Ir a contenido

ATLÉTICO-VALENCIA (3-2)

El Atlético gana al Valencia y aplaza el alirón del Barça

El equipo de Simeone se impuso al grupo de Marcelino en un partido vibrante y obliga al Barcelona a ganar al Levante este sábado para ser campeón

Alejandro García Joan Domènech

Correa celebra el gol de la victoria del Atlético ante el Valencia.

Correa celebra el gol de la victoria del Atlético ante el Valencia. / REUTERS / SUSANA VERA (X01622)

El Barça de Valverde merecía ganar la Liga a lo grande. Obligado a sumar otra victoria, la vigesimoquinta del campeonato (en 34 jornadas), sobre el Levante, ante su gente, en el Camp Nou y en horario de máxima audiencia el sábado (20.45 h). Tal vez le sirva el empate si ese es el resultado del Atlético ante un Valladolid que pelea por la salvación (16.15 h).

El Atlético aplazó tres días el culmen del alirón azulgrana, resistiéndose a hincar la rodilla que tarde o temprano pondrá en tierra. Fiel al espíritu luchador de Diego Simeone, pero sin el suficiente juego para competir con el futuro campeón, el vigente de este año, el cuadro rojiblanco ganó otra batalla antes de perder la guerra.

Un nuevo esfuerzo

Ganó el Atlético al Valencia (3-2) espoleado por el honor y la ilusión de quedar por delante del Madrid, en una tarde lluviosa y desapacible, y en la que los levantinos le exigieron a un nuevo esfuerzo, quizá vano, porque los visitantes luchan por asegurarse una plaza en la Liga Europa.

Gameiro igualó antes del descanso el gol de Morata, y Parejo, de penalti, equilibró el que había marcado Griezmann poco después de la reanudación. El suplente Correa retrasó definitivamente la conquista azulgrana del título para satisfacción de todos los fabricantes que deben atender los encargos de confeti, fuegos artificiales y las camisetas conmemorativas, que deberían tener un 26 gigante (el número de Ligas azulgranas), en correspondencia con el excelente torneo desempeñado por el Barça de Valverde, un líder imbatible. Fue campeón el año pasado sin haber perdido y ha revalidado el título con semejante prontitud y superioridad que en el 2018.

Un Barça tenso y competitivo

Pocas veces habrán seguido con tanto interés los culés un partido colchonero como este. Estaba en juego la Liga. En realidad, la fecha de la conquista de la Liga.

Y será el 27 de abril. O debería serlo. Para satisfacción y esperanza del Girona, que necesitaba un Barça tenso y competitivo para batir al Levante, que marca la frontera del descenso. El Atlético seguirá peleando (ante el Valladolid, otro rival de los gerundenses) para conquistar la supremacía de Madrid. Jugará antes, con lo que es posible que la fiesta del Camp Nou empiece sin la pelota de por medio. Si empata, al Barça le bastará el empate. Si pierde el equipo de Simeone, ya será campeón. 

Griezmann saluda a la grada tras anotaar el momentáneo 2-1. / SUSANA VERA (REUTERS)

Impensable intención ofensiva 

Bajo un cielo jarreante, un Atlético librado de la presión de una temporada angustiosa y un Valencia en el momento más dulce de la temporada brindaron un partido vibrante, con una impensable intención ofensiva de los dos y una posibilidad de alirón para el Barça que nunca terminó de estar muy cerca, pese a los esfuerzos valencianistas, ante un Atlético encendido en busca de una victoria que no hace más que asentar su segunda plaza.

Después de ganar su partido, al Barcelona no le quedó más que esperar en el sofá de casa, lejos de la lluvia y el frío de Madrid, a que una victoria del Valencia en el campo del Atlético hiciera matemático un título ya decidido.

No podía ser un partido ofensivo con los contendientes que había. El Valencia y el Atlético comparten camino para llegar al éxito, los dos son equipos muy sólidos, que crecen desde la defensa y que elaboran más bien poco. En el juego de espejos, el factor diferencial inicial fue Lemar, protagonista de los únicos acercamientos y promotor de la jugada que terminó con un centro de Juanfran y un remate de Morata en el segundo palo para colocar el 1-0 en el marcador.

