ciclo de ruedas de prensa organizado por la agencia Efe con alcaldables por Barcelona en las elecciones municipales del 26 de mayo, ha expuesto un paquete de medidas para "reforzar las alternativas de movilidad". Mientras se sigue "trabajando" en la implementación de la T-Mobilitat, Colau ha explicado que su intención es aplicar en el área metropolitana una rebaja de 14 euros en el precio de la T-Mes, y una reformulación de la T-Joven, ahora trimestral y con un coste de 105 euros, para que pase a ser un abono mensual a 30 euros para favorecer a quienes más usan el transporte público.

También que la T-16, la que permite a los niños desplazarse gratuitamente en transporte público, pase de ser de una única zona a tres zonas, para facilitar a las familias moverse por la ciudad metropolitana y hasta ciudades como Mataró, Sitges o Terrassa.

Mañana mismo

La alcaldesa ha asegurado que estas rebajas en las tarifas de transporte se pueden aplicar "mañana mismo si hay voluntad política y sin esperar a un acuerdo con el Estado" sobre la financiación del transporte público metropolitano, que también reclama, y se ha comprometido a "liderar" estos cambios al inicio de su mandato, si es reelegida alcaldesa.

En concreto, Colau propone financiarlas con la tasa turística recaudada en la ciudad que gestiona la Generalitat y que el Ayuntamiento de Barcelona reclama recibir íntegramente, en vez de la mitad como ahora, y con un recargo destinado a la financiación del transporte público sobre este impuesto, como contempla la ley catalana de financiación del transporte público. El Parlament rechazó una moción de Catalunya en Comú Podem que proponía estos dos cambios en el impuesto turístico para Barcelona con los votos en contra de Cs, JxCat, ERC y PPC y a favor de PSC, CUP y Catalunya en Comú Podem.

Colau combinaría la rebaja de tarifas con un "incremento de un 30 % de la capacidad del transporte público", aumentando las frecuencias del metro a "dos minutos y medio", conectando el tranvía y ampliando la flota de autobuses urbanos e interurbanos, con una "dimensión metropolitana" de la red ortogonal y la mejora de Rodalies en la "ciudad metropolitana".

Para esto, Ada Colau se ha comprometido a mantener el esfuerzo económico que el Ayuntamiento de Barcelona ha hecho en este mandato para hacer mas asequible el transporte público y ha reclamado la colaboración del resto de administraciones.

En este sentido, ha señalado que mejorar Rodalies en la ciudad metropolitana es un tema clave en políticas progresistas y sociales que Podemos y los comunes han planteado al presidente Pedro Sánchez, junto a la necesidad de una financiación estable del transporte público.

La alcaldesa de Barcelona y líder de los comunes en Catalunya, Ada Colau, ha "tendido la mano" este lunes a Pedro Sánchez para que forme un Gobierno progresista "estable" con Unidas Podemos y En Comú Podem y abrir así una "fase de diálogo estable para salir de la tensión y la crispación a la que llevó el Gobierno del PP y Cs" en Catalunya. Con todo, Colau ha evitado polemizar con el expresident Carles Puigdemont, ya que pese a las "muchísimas discrepancias políticas" que mantienen, no hay que "normalizar" el hecho, ha dicho, de que tenga que estar "exiliado" y viviendo una situación "injusta", por lo que ha reclamado poner fin a la "judicialización" del 'procés'.

En este 2019, la ATM acordó, presiones mediante de Colau, congelar las tarifas de transporte en el área metropolitana como mínimo un año.

La contención de tarifas fue aceptada a regañadientes por el Govern, que advirtió de que la congelación representará 25 millones de euros que deberán asumir las administraciones y que no podrán destinarse a las mejoras previstas.