Ir a contenido

En LA LISTA DE VALLS

Celestino Corbacho: "No vuelvo para tener un minuto de gloria"

El número tres de la candidatura de Manuel Valls explica su regreso a la primera fila política

Afirma que su experiencia como alcalde de L'Hospitalet le habilita para trabajar para Barcelona

Toni Sust

Entrevista con Celestino Corbacho, número tres en la candidatura de Manuel Valls. / FOTO Y VÍDEO: FERRAN NADEU

Alcalde de L’Hospitalet, presidente de la Diputación de Barcelona, Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho desarrolló una larga e intensa carrera política en las filas del PSC. Fue uno de los barones más significados del partido. En enero del 2018 dejó a los socialistas y ahora es número tres de la candidatura de Manuel Valls por Barcelona. Busca piso de alquiler en la ciudad.

-Lo suyo viene a ser la segunda boda tardía de un viudo político, ¿no?

-No vuelvo para tener un minuto de gloria. Durante mi historia he tenido muchas horas de preocupación y muchas de gloria.

-Dejó el Parlament en el 2015 y el PSC en el 2018. ¿A qué se ha dedicado?

-A temas muy personales. He seguido la política muy de cerca sin estar en primera línea.

-No vive en L’Hospitalet.

-He vivido en muchos sitios. Barcelona, L’Hospitalet, Sant Boi, Madrid, Comarruga y ahora volveré a vivir en Barcelona. En el 2016, mi esposa y yo nos trasladamos a El Vendrell.

-¿Ha buscado piso ya en Barcelona? Es complicado ahora.

-Eso es algo que está haciendo mi mujer. Es complicado, es caro.

-¿Vivirá de alquiler? ¿Alguna zona preferente?

-De alquiler. Sobre todo, la zona que va de la calle de Balmes a L’Hospitalet.

-¿Esperaba una gestión distinta de la vivienda por parte de Ada Colau?

-Esperaba que hubiese habido más grúas trabajando y que se hubiera hecho más vivienda. Ya está bien de hablar tanto de la vivienda y hacer tan poca.

"De Colau esperaba que hubiera hecho más vivienda. Ya está bien de hablar tanto de la vivienda y hacer tan poca"

-Como sociedad y desde el poder local, en casos muy relevantes en manos del PSC, ¿fue un error hacer vivienda pública de propiedad y no de alquiler en las últimas décadas?

-Tenemos que reconocer que no hemos hecho dos cosas que tendríamos que haber hecho con más fuerza: más vivienda pública y más vivienda de alquiler.

-La hemeroteca dice que usted se fue del PSC porque no se sentía querido por el partido.

-Eso fue una filtración interesada del PSC. Y no de su secretario de organización, de algún burócrata. Abandoné todos los cargos que tenía en el PSC, institucionales y orgánicos, por voluntad propia. No me motiva el coche oficial. Me encanta la política y la gestión.

"Abandoné todos los cargos que tenía en el PSC, institucionales y orgánicos, por voluntad propia. No me motiva el coche oficial"

-Mantenía usted discrepancias con la línea del partido.

-No la compartía. Hoy no se vive con la intensidad de aquellos momentos el tema del soberanismo. Puedo estar equivocado pero creo que entonces el PSC tenía una posición tibia, al menos así la percibía.

-¿Es usted la cuota de izquierdas de la candidatura de Valls?

-No, creo que en esta lista no hay cuotas, hay sensibilidades diferentes. Vengo del espacio socialdemócrata. Pero cada vez me interesan menos las políticas de trinchera.

-¿Qué sentido tiene que un exalcalde de L’Hospitalet se vaya a trabajar para Barcelona?

-Hay muchos proyectos que siguen por acabar en Barcelona en cuya génesis participé. Por ejemplo, la ATM. La línea 9. Las coronas tarifarias. La Fira es el resultado de dos alcaldes. Del empecinamiento de un alcalde que se llamaba Pasqual Maragall y, si se me permite una pequeña inmodestia, y de la capacidad del alcalde de L’Hospitalet de gestionar el territorio para que la Fira fuera una realidad. La historia de Barcelona y L’Hospitalet ha ido siempre muy relacionada. El trazado del AVE lo discutimos Joan Clos y yo mismo, y el ministro de Fomento.

-¿Mantiene usted relación con su sucesora, Núria Marín? ¿Le habló de su retorno a la actividad política?

-No. Hace tiempo que la relación se perdió. Y no tengo ningún interés en recuperarla.

"(Sobre su sucesora, Núria Marín) Hace tiempo que la relación se perdió. Y no tengo ningún interés en recuperarla"

-Usted es el acento metropolitano de la candidatura. ¿Está pendiente la apuesta metropolitana?

-Ha sido siempre una asignatura pendiente. Desde 1980. Siempre hemos reflexionado sobre el futuro del Área Metropolitana y debemos seguir haciéndolo. Hemos avanzado pero no hemos llegado al final del camino. Durante cuatro años ha habido una ausencia de liderazgo, implicación y discurso metropolitano por parte de la alcaldesa de Barcelona.

