Ir a contenido

La batalla de Barcelona

Collboni: "Si gano, propondré un gobierno de concentración"

El alcaldable del PSC plantea un acuerdo de todos menos la CUP y VOX para evitar uno de Colau con Maragall

Asegura que la alcaldesa le decepcionó y critica el "error" de "ceder ante los independentistas" y romper su pacto

Toni Sust

 Jaume Collboni: Si gano, propondré un gobierno de concentración / ELISENDA PONS / (VÍDEO: ASLI YARIMOGLU)

Jaume Collboni encabezará por segunda vez consecutiva la candidatura del PSC a la alcaldía de Barcelona. Durante un año y medio del mandato que ahora concluye, fue socio de gobierno de Ada Colau, de la que dice que le ha decepcionado. Pese a que las encuestas no contemplan que gane las municipales, afirma que si lo hace propondrá un acuerdo amplio para evitar la alternativa de un acuerdo de Colau con ERC.

-Hace cuatro años el PSC obtuvo un mal resultado, el peor de su trayectoria en Barcelona. ¿Tiene previsión de mejorarlo?

-Yo salgo a ganar y a gobernar. Creo que ganaremos las elecciones generales, en Catalunya y en Barcelona, y creo que eso nos abre la posibilidad de ganar las municipales. El mío es un partido de gobierno y a la ciudad le ha ido bien con los socialistas. Cuatro años después acumulamos ocho años perdidos para la ciudad.

-Pero de ese periodo usted pasó un año y medio como socio del gobierno municipal.

-Llegamos a un acuerdo de gobierno y de coalición porque fue la mejor forma que encontramos de mostrar nuestro compromiso con Barcelona. La experiencia de ese año y medio sirvió para demostrar que lo que hicimos se hizo bien y creo que el compromiso de Barcelona en Comú y Colau era flojo y escaso. Cuando llegó la parte dura del 'procés' cedieron a las presiones de los independentistas y rompieron el gobierno.

-¿Fue injusto?

-Fue un error inmenso. En Barcelona hay una mayoría progresista, no independentista, que puede sustentar un gobierno. Colau no tuvo el liderazgo y el coraje de mantener su propio gobierno.

-¿Descarta otro pacto con Barcelona en Comú?

-Si gano las elecciones y soy alcalde, propondré un gobierno de concentración. Porque la alternativa es una coalición entre los independentistas y Colau. Y ante esta posibilidad hay que articular, excluyendo a los extremos, un gobierno de concentración fuerte, que garantice la gobernabilidad de la ciudad. No se ha podido hacer proyectos estratégicos a largo plazo porque no hay mayoría. No se ha aprobado un solo presupuesto. Un gobierno de concentración que blinde a la ciudad de la inestabilidad del proceso independentista. No quiero que le pase al ayuntamiento lo mismo que a la Generalitat.

Collboni, el pasado miércoles en el Eixample. / elisenda pons

-¿Qué entendemos por extremos?

-No me dirigiré a los extremos, a los radicales. Catalunya ha sufrido demasiado poniendo el gobierno de la Generalitat en manos de la CUP, y hemos pagado las consecuencias. Tampoco debe pasar con la extrema derecha, como ha pasado en Andalucía.

-Es decir, sin la CUP y sin VOX. ¿El gobierno de concentración para frenar un gobierno independentista no es lo que ya propone Manuel Valls?

-No sé en qué punto está Valls. Él ya ha optado. Es el candidato de Ciutadans y Ciutadans ha elegido hacer un frente de derechas con el PP y VOX. Y yo no estoy en absoluto en eso.

"Quiero un gobierno que blinde a la ciudad de la inestabilidad del proceso independentista. No quiero que le pase al ayuntamiento lo mismo que a la Generalitat."

-¿Cree posible la entrada de VOX en el ayuntamiento?

-Sí. Hay un riesgo de que eso suceda. Creo que su irrupción tiene que ver con dos aspectos: la inseguridad y las desigualdades. Esos dos fenómenos existen en Barcelona. Sobre todo la inseguridad, que pasa por errores de Colau: la seguridad es absolutamente defendible desde la izquierda. Lo que ha pasado en Barcelona era evitable.

-Colau denuncia la falta de mossos.

-Pero lo ha dicho muy tarde. Se veía venir desde hace dos o tres años. La relación de los 'comuns' con la Guardia Urbana ha sido determinante. Una policía que no siente el apoyo de su gobierno está debilitada. La seguridad es competencia de los mossos, pero ya lo sabíamos hace tres años y no hemos escuchado que se exija a la Generalitat, como se ha hecho con el pago de la escuela infantil, que también se hizo tarde.

-¿La gestión del top manta ha sido uno de los errores del mandato?

-Completamente. Es bastante sorprendente e inquietante que el desalojo del intercambiador de plaza de Catalunya se haya hecho a las puertas del Mobile. El fenómeno del top manta simboliza la suma de muchas cosas: el uso ilegal del espacio público, la explotación laboral y el tráfico de personas, y este gobierno, como con la prostitución, intentó dar carta de naturaleza laboral a una actividad que no es laboral.

"El gobierno de Colau ha sido a veces hostil y a veces antipático con la actividad económica"

-¿Los comerciantes han sido maltratados por el gobierno?

