29 oct 2020

Ir a contenido

plaza de los àngels

Ciutat Vella prohíbe el 'skate' de noche alrededor del Macba

Un drecreto municipal en el minuto final del mandato veta el uso del patín desde las 10 de la noche

El Periódico

Patinadores en el Macba.

Patinadores en el Macba. / FERRAN NADEU

En el último minuto del mandato, el distrito de Ciutat Vella ha decidido prohibir de noche el uso del monopatín en las inmediaciones del Macba tras años de protestas de los vecinos de la zona, barceloneses que, en algunos casos, pueden certificar con sonómetros instalados en sus casas la persistencia del ruido incluso con doble cristal en sus ventanas. El decreto veta el uso del monopatín entre las 10 de la noche y las siete de la mañana dentro del perímetro delimitado por las calles de Tallers, Ramelleres, Pintor Fortuny, Joaquim Costa y la Ronda de Sant Antoni, con la plaza de los Àngels como centro neurálgico.

El espacio que ahora se quiere poner bajo control es un santuario de peregrinación casi obligatorio para la comunidad mundial de ‘skaters’. Lo es desde hace años, tanto que incluso, en el pasado, la imagen de los patinadores haciendo piruetas entre transeúntes ha llegado a utilizarse en campañas oficiales de promoción de la ciudad. Eso, a pesar de que las ordenanzas municipales prohíben expresamente ese tipo de acciones en la vía pública.

La concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, ha anunciado este martes la aprobación inicial del decreto, que entra ahora en fase de información pública, en compañía de dos representantes de la asociación Raval Nord Resignat, como Clara Pérez, triple cristal en las ventanas de su piso, que recuerda cómo antes de que la plaza se convirtiera en una pista de ‘skaters’ aquel era un lugar para ir a jugar con los niños. Hasta cinco escuelas hay alrededor de la plaza de los Àngels. Cuando salen de clase, raramente van a jugar a ese espacio, por peligroso.

Campaña fallida

Pin confía en que el nuevo horario se respete porque el distrito ha contactado previamente con algunos de los patinadores para que a través de las redes sociales promuevan el uso sensato de la plaza. La concejala confía en no tener que recurrir como último remedio a las sanciones económicas, de entre 300 y 900 euros, según la normativa municipal. El antecedente de la última campaña similar de sensibilización ciudadana no invita al optimismo. Entre noviembre y diciembre del 2018, el ayuntamiento puso todo su empeño en anunciar que a partir de enero terminaría la tolerancia con el uso de las aceras por parte de ciclistas y usuarios de patinete eléctrico. Pasados casi tres meses de ese fin de la tolerancia, los cambio a mejor han sido casi inapreciables.

La concejala de Ciutat Vella confía en que sea la implicación de los 'skaters' con más sentido común la que permita cumplir con la nueva norma, porque, en su opinión, una pareja de agentes de la Guardia Urbana con un bloc de multas en la mano no sería un remedio factible. Las representantes de Raval Nord Resignat, aunque han acompañado a Pin en el anuncio del decreto, han expresado un cierto escepticismo, vista la actitud a veces agresiva de los patinadores que vienen expresamente desde el extranjero para grabar videos de sus proezas en el Macba.

Temas Incivismo