22 feb 2020

Ir a contenido

CARA A CARA PREELECTORAL EN LA SER

Colau y Artadi se echan en cara la seguridad y la vivienda

La alcaldesa y la alcaldable utilizan dos de las cuestiones más relevantes para los ciudadanos como armas arrojadizas

Toni Sust

Elsa Artadi y Ada Colau, en la SER.

Elsa Artadi y Ada Colau, en la SER. / TWITTER AQUÍ, AMB JOSEP CUNÍ

Antes de empezar ya ha sucedido y todo apunta a que nadie lo detendrá. La seguridad y la vivienda están marcando el debate preelectoral y han marcado también el cara a cara que han mantenido este jueves Ada Colau y Elsa Artadi, en un encuentro organizado por SER Catalunya. La alcaldesa de Barcelona y la alcaldable efectiva, como número dos de la lista que encabeza Joaquim Forn, han iniciado su debate con las dos materias más sensibles del mandato. Y han mantenido un discurso claro: la culpa es de la administración contraria. Un dardo que apunta a eje del debate político de las dos próximas semanas.

[Siga aquí la campaña en directo].

No son argumentos que no se hayan escuchado estos días. Colau, que el martes abrió una ofensiva contra la gestión del 'conseller' de Interior, Miquel Buch, en esta cuestión, ha acusado a la Generalitat de no apostar por la seguridad en Barcelona, de no aportar agentes de los mossos a la capital catalana y de hacerlo con intencionalidad política para dañar al gobierno de Barcelona en Comú. De paso ha acusado de nuevo a Buch de no presentarse en las reuniones de la junta de seguridad de Barcelona sin avisar.

Mossos que quieren irse

Artadi ha replicado que el motivo de que la seguridad se haya convertido en el principal problema para la ciudadanía es que el gobierno de Colau no ha apoyado a la Guardia Urbana, no ha creído en ella, no ha elegido a un responsable político de seguridad –lo es la propia alcaldesa- y haya tardado años en darse cuenta de que la policía era necesaria. Un argumento, este último, para el que se ha acogido a unas declaraciones que hizo en su día la concejala de Ciutat Vella, Gala Pin.

 “200 mossos quieren entrar en la Guardia Urbana”, ha afirmado Colau como prueba de que el cuerpo autonómico no está siendo bien tratado por la Generalitat. “Hay manifestaciones de mossos delante de Interior”, ha añadido. Nunca antes en un mandato, ha contestado Artadi, los delitos habían subido un 30% como en Ciutat Vella.

La discusión ha acabado en un relativo empate a nada antes de pasar a la vivienda. La alcaldesa ha acusado a la Generalitat de dejación de funciones en la materia, que ha recordado que es competencia autonómica, y de nuevo ha recordado que el Gobierno catalán solo tiene dos promociones en marcha en la ciudad, frente a las 62 del consistorio.

Artadi le ha echado en cara la cifra de pisos acabados por el ayuntamiento durante el mandato: cerca de 800, la mayoría proyectados cuando todavía era alcalde Xavier Trias. La guerra de cifras, que se irá repitiendo, la ha seguido Colau esgrimiendo los 4.600 pisos que están en alguna fase de construcción.

Ambas han mirado atrás. Colau ha echado en cara a Artadi que los gobiernos de CiU no dejaran parque público de vivienda y que los convergentes pactaran con el Ejecutivo central desalojos exprés y contribuyeran a la creación de la burbuja inmobiliaria.

Artadi le ha contestado acusando al ayuntamiento de no haber dejado parque de vivienda por haber vendido los pisos sociales, durante tres décadas de gobierno del PSC con apoyo, ha recalcado, de ICV –“Sus socios”- y en algunos periodos de ERC. Lo peor es que en el caso del parque público que nunca se hizo ambas tenían razón, es decir, que la culpa existe a un lado y el otro de la plaza de Sant Jaume.

Acuerdo contra Collboni

Colau y Artadi han discutido de forma considerablemente cordial, lo que el moderador, Josep Cuní, ha destacado preguntándose si se debía a que ambas son mujeres. Y ellas han estado de acuerdo. También han coincidido en otro aspecto concreto. Artadi se ha preguntado cómo puede ser que el socialista Jaume Collboni hable de la gestión de este mandato como si no hubiera estado en el gobierno, en el que pasó un año y medio como socio. “En esto estamos de acuerdo”, ha dicho Colau.

Al principio del cara a cara, Colau ha justificado que lo estuviera manteniendo con Artadi y no con el alcaldable de ERC, Ernest Maragall, que se lo ha reclamado. Y la alcaldesa ha afirmado que Junts per Catalunya representa “el modelo opuesto” al suyo y la primera fuerza de la oposición: “Creo que tiene interés confrontar dos modelos de ciudad. De Maragall lo que yo quisiera es que apueste por un gobierno de izquierdas”. Argumento que Artadi ha compartido dando por hecho que Maragall busca un pacto con Barcelona en Comú.