09 ago 2020

Ir a contenido

CUMBRE INTERNACIONAL

Hoteleros de más de 30 países piden medidas para erradicar los pisos turísticos ilegales

El gremio de hoteles de Barcelona, anfitrión del encuentro, pide a la Generalitat una normativa clara para combatir fenómenos hasta ahora alegales como el alquiler de habitaciones

Luis Benavides

Un grupo de usuarios del Aerobus, principalmente turistas, esta semana

Un grupo de usuarios del Aerobus, principalmente turistas, esta semana / JOAN MATEU PARRA

Más de 30 asociaciones hoteleras internacionales han reclamado a las administraciones medidas efectivas para acabar con el fraude y la irregularidad de los pisos turísticos ilegales. En esta línea, el Gremi d’Hotels de Barcelona ha pedido a la Generalitat de Catalunya una nueva normativa que permita erradicar un “problema global” con efectos negativos en la población autóctona. Lo ha hecho en una cumbre celebrada este lunes y martes en un hotel en la zona de las Glòries de Barcelona y que se ha traducido en una lista de peticiones del sector entre las que destacan la obligatoriedad de registrar todos los pisos, aplicar a estos alojamientos unas tasas similares a las de los hoteles y definir claramente las sanciones para las personas que incumplan las normas y para las plataformas que no respeten las regulaciones establecidas.

El director general del Gremi d’Hotels de Barcelona, Manel Casals, ha agradecido durante su parlamento el esfuerzo por parte del Ayuntamiento de Barcelona en la lucha contra los alojamientos turísticos ilegales, si bien “los resultados no han sido los esperados” precisamente por la falta de un marco legal actualizado. El actual, ha dicho, “no facilita la localización de la oferta ilegal”.

El concejal de Turismo, Comercio y Mercados del ayuntamiento, Agustí Colom, en cambio, ha sido más optimista al describir como un “éxito manifiesto” la desaparición de miles de pisos ilegales anunciados en plataformas como Airbnb a través de inspectores a pie de calle y herramientas informáticas. “Hace tres años detectamos unos 6.500 pisos turísticos ilegales y en estos momentos el número de pisos que pueden aparecer puntualmente en alguna web se ha reducido de manera drástica. Hablamos de un centenar, un número marginal”, ha afirmado Colom.

La “trampa” de las habitaciones

El consistorio ha detectado que algunos operadores están intentando alquilar los pisos por habitaciones aprovechando un vacío legal en la normativa catalana. Colom ha subrayado, sin querer dar ninguna cifra, que el ayuntamiento tiene una “capacidad importante de detección” y que se está sancionando y clausurando pisos que aprovechan este resquicio para escapar al control de las administraciones.

La subdirectora general de Ordenación e Inspección Turística de la Generalitat, Anna Martínez Ribas, ha respondido que la regulación de cuestiones como el alquiler temporal de habitaciones para turistas en domicilios particulares está incluida en el proyecto de decreto de turismo de Catalunya. Esta regulación, actualmente en trámite y pendiente de entrar en una comisión de gobierno local todavía sin fecha, prevé la posibilidad de alquilar habitaciones en la residencia habitual, con una declaración previa ante el ayuntamiento conforme se cumplen todos los requisitos y por un tiempo inferior a 31 días. Este decreto, asimismo, marca un máximo de seis huéspedes por vivienda.

Competencia desleal

Según datos del ayuntamiento, Barcelona pone al servicio de los turistas 657 hoteles (con unas 81.000 plazas), 9.671 pisos turísticos legales (con unas 58.911 camas) y unos 141 ‘hostels’, residencias y apartamentos turísticos (que sumarían otras 10.500 plazas). Estas cifras han crecido “exponencialmente” en los últimos años y eso motivó, ha recordado Colom, una regulación a través del PEUAT (Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos) del 2017 para proteger algunos barrios, especialmente los de Ciutat Vella y Eixample, que concentran el 80% de estos alojamientos. Los pisos turísticos, tanto legales como ilegales, tienen efectos negativos en el vecindario, ha subrayado el representante del ayuntamiento, en referencia principalmente a la subida de precios del alquiler que provoca la reducción de la oferta.

Las asociaciones hoteleras reunidas en Barcelona tildan de desleal la competencia de estos alojamientos turísticos y han pedido una equiparación fiscal que dificultaría la evasión de impuestos por parte de los anfitriones. Asimismo, si operan de manera ilegal la ocupación que genera puede estar basada en la precariedad y no hay garantía de que los turistas tengan una buena experiencia, algo que perjudica la imagen de la ciudad.

El caso de la Barceloneta, paradigmático

El Gremi d’Hotels de Barcelona ha invitado a una representante de la Associació de Veïns de la Barceloneta. La vicepresidenta de la entidad vecinal, Carme Piera, ha mostrado durante su presentación imágenes que demuestran el incivismo de algunos turistas y, sobre todo, el impacto que tiene la transformación del barrio marinero en su día a día. “Los pisos turísticos, tanto los legales como los ilegales, está matando el barrio. Cada piso turístico que ha supuesto la marcha de un vecino. Esto también afecta al comercio. Apenas quedan comercios de toda la vida. Solo hay supermercados y restaurantes”, ha lamentado Piera, en declaraciones a EL PERIÓDICO. El 2014 fue el peor año. “La situación se hizo insostenible –continúa- y nos alzamos contra esta situación”.

Con el ayuntamiento de Xavier Trias se reunieron en varias ocasiones pero no vieron resultados. En el actual consistorio han encontrado una mayor voluntad política, pero la representante vecinal cree que “llegan tarde y van lentos”. La situación en el barrio parece irreversible, al menos a corto plazo, y podría ir a peor si los pisos comienzan a alquilarse por camas. “Con las habitaciones compartidas el problema se puede multiplicar, porque habrá más gente en el mismo piso”, ha añadido.

La respuesta de Airbnb

Airbnb ha reaccionado con un comunicado contra el grupo de hoteles reunidos en Barcelona “para proteger sus ganancias” y ha afirmado que seguirán trabajando por un modelo que “facilite que todos puedan beneficiarse de los beneficios del turismo”.

El presidente de la Asociación Hotelera de Nueva York, Vijay Dandapani, ha denunciado durante el encuentro en Barcelona la evasión fiscal de estos operadores privados. Puso como ejemplo la Gran Manzana: los hoteleros pagan unos 3.000 millones de dólares en impuestos mientras Airbnb en todo Estados Unidos paga 500.000 dólares. Dandapani considera que igualar las obligaciones fiscales sería un “factor clave” para conseguir una "competición justa".

Fuentes de la plataforma fundada en California en el 2008 responden que han aumentado los anuncios de habitaciones de hotel en su plataforma más de un 150% en el último año y ha adquirido recientemente la aplicación de viajes en línea Hotelnight, que ofrece a los usuarios diversas posibilidades de alojamiento en sus destinos, incluyendo habitaciones de hotel.

La compañía ha recordado que la ciudad de Barcelona “no tiene reglas para compartir el hogar” y denuncia que las grandes cadenas hoteleras han presionado “de manera sistemática para que las familias locales no puedan recibir huéspedes en sus hogares”.

Temas Airbnb Hoteles