Ir a contenido

La UB rechaza que la facultad de Historia acoja el CAP Raval Nord

La universidad argumenta que 6.000 personas pasan por la zona cada día

El ayuntamiento afirma que respetará la voluntad que exprese la Conselleria de Salut

Toni Sust

Vecinos del Raval y usuarios del CAP Raval Nord se manifiestan a favor de levantar el nuevo ambulatorio en la capilla de la Misericòrdia, en enero.

Vecinos del Raval y usuarios del CAP Raval Nord se manifiestan a favor de levantar el nuevo ambulatorio en la capilla de la Misericòrdia, en enero. / DANNY CAMINAL

La propuesta de ERC de ubicar el CAP Raval Nord en un solar de la facultad de Historia, que ayer avanzó este diario, se ha encontrado con una piedra enorme en la primera curva. Y no parece sencillo sortearla. La UB, que emplea el solar para las prácticas de sus alumnos de Arqueología, ha emitido un comunicado en el que rechaza la posibilidad de que el centro sanitario, imprescindible por la saturación del actual, se erija allí.

La propuesta iba encaminada a cerrar el conflicto abierto por el futuro del CAP, que afecta a la ampliación del Macba. El museo debía crecer por la Capella de la Misericòrdia, cuyo uso le cedió el ayuntamiento en el 2013 con tal fin. Pero la Conselleria de Salut, ante la necesidad de encontrar de forma urgente un emplazamiento para el nuevo CAP, reclamó la capilla para ello. El gobierno de Ada Colau está abierto a anular el uso concedido en el 2013 y ceder el espacio para el nuevo centro. Algo que será sometido a votación en el pleno de marzo, dentro de dos semanas.

El comunicado

Se entiende que la última palabra no tiene porque ser necesariamente de la universidad, ya que el terreno es de titularidad pública, pero no parece menor que el actual usuario del espacio se cierre en banda a compartirlo. El comunicado de la UB no deja mucho espacio a la duda sobre qué pina del asunto. El texto reza lo siguiente: “La UB quiere manifestar su oposición al cambio de usos de un espacio que acoge prácticas docentes y actividades de investigación y divulgación ciudadana sobre un importante yacimiento arqueológico”.

También subraya “la difícil compatibilidad de un espacio ubicado en un campus con un tránsito diario de cerca de 6.000 personas (entre alumnos, personal docente e investigador, y personal de administración y servicios) con otras instalaciones de uso intensivo.

“La UB pide que se respeten estos terrenos, calificados como zona verde y que aportan valor académico, cultural y social al barrio, y que se busquen otras opciones para dar respuesta a las legítimas necesidades de los vecinos del Raval”, concluye el comunicado.

La posición del ayuntamiento

La contundente réplica de la universidad llegó horas después de que el gobierno municipal diera una respuesta sustancialmente distinta a la propuesta de ERC. Fuentes del ayuntamiento afirmaron que su posición siempre ha sido la de hacer lo que la Conselleria de Salut “considere adecuado” para la construcción del nuevo CAP, que debe dar relevo de forma urgente al centro que se encuentra en Torre i Amat, 8, y que está saturado hace tiempo.

Los republicanos no han contestado al rechazo de la UB y mantienen el plan de llevar su propuesta a la comisión de Cultura que se celebrará la semana que viene. Tienen previsto iniciar su interlocución con el gobierno esta misma semana.