Ir a contenido

CONFLICTO ABIERTO EN CIUTAT VELLA

Colau 'se queda' con la Misericòrdia

A BComú no le convence ninguna de las dos alternativas planteadas por el CatSalut para levantar el CAP del Raval

Vecinos y trabajadores del centro critican también las nuevas propuestas e insisten en el solar cedido al Macba

Helena López

Manifiestación para reivindicar el traslado del CAP a la Misericòrdia. 

Manifiestación para reivindicar el traslado del CAP a la Misericòrdia.  / JORDI COTRINA

La todavía concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, y la comisionada de Salud del ayuntamiento, Gemma Tarafa, han presentado este martes a la prensa en un extraño ejercicio las dos propuestas técnicas para construir el CAP Raval Nord en la calle de Ferlandina, pegado al Macba, elaboradas por el CatSalut. En concreto, lo que han presentado son las pegas -principalmente de movilidad y de "pérdida de espacio público"- que encuentran a los dibujos que les ha presentado la Generalitat. Tras cumplir con la palabra dada después de retirar de la orden del día del último pleno el fin de la cesión al Macba de la capilla de la Misericordia, insisten en su propuesta. "Hemos estudiado los dibujos y nuestra opción sigue siendo la de los vecinos; la capilla", han subrayado las dirigentes de BComú.

Justo al terminar el encuentro con la prensa, pasadas las dos del mediodía, la plataforma formada por vecinos y trabajadores del centro de salud 'Cap Raval Nord digne!' compartió en su cuenta de Twitter los dos dibujos del CAP junto al Macba -bastante similares- junto a un mensaje: "Queda bien claro: urbanísticamente no es viable, impacta negativamente en la salud del barrio y aumenta las desigualdades". 

Y añadían que el Macba "tiene otras opciones para ampliarse". "Por responsabilidad política, respetad la iniciativa ciudadana para disminuir las desigualdades sociales y el espacio verde público del Raval", zanja el comunicado de la plataforma. 

Encajonados

Pin ha detallado que los proyectos del CatSalut "cumplen los requerimientos arquitectónicos para su uso sanitario", lo que rompe con el relato de que "no había alternativa a la capilla". Pese a ese punto de partida técnico, a ojos de la edila las dos nuevas propuestas dibujan "dos edificios muy alargados, que quedarían encajonados entre el museo y las viviendas, por lo que se perdería espacio público, se dificultaría el acceso a la plaza Joan Coromines y los edificios de vecinos perderían respiración y visibilidad". 

Pese a eso, ha subrayado que su prioridad es dejar cerrado el asunto este mandato con un "si es la única opción que ve el CatSalut, el CAP se ubicará allí"; aunque ha recordado que han ofrecido alternativas al Macba para salir de "la falsa dicotomía entre salud y cultura", y ha asegurado que hablarán con la oposición para presentarles los proyectos del Govern y "analizarlos juntos". "Es urgente tener una nueva ubicación para el CAP. Es una cuestión que debe quedar cerrada antes de que acabe el mandato", ha insistido.

Tres opciones

Actualmente hay tres opciones sobre la mesa. Los dos dibujos hechos públicos este martes de un edificio anexo al Macba, y la opción de instalarlo en la capilla, actualmente cedida al museo, por la que apuestan 'comuns', vecinos y personal sanitario del centro.

Hoy por hoy, y antes de hablar con los grupos, BComú mantiene para el pleno de este viernes la votación para revocar (o no) la cesión de la capilla al Macba -y que este prevé destinar a la ampliación del museo-, ya que el gobierno municipal asegura que el tema "no puede quedar en un cajón cinco años más". 

Nueva manifestación este jueves

En paralelo, los vecinos y los trabajadores del centro movilizados -que okuparon la capilla hace semanas para visibilizar su lucha- mantienen el pulso con una nueva convocatoria de manifestación para este jueves, horas antes del pleno.

Hace unos días, la experta en planificación urbana y ecología política Isabelle Anguelovski publicaba en este diario un artículo titulado 'CAP Raval, un caso de racismo ambiental' que empezaba recordando como históricamente, el Raval había sido uno de los barrios más afectado por grandes infraestructuras, "cuyos beneficios no han revertido en el bienestar y en la salud de los vecinos". "Infraestructuras como el Macba atraen mayoritariamente a turistas. A pesar de los esfuerzos para incorporar estos espacios al tejido del barrio, quedan múltiples barreras físicas, psicológicas y sociales para atraer e incluir en ellos a los residentes del Raval. Y ampliar estos espacios no resolverá esta brecha", señalaba.