Ir a contenido

LUTO EN LA CAPITAL CATALANA

Cuatro muertos por incendio en Barcelona en tan solo cinco días

Dos personas de 64 y 75 años han fallecido este domingo al arder su piso en una finca de Les Corts

Los tres fuegos mortales se registraron a primera hora y en viviendas habitadas por personas mayores

El Periódico

Servicios de emergencia en el incendio de este domingo en la avenida de Xile.

Servicios de emergencia en el incendio de este domingo en la avenida de Xile. / ELISENDA PONS

En tan solo cinco días; en el tiempo que ha transcurrido entre la madrugada del pasado miércoles y la mañana del domingo, cuatro personas han perdido la vida en Barcelona a consecuencia de incendios originados en sus hogares. Como es obvio, no hay conexión alguna entre estas tragedias, aunque sí hay un par de datos a tener en cuenta: las víctimas tenían entre 64 y 82 años y todo empezó antes de que arrancara el día

El último fuego mortal se ha registrado a primera hora de este domingo en un inmueble de 11 plantas sito en el número 42 de la avenida de Xile. Una pareja formada por un hombre de 74 años y una mujer de 65 han perdido la vida tras incendiarse de manera virulenta su vivienda. Nada se ha podido hacer por ellos a pesar de que un vecino ha intentado derribar la puerta del 4º 4ª con un extintor. No lo ha logrado, y de haberla echado abajo, las llamas podrían haberse expandido con más facilidad. Las plantas inferiores a la vivienda afectada fueron desalojadas, pero los vecinos han podido ir regresando a sus casas conforme avanzaba el control del fuego, que se ha dado por extinguido a las 9.11 horas, poco más de hora y media después de que se diera el aviso y de que se personaran en el lugar 14 dotaciones de los bomberos y 11 ambulancias del SEM, además de Mossos d’Esquadra y agentes de la Guardia Urbana. Al margen de la pareja, también se ha encontrado muerto al perro que vivía con ellos en el piso. 

Poder respirar

Amanda Luna, residente en la finca ha explicado al 3/24 que al darse cuenta del incendio se ha encerrado en la habitación, con la ventana primero cerrada, aunque los bomberos le han avisado de que podía abrirla un poco para poder respirar: «Había mucho humo tanto dentro como fuera del edificio, pero nos íbamos comunicando con los bomberos y al final hemos podido abandonar el edificio». La rápida actuación de los apagafuegos y la colaboración de los vecinos ha sido clave para que el trágico suceso no fuera a mayores. 

El jefe de día de Bomberos de Barcelona, Antonio Cabeza, ha explicado que cuando los efectivos han accedido al piso, la vivienda ardía casi en su totalidad. Se ha intentado reanimar a una de las víctimas en cuanto se ha podido entrar en la casa, pero desgraciadamente, nada se ha podido hacer para salvar su vida. De momento, se desconocen las causas del incendio y la policía científica ha iniciado una investigación, por lo que habrá que esperar para saber si el humo ha sido la causa del fallecimiento. 

Estas dos muertos se unen a las dos personas que perdieron la vida en sendos incendios registrados en las madrugadas del miércoles y el sábado. Las tres tragedias coinciden en que los fallecidos eran ya de cierta edad y que las llamas se originaron  antes de que empezara el día. El fuego del miércoles segó la vida de un hombre de 82 años en el barrio de la Bordeta, en el distrito de Sants-Montjuïc. El incendio empezó sobre las seis de la mañana obligó a desalojar a 40 vecinos delos números 2 y 4 de la calle de Súria. Tres personas resultaron heridas, una de ellas muy grave que acabó falleciendo al no poder superar su estado crítico.

Otra vez en Sants

El otro fuego sucedió la madrugada del viernes al sábado en el mismo distrito barcelonés, pero en este caso en el número 131 de la calle de Sants, concretamente en el quinto piso. Las llamas se localizaron en el comedor de la víctima, lugar en el que fue hallado ya sin vida. No fue necesario desalojar al resto de residentes porque el humo no llegó a la escalera ni se había producido daño alguno en la estructura del inmueble. El aviso de un vecino a la 1.50 horas desplazó hasta la finca a cinco dotaciones de los Bomberos de Barcelona, que fueron quienes encontraron al hombre, de 77 años.