Ir a contenido

La Guardia Urbana detiene a dos 'relojeros' que rompieron el brazo a un turista

Los asaltantes siguieron a la víctima, después de haberle estado observando ante en un bar de copas

Pese a que no lograron sacarle el Rolex que llevaba, sí se llevaron al menos 7.200 euros en efectivo

Guillem Sànchez

Billetes recuperados por la Guardia Urbana de Barcelona. 

Billetes recuperados por la Guardia Urbana de Barcelona. 

Un hombre de nacionalidad croata resultó herido el pasado fin de semana en la zona de ocio del Front Marítim de Barcelona, después de que dos personas le atracaran en plena calle y le intentaran robar el reloj, un Rolex de lujo, según fuentes consultadas por EL PERIÓDICO.

La víctima, que fue sorprendida delante del Casino de Barcelona, en la calle de Marina, fue trasladada al Hospital del Mar con un brazo roto. La Guardia Urbana, que intervino en el caso y logró interceptar a dos de los ladrones -de nacionalidad marroquí-, recuperó más tarde 7.200 euros, un bolso con objetos personales y dos teléfonos móviles de otras víctimas.

Los hechos ocurrieron de madrugada, cerca de las escaleras que conducen a los locales de ocio del puerto, cuando los agentes recibieron una llamada que les alertó de que un turista, de unos 50 años, que acababa de salir de uno de los establecimientos de la zona, había sido atracado y tenía un brazo roto. Al parecer, los autores habían estado sentados en la mesa de al lado en el local donde la víctima y una acompañante habían estado tomando algo.

Al salir del lugar, los hombres habían seguido a la víctima, a la que primero intentaron robar el reloj con la táctica de distracción del 'ronaldinho'. Al ver que se resistía, se abalanzaron sobre él, rompiéndole el brazo izquierdo. Uno de ellos llevaba, además, una navaja, con la que había amenazado a la víctima y su acompañante.

Tras recibir el aviso del atraco y escuchar el relato de la víctima, diversas patrullas de la Urbana iniciaron la búsqueda, hasta localizar a los tres presuntos atracadores. Lograron detener a dos de ellos después de una persecución.

Uno de ellos, con el bolso con dinero en metálico, y el otro con más billetes, que sumaban un total de 7.250. La víctima, sin embargo, manifestó que le habían sustraído entre 12.000 y 13.000 euros. El tercer atracador desapareció, al parecer con parte del botín.