-Nació en un pueblo de Badajoz, Valverde de Leganés, y llegó a Catalunya siendo un niño.

-Vine a los 14 años y, curiosamente, aterricé en el barrio de Horta. Paseo Maragall 419, esquina con la calle de Dante.

-Se fueron los Valls y llegó usted.

-Sí, tengo muy buenos recuerdos de aquella época. Uno tiende a recordar el pasado con cariño. Recuerdo el cine Virrei Amat. Llegué en 1964.

-¿De aquella Catalunya a la de ahora?

-No tiene nada que ver. Era una Catalunya llena de esperanzas pero también de opresión, y la de hoy está llena de incertidumbres pero también de oportunidades.

-¿Le preocupa la situación actual?

-Me preocupa fundamentalmente una cosa. El ‘procés’ ha conseguido algo inimaginable, dividir Catalunya en dos mitades. Vamos a necesitar muchos años para que se recomponga la sociedad, no puede prosperar si está partida. Catalunya había conseguido, incluso con la gente que llegó de fuera, que interiorizáramos como propios símbolos catalanes. Hoy eso se ha fracturado.

"El 'procés' ha conseguido algo inimaginable, dividir Catalunya en dos mitades. Vamos a necesitar muchos años para que se recomponga la sociedad"

-¿Añora aquellos tiempos de pugna entre socialismo y pujolismo?

-Se daban dos condiciones: una fortaleza del socialismo que hoy está en el recuerdo y un nacionalismo potente, el de Jordi Pujol, que no ponía en riesgo los elementos de unidad. Recuerdo a Pujol un día que íbamos en coche que me dijo: ‘Menos mal que Catalunya tiene alcaldes como tú y como Manuela de Madre. Es importante que seáis garantía para vuestras ciudades y para Catalunya’.

-¿Cuánto hace que no ve a Pujol?

-Hace tiempo. Siempre separo la situación judicial de alguien: los tribunales dirán lo que tengan que decir. Siempre tuve buena relación institucional con él. No nos unía pensamientos políticos. Pero tenía un respeto institucoional importante por lo que representaba el presidente de la Generalitat.

"Siempre tuve buena relación institucional con Pujol. No tendría inconveniente en tomarme un café con él"

-¿Se tomaría un café con él esta tarde?

-No tendría inconveniente.

-¿Dejó usted hermanos, familia en su pueblo? ¿Lo visita?

-Sí, suelo ir.

-¿Cómo ven y cómo veían Catalunya?

-Cuando vine, Catalunya era vista como una tierra de esperanza e ilusión. Ahora la visión es distinta. Mucha gente se pregunta cómo puede estar pasando lo que pasa. Una tierra que concitaba admiración y respeto. Y también se ha dado allí una reafirmación de los valores constitucionalistas, muy contrarios al independentismo. Un nacionalista catalán podía ir hace 25 años perfectamente a Extremadura, y la gente iría a escuchar una conferencia que diera. Me temo que hoy no sería igual.

-¿Qué socios potenciales ve para su lista?

-Collboni ha hecho unas declaraciones interesantes en las que veo cierta evolución, aunque su propuesta de gobierno de concentración me despista porque entendí que siempre es de todos, y él excluye a algunos (la CUP y Vox). Dice que Barcelona necesita un gobierno constitucionalista. Interpreto que no tendrá ningún problema en apoyar a Manuel Valls después de las elecciones.

"Collboni dice que Barcelona necesita un gobierno constitucionalista. interpreto que no tendrá ningún problema en apoyar a Manuel Valls"

-Imagine que gobiernan. ¿Qué tres medidas tomaría?

-Primero: no más estudios. Los grandes proyectos paralizados por falta de buena gestión, los pondría encima de la mesa. Segundo: la vivienda. No necesito estudios para saber que los pisos de alquiler son caros y los de compra mucho más. En una sociedad de libre mercado eso se corrige haciendo más vivienda. Y tercer tema: me parece bien los planes directores de infraestructuras de la ATM, pero pediré que el próximo que se haga es para que se cumpla. Pínteme los planos que quiera, pero dígame qué prioridades ejecutaremos en los próximos años.

-¿Si acaba en la oposición se quedará los cuatro años?

-Por supuesto. No vengo por cargos. El otro día iba con mi mujer por la Ronda Litoral y le explicaba: ‘Mira, Carmen, esto es el puerto, aquí hay que hacer  una línea ferroviaria para la entrada y salida de mercancías. Eso que ves aquí es la Marina, la proyección natural de la futura industria de inteligencia artificial’. Y en un momento dado mi mujer me dijo: ‘Oye, te quieres callar ya y mirar para adelante, ¡Que vamos a tener un accidente!’ A mí la política municipal siempre me ha entusiasmado.