Ir a contenido

Elecciones municipales

Ernest Maragall pide a sus rivales que dejen de hablar de su hermano

El alcaldable republicano considera que las alusiones al exalcalde deben cesar "por respeto"

Insta a Colau a visitar con él a Forn para hablar de un pacto Bcomú-ERC-JxCat de gobierno a tres

Toni Sust

Ernest Maragall, en un acto celebrado en enero pasado.

Ernest Maragall, en un acto celebrado en enero pasado. / RICARD CUGAT

Ernest Maragall no se siente cómodo con que su hermano, el exalcalde de Barcelona Pasqual Maragall, esté en boca de todos en el debate entre las distintas candidaturas que pugnar por llevarse el gato al agua en las elecciones municipales del 26 de mayo. La sensación no es sólo suya: el alcalde olímpico planea por encima de casi todos los alcaldables, que en su mayoría coinciden en citarlo como un ejemplo a seguir. El que no lleva un antiguo exconcejal del alcalde Maragall en la lista ha fichado a su asesor de comunicación.

Sin duda, el propio Ernest Maragall saca parte de su atractivo electoral por esa derivada. Pero este lunes, el alcaldable ha afirmado que ya está bien, y ha asegurado que sería mejor dejar de hablar de su hermano, una recomendación que, ha dicho, él mismo también debe cumplir, ha declarado en una entrevista que ha concedido a RAC-1.

El debate Colau-Valls

“La única forma de ser maragallista es hablar menos o nada de él y gobernar de una forma muy diferente a la de Colau”, ha advertido, después de subrayar que el periodo en el que Pasqual Maragall es “un patrimonio colectivo” y que por “respeto” sería mejor que todos dejen de hablar de él.

Aunque el fenómeno viene de lejos, y esta es la ocasión en que más presente se ha tenido la figura del exalcalde en un periodo electoral, la gota que colmó el vaso fue el debate entre la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el candidato que se presenta con el apoyo de Ciudadanos, Manuel Valls, que sólo coincidieron en elegir como referente a Pasqual Maragall en un cara a cara que Ernest calificó de "reacción del establishment español" y en el que él, a pesar de encabezar las encuestas, no fue citado.

Visita a la cárcel

Maragall ha reeditado la propuesta que lanzó a mediados de marzo de un gobierno municipal con ERC como fuerza principal y Barcelona en Comú y Junts per Catalunya como socios. El gobierno “del 80%”, lo llama, por el porcentaje de gente que presuntamente persigue una salida al 'procés' en forma de votación en referéndum. Una propuesta que tanto los ‘comuns’ como los exconvergentes rechazaron en su día.

Pero al alcaldable de ERC no le pesan estas negativas. Ha insistido en defender la fórmula y ha anunciado que propondrá a Colau acudir juntos a visitar a la cárcel a Joaquim Forn, cabeza de lista de Junts per Catalunya, para debatir en persona la posibilidad de ese pacto a tres para dirigir Barcelona en los próximos cuatro años. Maragall, paralelamente, ofrece un acuerdo a los grupos independentistas del consistorio para ir de la mano en cuestiones soberanistas. Pero siempre después de las elecciones: ERC rechazó hace tiempo la lista conjunta que le proponía JxCat en las municipales, y en todas las citas electorales en general.