Ir a contenido

final del wmc

Los congresistas vuelven a dejar una lluvia de millones en Barcelona en su tiempo libre

Las cenas y celebraciones corporativas han llenado restaurantes y locales de ocio en temporada baja

El sector pide a las administraciones que se esfuercen en evitar conflictos y mantener el salón en la ciudad

Patricia Castán

Congresistas cenando en el Sagardi de la calle de Muntaner.

Congresistas cenando en el Sagardi de la calle de Muntaner. / ELISENDA PONS

Para hoteles, restaurantes y locales de ocio, el congreso mundial de telefonía móvil viene a ser como el día de Reyes para un niño. O sea, uno de los momentazos del año, en este caso por su facturación. El único temor para estos dos últimos sectores es que la meteorología sea adversa y frene las ganas del personal de amenizar sus pocas horas asueto entre la feria y el sueño, como sucedió hace un año. Pero el 2019 ha traído un febrero primaveral que se ha traducido en euforia en muchas recaudaciones nocturnas, al margen del alojamiento que siempre hace bingo durante estas fechas. La restauración ha cobrado impulso en plena temporada baja -"un oasis en medio del invierno"- y tras más de un año de pérdida de turismo de alto nivel adquisitivo, mientras que la patronal del ocio Fecasarm cree que se cumplirá su previsión: unos 117 millones de euros en cenas, copas y diversión, o sea un 25% del gasto diario por asistente a la cita tecnológica.

La estancia de los congresistas en la ciudad ya no es tan dilatada como los primeros años, cuando el destino era una novedad para una parte de ellos y casi todos la dilataban. Aún con todo, muchos aterrizaron el fin de semana. El Gremi d'Hotels de Barcelona asegura que esta edición ha sido mejor que la anterior, con una ocupación prácticamente completa de los hoteles de lunes a miércoles y la recuperación del congresista de máximo nivel, que ha aumentado la demanda de suites y habitaciones de más categoría, destaca su director, Manel Casals. 

En paralelo, los pasados sábado y domingo muchos establecimientos ya se nutrieron de los asistentes que habían llegado durante el fin de semana. En algunos locales del paseo Marítim las facturas grupales eran de cuatro ceros y el Dom Pérignon y las botellas más caras corrieron por las mesas. 

Algunos empresarios del ocio consultados apuntan estos últimos años a un gasto más contenido en cenas corporativas, que normalmente se reservan a través de agencias de organización de eventos con meses de antelación. Por ejemplo, el restaurante y club Nuba, en la zona alta, ya estaba reservado en exclusiva el martes todo el día por un gran grupo, mientras que el Astoria, también del grupo Costa Este tenía este miércoles copado su aforo. En su local estrella, Opium Mar, por contra confluían distintos grupos de menor tamaño. En cualquier caso, con ambiente todas las noches pero sobre todo la de martes y miércoles, cuando las jornadas punta del congreso han pasado. Otros muchos establecimientos reportan también llenos, en muchos casos con la doble oferta de cenas y copas. En locales que prefieren no ser citados, llegan a confesar un gasto medio en algunos grupos de más de 400 euros por persona, sobre todo con los brindis fuera de presupuesto previo...

275 euros diarios

No obstante y en terminos de promedio, la Fecasarm calcula este año un dispendio diario de unos 275 euros por congresista en gastronomía y ocio. Más del doble de hace un año, cuando la lluvia y el frío causaron un alud de cancelaciones de reservas que dejaron a estos sectores compuestos y sin novia. La misma patronal enfatiza que la hiperactividad de visitantes que registra estos días la ciudad ha supuesto sumar unos 5.000 puestos de trabajo suplementarios en este sector, aunque sean de una semana o menos. Y no siempre bien remunerados.

El Gremi de Restauració de Barcelona también ha destacado hoy jueves en su balance oficial que las reservas se han concentrado entre el domingo y el miércoles. El colectivo cree que el buen tiempo ha animado a los asistentes a "conocer la ciudad y descubrir su amplísima oferta gastronómica". Para el colectivo ha sido una semana clave en que "el turismo de menos calidad se minimiza y la concentración de visitantes" se deja notar en establecimientos de muy distintas especialidades y públicos. Muchos incluso ofrecen servicios extra, como la barra de buffet y cortador de jamón en Sagardi, tomado por los grupos estos días, entre un sinfín de ejemplo. En algunos casos, han subrayado desde el gremio, ya atan incluso reservas para repetir el próximo año si han quedado satisfechos.

En pleno subidón de las cajas registradoras, esta patronal ha aprovechado para reclamar al ayuntamiento y el resto de administraciones públicas que vista la importancia económica de esta cita para la capital catalana, "multipliquen los esfuerzos para consolidar el Mobile en años futuros, evitando conflictos" que perjudiquen "la imagen de Barcelona y liderando un proyecto de ciudad ambicioso".  Se permiten incluso "animar a los representantes políticos a buscar activamente nuevos congresos de relevancia mundial".

De cara a próximas ediciones también han propuesto implantar algún mecanismo que impida cancelaciones de reservas a última hora por cambios de planes caprichosos, después de tener bloqueadas mesas.