Ir a contenido

ELECCIONES MUNICIPALES

JxCat rompe la tregua independentista y ataca a ERC

Artadi reclama a Maragall que no ayude a quienes "esconden la represión"

Puigneró advierte de que facilitar la elección de Iceta es "blanquear al PSC"

Jose Rico

Elsa Artadi, en un mitin de JxCat en el barrio de Gràcia de Barcelona

Elsa Artadi, en un mitin de JxCat en el barrio de Gràcia de Barcelona / ACN / BERNAT VILARÓ

Ya sucedió en la campaña de las recientes elecciones generales que ERC y JxCat comenzaron dedicándose envenenados dardos para luego decretar una tregua a medida que se acercaban las urnas. Los republicanos se llevaron el primer asalto electoral y las encuestas le pronostican idéntica suerte el próximo 26 de mayo. Los sondeos auguran también el mismo resultado discreto a los neoconvergentes en la batalla de Barcelona. Resultado: la tregua saltó ayer por los aires con una invectiva de la alcaldable de facto de JxCat, Elsa Artadi, al candidato de ERC, Ernest Maragall, líder por la mínima en las encuestas.

Curiosamente, la crítica llegó 48 horas después del hecho objeto de la misma. Maragall visitó el viernes en la cárcel de Soto del Real a los presos de ERC y lamentó luego en Twitter no haber podido ver también a Joaquim Forn, en tanto que "ciudadano encarcelado". Una definición que no agradó a Artadi, que ayer le recriminó no haber calificado al cabeza de lista de JxCat de "preso político".

Sin mencionar explícitamente a Maragall, Artadi ha defendido que Forn es un "preso político" y no un "ciudadano encarcelado", lo que considera que es tratarle como "si fuera un delincuente y viviéramos en un país normal". Y ha añadido fuerte crítica a la estrategia de ERC: "Vayamos con cuidado, que de tanto ensanchar [la base independentista, como pretende Esquerra] no estemos normalizando cosas que no son normales, y que de tanto ensanchar y ensanchar, no estemos ensanchando a quien está escondiendo que hay represión", ha afirmado la candidata durante un acto de campaña en el barrio de Gràcia, junto con la mujer de Forn.

Laura Masvidal, esposa del alcaldable de JxCat, ha advertido de que su marido "tiene voz, y ni la Junta Electoral Central ni el Supremo la harán callar". "Quienes escogen son los ciudadanos; el alcalde será Joaquim Forn si la gente lo vota", ha añadido, aunque acto seguido ha puntualizado que "allí donde no llegue él, llegará su equipo", liderado por Artadi, quien ya está previsto que, en caso de victoria electoral, asuma la alcaldía si no lo puede hacer Forn por su situación procesal.

Invectiva de Puigneró

La de Artadi no fue la única pulla de JxCat a ERC en la tercera jornada de campaña. Desde Amposta, donde el 'expresident' Carles Puigdemont participó a distancia en un mitin de los neoconvergentes, llegó otro ataque a los republicanos, aunque este bastante más velado. El ‘conseller’ de Polítiques Digitals, Jordi Puigneró, defendió que Puigdemont continúa hoy encarnando «el espíritu de la victoria del 1-O» mientras «otros se dedican a blanquear al PSC del 155 facilitándole la presidencia del Senado, como estamos viendo ya esta última semana».

No citó nombres ni siglas, pero el dardo llega 24 horas después de que un compañero de Consell Executiu de Puigneró, el vicepresidente Pere Aragonès (ERC), sugiriese al líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, que visite a los políticos presos como "gesto a tener muy en cuenta" cara al pleno del Parlament del jueves que votará si le designa senador, aunque puntualizó que no lo ponía como condición.

"JxCat, a diferencia de otros partidos que quieren blanquear al PSC del 155, seremos los del espíritu del 1-O y los de la no rendición", remachó Puigneró, en un mensaje bastantes más contundente que el de su jefe de filas, Puigdemont, en cuyo discurso defendió que deberá haber diálogo "sí o sí" con el Gobierno central pero "con vigilancia y presión desde Europa".