Ir a contenido

"DE FORMA INDEFINIDA"

Familias de la escuela Entença se encierran en el ayuntamiento

Exigen a Ada Colau una "ubicación definitiva" para el centro antes de que acabe el mandato

Tres años después, el colegio sigue en un espacio "provisional" con influencia de ondas electromagnéticas

El Periódico

Familiares de la escuela Entença, este jueves en el Ayuntamiento de Barcelona.

Familiares de la escuela Entença, este jueves en el Ayuntamiento de Barcelona. / MAITE CRUZ

Nueve representantes de la Asociación de Familias de las escuela Entença se han cerrado este jueves en el Ayuntamiento de Barcelona de "forma indefinida" para exigir una mesa de negociación liderada por la alcaldesa, Ada Colau, para lograr una ubicación definitiva para el centro antes que acabe el mandato.

En un comunicado, la asociación ha detallado que, tres años después de la creación del centro, la escuela continúa "sin ubicación definitiva y con una ubicación provisional impracticable por la falta de espacio y por encontrarse en el área de influencia de las ondas electromagnéticas que emite una subestación eléctrica".

La asociación ha asegurado que llevan dos años y medio dialogando con el Ayuntamiento y el Consorci d'Educació de Barcelona sin que el Gobierno municipal haya encontrado una solución real: "No queremos más palabras, queremos hechos", ha explicado la presidenta de la entidad, Mariona Puigdellívol.

La Agència de Salut Pública también se ha mostrado contraria a la ubicación actual

Las familias han asegurado que la Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB) se ha mostrado contraria a la ubicación actual "aplicando el principio de precaución al cual tienen derecho los niños", aunque han admitido que el mismo organismo afirma que es viable que pueda ser una localización provisional.

"Si nos dieran una ubicación definitiva, los niños deberían pasar, como mínimo, cuatro cursos más en la escuela actual. Lo que significaría que un niño de la primera promoción habría pasado siete de los nueve años de su escolarización infantil y primaria bajo los efectos de las ondas electromagnéticas. ¿Es esto provisional?, ha expresado Puigdellívol.

En este sentido, ha subrayado que las familias "no saldrán del Ayuntamiento hasta que Ada Colau no haya firmado un compromiso de ubicación definitiva y de un traslado inmediato del centro a un espacio seguro y habitable para los niños", y ha recordado que a la cuestión de salud se suma el elevado número de alumnos en el centro.

El ayuntamiento, "sorprendido"

La teniente de alcalde del Ayuntamiento y vicepresidenta del Consorci d'Educació de Barcelona, Laia Ortiz, ha mostrado su sorpresa con este encierro y ha afirmado que se han reunido en "reiteradas ocasiones" y que el diálogo sigue abierto.

En la presentación de un plan de choque contra la segregación escolar del Consorci, ha afirmado que la última reunión fue a finales de enero y que se emplazaron para verse en marzo, y que las familias habían solicitado una reunión al Consorci para la semana que viene, que se hará: "No necesitan encerrarse en el Ayuntamiento para hablar".

Ortiz ha dicho que esta escuela fue una de las que se creó al inicio del mandato para aumentar la oferta pública, y que se está trabajando en una solución definitiva, de la que hay diferentes propuestas sobre la mesa.