Con ese resultado se aplazaba el alirón azulgrana hasta el fin de semana, el deseo expresado por el vestuario tras ganar en Vitoria, pero el gol rojiblanco empujó al Valencia arriba y abrió el partido antes de lo que esperaba un Marcelino que vio cómo su la reacción de su equipo no se tradujo en llegadas tan peligrosas como las de un Atlético que corrió a la contra, explotó el balón parado y casi pospuso definitivamente la celebración de Barça.

Morata simula con el balón el embarazo de su pareja tras abrir el marcador. / GABRIEL BOUYS (AFP)

Empate y esperanza azulgrana

El Valencia, con Guedes cada vez más inspirado y Parejo manejando los hilos, no entregó el partido, empezó a sentirse más cómodo en el partido y no le hizo falta encadenar demasiadas buenas combinaciones para encontrar a Gameiro solo, en el área pequeña, gracias a una gran maniobra de Mina que desestabilizó la defensa atlética. El francés empató para el Valencia y se abrió de nuevo la esperanza para que el equipo de Marcelino pudiera ascender a la cuarta plaza y, de paso, hiciera al Barcelona campeón de Liga.

Todo se puso cuesta arriba de nuevo al inicio del segundo tiempo, con otro desborde de Lemar y otro remate al segundo palo con comodidad de un atacante atlético. Fue Griezmann el que le ganó la posición a Gayà para poner a su equipo por delante y aplazar la fiesta del Barça, pese a los concienzudos intentos de un Valencia, aún sin Guedes, que se estrelló contra el muro Oblak en sus mejores tentativas.

Ya en el tramo final, un penalti por mano de Saúl, señalado por el árbitro tras consultar el monitor de televisión, sirvió para que Parejo colocara el empate e hiciera retornar a las casas barcelonistas la posibilidad de celebrar La Liga.

Reacción final

Nada más lejos de la realidad, el Atlético reaccionó con una virulencia digna de un equipo que se estuviera jugando la temporada. No era así, aunque lo parecía, y apenas cinco minutos después, Correa volvió a poner por delante a los de Simeone, muy excitado, con un disparo lejano que dejó al portero valencianista haciendo la estatua. Extenuado, los últimos intentos del Valencia fueron en vano, el Atlético resiste una jornada más en la pelea y el Barça deberá esperar hasta el sábado para celebrar en Canaletas.

Ficha del partido:

ATLÉTICO     3

VALENCIA     2

 

Atlético: Oblak (7); Juanfran (6), Godín (6), Savic (6), Filipe Luis (7); Koke (6), Saúl (7), Rodrigo (6), Lemar (7), Griezmann (8), Morata (7). Técnico: Diego Simeone (7). Cambios: Correa (7) por Filipe Luis (m. 62), Thomas (5) por Lemar (m. 69), Arias (sc) por Morata (m. 82)

 

Valencia: Neto (6); Wass (4), Garay (6), Diakhaby (5), Gayà (4); Soler (6), Parejo (7), Coquelin (5), Guedes (7); Mina (6), Gameiro (7). Técnico: Marcelino García Toral (5). Cambios: Sobrino (5) por Guedes (m. 58)

 

Goles: 1-0 (m. 8) Morata remata en el segundo palo un centro de Juanfran. 1-1 (m. 35) Gameiro remacha en el área pequeña un pase de Mina. 2-1 (m. 49) Griezmann remata de cabeza en el área pequeña. 2-2 (m. 76) Parejo de penalti. 3-2 (m. 80) Correa con un gran disparo desde fuera del área.

 

Árbitro: Hernández Hernández (6), canario.

Tarjetas: Soler (m. 22), Morata (m. 47), Filipe Luis (m. 56), Sobrino (m. 72), Saúl (m. 75), Diakhaby (m. 91)

 

Estadio: Wanda Metropolitano. Espectadores: 32.000