29 mar 2020

Ir a contenido

ELECCIONES MUNICIPALES

Valls pide el voto para frenar el "deterioro" de Barcelona

Arrimadas arropa al alcaldable y llama a evitar que la ciudad "caiga en manos del independentismo y el populismo"

Júlia Regué

El candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls.

El candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls. / EFE / TONI ALBIR

Manuel Valls ha dado el pistoletazo de salida a su campaña electoral desde el distrito de Nou Barris, uno de los feudos de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, siguiendo la tradicional pegada de carteles con cola y escoba en mano. El alcaldable con el apoyo de Ciudadanos se ha trasladado hasta la plaza de Francesc Layret para presentar a los electores la dicotomía entre un gobierno "del cambio" que haga de la capital catalana "una ciudad abierta, equilibrada, bien gestionada, ilusionada y segura" o una reedición de un mandato "que siga el camino de deterioro y de degradación de la seguridad". "Barcelona se ha deteriorado, se ha degradado mucho", ha insistido, "hasta un nivel que no nos podíamos imaginar".

Escoltado por la diputada Inés Arrimadas y el exministro socialista Celestino Corbacho, ambos en su lista, Valls ha relatado una ciudad tomada por la delincuencia -"trifulcas en las calles, incidentes en las estaciones del metro, ocupaciones de pisos"-, para censurar después que "sin seguridad no puede haber libertad". Y ha hurgado en que, a su juicio, Colau ha reculado y reconoce ahora que falta presencia policial.

"Yo soy el cambio y represento el único cambio posible", ha espetado, tratando de que el debate de esta próxima quincena se centre en erigirse como un contrincante factible contra la alcaldesa, que ha cambiado su diana por la que lleva el nombre de ERC, consciente de que el pulso, según las encuestas, será con los republicanos encabezados por Ernest Maragall.

En atención a los periodistas se ha mostrado convencido de que "habrá sorpresas" porque "los votantes no repetirán el voto de las generales", que dieron una victoria histórica a los republicanos en Catalunya. "Mi propuesta electoral es una alternativa clara y bien definida a los programas del populismo y del independentismo que tanto ha perjudicado a Barcelona", ha añadido, y ha reivindicado su "experiencia y capacidad como servidor público".

Arrimadas se ha desecho en elogios a Valls y ha asegurado que "tiene todo el apoyo" de las filas naranjas. "La alternativa es que Barcelona caiga en manos del independentismo y el populismo de Colau", ha aseverado y ha llamado a los electores a decidir entre una Barcelona "cerrada, de lazos amarillos, de gestión populista y que va a ser utilizada como centro de operaciones del independentismo" o una Barcelona "para todos los barceloneses gestionada desde el sentido común".