Ir a contenido

PROYECTO HISTÓRICO EN APUROS

Un ateneo gestionado por personas con discapacidad, en riesgo por el alquiler

El Ateneu Divers, proyecto pionero de referencia en la ciudad, pide ayuda al consistorio para encontrar local

Denuncian que la presión inmobiliaria que sufre Barcelona pone en jaque a las asociaciones pequeñas

Helena López

Ambiente en el Ateneu Divers, la semana pasada.

Ambiente en el Ateneu Divers, la semana pasada. / MAITE CRUZ

Una vez al mes graban un programa de radio, Ràdio Caliu. "Una radio única y diferente para personas únicas y diferentes", se presentan. Ràdio Caliu es su medio para darse a conocer y "generar pensamiento libre". Aunque el programa se graba en el todavía local del Ateneu Divers, en el Putxet, lo emite Ona Sants en una de las muchas colaboraciones de la hiperactiva entidad con el tejido asociativo y cultural de la ciudad. En el espacio de micro abierto del programa del pasado mes de enero, los jóvenes que autogestionan el ateneo -el único gestionado por personas con discapacidad intelectual- expusieron la situación en la que se encuentran. "No nos renuevan el contrato. Los políticos nos tendrían que ayudar. Tendrían que ver qué hacemos aquí y quiénes somos. Lo que hacemos aquí solo lo hacemos aquí. Si cierran el Ateneu Divers nos quedará un vacío muy grande dentro del cuerpo...", expone emocionada una de las socias del ateneo, entidad de referencia en la ciudad en la atención de personas con discapacidad intelectual, donde la radio es solo uno de las decenas de proyectos.

"Yo diré una cosa. Bueno, dos: "Somos barrio, somos Ateneu Divers, y el Ateneu Divers no es toca", resume con tanta emoción como contundencia otra de las socias en el mismo micro abierto. "Si no nos escucháis cortaremos la circulación. Tendríamos que hacer una manifestación con autobuses pitando", propone otra de los chicas. Le hicieron caso. El pasado 20 de febrero cortaron la Ronda del General Mitre con dos grandes pancartas. Una les hacía de carta de presentación: "28 años luchando por una sociedad justa e inclusiva". En la otra exponían su demanda de mínimos: "Queremos una sede definitiva".

"La presión inmobiliaria que vive Barcelona afecta no solo a las casas de personas y familias enteras, también a entidades pequeñas pero arraigadas como la nuestra; pone en peligro un proyecto pionero de transformación e innovación social", señala Rubén Sánchez, portavoz de la entidad, quien insiste en que su lucha no es contra el propietario del local. "Lo que denunciamos es un mal que afecta a toda la ciudad. Los precios de los alquileres están ahogando a muchos proyectos pequeños como el nuestro, hasta el punto de poner en riesgo su continuidad", expone el activista, quien destaca también que el trato del ayuntamiento -a quien interpelan directamente para pedir ayuda- ha sido siempre "muy correcto". Se han sentido siempre escuchados, pero quieren un compromiso firme -y firmado- antes de las elecciones. 

"Queremos quedarnos en el barrio porque somos parte de él"

Rubén Sánchez

Portavoz del Ateneu Divers

"Cuando no tenemos que dedicar el tiempo a negociaciones y acciones para salvar el proyecto, tenemos energía para hacer cosas muy chulas", bromea Sánchez. No miente. Es especialmente recomendable el documental Diferents, disponible en Youtube, realizado por personas con y sin discapacidad y que ofrece una visión histórica del trato recibido por el colectivo.

El Ateneu Divers tiene su sede en el 30 de la calle de Pàdua desde hace cinco años. El proyecto había crecido tanto que necesitaban más espacio para las múltiples actividades que programan. Del grupo de teatro o los cursos de catalán para sus 150 socios, a presentaciones de libros (abiertas a toda la ciudadanía). Firmaron un alquiler por cinco años, que terminó en diciembre. Fue entonces, explican, cuando el propietario les comunicó que no les renovaría el contrato porque tenía intención de vender el local. Ahí empezó la batalla.

Servicio público

En estos meses han mantenido incontables reuniones tanto con la propiedad como con el ayuntamiento. "Al fin y al cabo estamos ofreciendo un servicio público", subraya Sánchez. "Es muy difícil encontrar otro local adaptado a la estricta normativa, a lo que hay que añadir lo inasumible de los precios de alquiler actuales. Necesitamos un espacio estable para poder desarrollar nuestro proyecto y creemos que el ayuntamiento tiene la obligación de ayudarnos; queremos quedarnos en el barrio porque somos parte de él", concluye el portavoz del espacio, que funciona de forma asamblearia y por comisiones, como cualquier otro ateneo. Tienen la comisión de artes escénicas, de memoria histórica y descubrimiento del territorio, de ocio nocturno... y participan en todo lo que pueden. Lo hicieron, por ejemplo, en el proyecto Versembrant, con quienes crearon el pegadizo rap "Ding dang, qui és? Som l'Ateneu Divers, i totes juntes, ens ho passem molt bé".

Fuentes municipales apuntan que el Grup Caliu es "un gran activo de la ciudad y del barrio y que como ayuntamiento trabajarán con todas las herramientas disponibles para lograr que dispongan de un espacio estable en la ciudad". La misma voz indica que están estudiando varias alternativas e intermediando con la propiedad para mantener el proyecto en el espacio actual mientras buscan alternativas a largo plazo.