Ir a contenido

CONFLICTO PATRIMONIAL

Vecinos del Raval ocupan la capilla de la Misericòrdia y exigen instalar el CAP

"No queremos ser cómplices de una desgracia", claman los manifestantes

Alba Jaumandreu

Vecinos del Raval, en el interior de la capilla de la Misericòrdia.

Vecinos del Raval, en el interior de la capilla de la Misericòrdia. / FERRAN NADEU

Vecinos del Raval han ocupado este jueves la capilla de la Misericòrdia para exigir que este espacio acoja el nuevo CAP Raval Nord, después que la oposición a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se negara en la comisión de Economía y Hacienda a extinguir la concesión prevista para la ampliación del Macba. 

La intención de ocupar la capilla la tenían clara desde el pasado martes, aunque seguían con la búsqueda del apoyo total de los vecinos, además de inspeccionar y revisar si tenían las condiciones suficientes para poder estar dentro del recinto hasta, mínimo, el viernes que viene.

La propuesta del Gobierno municipal contó en la comisión de Economía y Hacienda de este martes con los votos a favor de BComú y la CUP, los votos en contra de PDeCAT, Cs, PSC, PP y el concejal no adscrito Joan Josep Puigcorbé, y la abstención de ERC, en un debate en el que se criticó que se enfrentara salud y cultura.

Iñaki García, representante de la plataforma Raval Nord: "Tenemos que sacar el debate de los despachos y de la oscuridad. Es un proyecto con luz para lo vecinos y los trabajadores del CAP". Además, afirma que pocas cosas más les quedan por hacer, y que si nos les dan alguna solución no saldrán hasta que no haya un acuerdo en garantías.

Bajo el lema 'La solidaridad es nuestra mejor arma', aseguran que les han tocado el orgullo y la dignidad. "No entendemos por qué una institución como el Macba tiene que pasar por encima de los ciudadanos y vecinos del Raval", denuncia García.

Los vecinos reclaman el CAP desde hace muchos meses, "demasiados". "La guerra entre el departamento de economía y el de salud nos da más ganas de luchar por nuestros derechos", afirma el portavoz.

"Entendemos que no es gratuito, pero tampoco es tan difícil llegar a un acuerdo por el bien de los vecinos del barrio", añade García que asegura que no se van a rendir y no pararan hasta conseguirlo.

Garantizar la seguridad

Las trabajadoras del CAP, que se han unido también a la ocupación, denuncian la falta de seguridad que sufren trabajando en el interior del centro, así como la de los pacientes. "No podemos garantizar la seguridad de los enfermos y sus acompañantes. Vulnera sus derechos", afirma Núria Villanueva adjunta dirección Raval Nord.

"No queremos ser responsables de una desgracia. Somos profesionales y nuestra obligación es atender a los pacientes, y hacerlo de una manera segura", denuncia Antonia Raya, enfermera del CAP y miembro de la plataforma, y añade "estamos vulnerando nuestro código deontológico".

Las enfermeras nos plantamos cansadas de que no nos hagan caso. "Los residentes que viene a formarse nos han abierto los ojos", explica la enfermera, que asegura que cuando llevas décadas trabajando en esas condiciones lo normalizas, pero que no es normal que ni las sillas de ruedas puedan acceder en todos los lugares del centro médico.

Tanto los vecinos como el equipo médico aseguran que no es un capricho, que es una necesidad y sobretodo es una cuestión de derechos básicos y de justicia social. "Para los trabajadores y los vecinos. Por todo el Raval", culmina la enfermera.