-El gobierno no ha sido amigo de la actividad económica. Ha sido a veces hostil con la actividad económica y a veces, antipático.

-¿El PEUAT debe ser revisado? ¿En qué sentido?

-El propio PEUAT prevé su revisión y debe flexibilizarse y permitir las ampliaciones de hoteles ya consolidados. Ha sido positivo desconcentrar la oferta hotelera pero no aceptamos la tesis del decrecimiento.

-¿Cómo juzga la gestión de los pisos turísticos, el combate de los ilegales?

-Es de las cosas que se han hecho bien en este mandato.  Y creo que es una batalla fundamental para la ciudad.

-Ahora que lo dice, ¿qué es lo peor y lo mejor que se ha hecho del mandato de Colau?

-Lo mejor, políticamente, fue entender en su momento que había que hacer un gobierno de coalición. Lo peor fue romper después ese gobierno por las presiones independentistas. En términos de gestión, la que se ha hecho contra los pisos turísticos ilegales es lo mejor. Entre lo peor, el plan de barrios ha sido uno de los fracasos más estrepitosos. El gran fracaso es la gestión de la vivienda, también por las expectativas generadas.

"Lo mejor que ha hecho este gobierno es la gestión contra los pisos turísticos ilegales. Su gran fracaso es la gestión de la vivienda"

-El gobierno dice que tiene 4.600 pisos en marcha y que no podia acabarlos dentro del mandato. El PSC dice que sólo se habrán hecho 700 pisos, y planificados por el gobierno anterior.

-La expectativa era que Colau centraría sus esfuerzos en garantizar el derecho a la vivienda asequible y lo que hizo fue parar la máquina y revisarlo todo. Y eso supone parar la producción y retomarla cuesta mucho. Ha habido mucho golpe de titular, mucha adquisición de pisos y edificios cuando había presión mediática. Pero no ha habido una estrategia sistemática, sostenida en el tiempo.

-¿Por qué no se hicieron pisos públicos de alquiler años atrás? ¿Por qué se acabaron vendiendo?

-Porque esta es una sociedad que viene de la cultura de la propiedad. Este es un país y una ciudad de pequeños propietarios.

-¿Funcionará la imposición del 30% de pisos públicos en cada gran promoción?

-Hacer del 30%, como ha hecho Colau, la proa de la política de vivienda me parece una tomadura de pelo. La medida ya estaba incluida en el plan de vivienda, aunque de forma modulada, y no prevista en el mismo inmueble. No creo sostenible mantenerlo de forma lineal en toda la ciudad. Pero la alternativa era votar en contra y nosotros estamos a favor aunque creamos que es un sistema demasiado rígido.

-La funeraria no nata es ahora el último símbolo de las discrepancias entre el gobierno de Colau y el PSC. ¿Qué ha pasado para que no se aprobase? ¿Es una venganza del grupo socialista?

-Estamos a favor de un operador público y de introducir competencia en el sector, pero no de las chapuzas y de las improvisaciones a 60 días de las elecciones.

-Pero sobre este tema rompieron ustedes con el gobierno hace ya un año.

-Nunca han tenido el consenso de los trabajadores de la empresa. Y el proyecto que nos proponían cambiaba cada mes: a veces eran seis velatorios, a veces 42. Ha habido mucha improvisación y poco rigor.

-¿No le llama la atención que haya exconcejales y exdirigentes del PSC en hasta cuatro de las candidaturas que se presentarán a las municipales? Ernest Maragall en la lista de ERC; Ferran Mascarell –todavía por confirmarse- en la de la Crida y el PDECat; Jordi Martí, en la de Colau, y Celestino Corbacho en la de Manuel Valls. ¿Qué ha pasado?

-El proceso independentista. Ha divido Catalunya y a la principal fuerza política que había en Catalunya hace 10 años. Al PSC le ha pasado lo que le ha pasado a Catalunya.

"Al PSC le ha pasado lo que a Catalunya. El proceso indepentista lo ha dividido"

-¿Cuál ha sido el legado del año y medio de gobierno del PSC?

-En promoción internacional, la candidatura de la Agencia Mundial del Medicamento. En Cultura, subir el presupuesto hasta el 5% con una serie de proyectos que no han visto a luz por los recortes que se han producido. Y dar un nuevo impulso a las políticas culturales.

-El PSC asegura que ha habido recortes. El gobierno lo niega: subraya que el presupuesto ha crecido, por lo que no ve posibilidad técnica de que se haya recortado. Argumenta que en cualquier caso ha replanteado decisiones.

-Solo hay que ver lo que se comprometieron a hacer con el plan de barrios. Claro que ha habido recortes. Ha habido una gran estafa. Uno puede reprogramar, pero lo tienes que explicar. Lo que no puedes hacer es mentir.

"Colau me ha decepcionado. Como a tanta gente. Creí que tendría un modelo de ciudad más sólido en su cabeza"

-¿Su relación personal con Colau, Pisarello, Gala Pin es tan mala como parece?

-Mi relación personal es secundaria, estoy haciendo política. Colau me ha decepcionado. Como a tanta gente. Creí que demostraría más liderazgo, y que tendría un modelo de ciudad más sólido en su cabeza. Pero tampoco es una mala relación. Más distante desde que no estamos en el gobierno.