Ir a contenido

Nuevo modelo de tratamiento de las basuras

Los 36 municipios del area metropolitana firman el acuerdo 'Residuo Cero'

La AMB pacta subir del 35 al 55% el índice de reciclaje en solo seis años

El plan prevé reducir a uno los tres hornos de la incineradora de Sant Adrià

Óscar Hernández

Interior de la incineradora de Sant Adrià de Besòs.

Interior de la incineradora de Sant Adrià de Besòs. / Danny Caminal

Los 36 municipios que conforman el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) han firmado este mediodía el acuerdo Residuo Cero para elevar hasta el 55% el reciclaje en el 2025. Actualmente, el reciclado de las basuras está estancado desde hace años en un 37%, muy lejos de los límites impuestos por la Unión Europea. Y para conseguir esta mayor sostenibilidad hay que hacer varios cambios, desde el domicilio o el comercio, donde se genera el residuo, hasta las plantas de tratamiento y las incineradoras. De hecho, el plan prevé que la actual incineradora de Sant Adrià cierre uno o dos de sus tres hornos antes del 2025.

El acuerdo suscrito por todos los municipios cuenta con el apoyo de la Generalitat a través de la Agència de Residus de Catalunya y se enmarca en el actual Programa Metropolitano de Prevención de Residuos y Gestión de Recursos y Residuos Municipales 2017-2025 (Premet 25). Su aplicación va a suponer importantes cambios, En la presentación del acuerdo, Eloi Badia, vicepresidente de Medio Ambiente de la AMB, ha afirmado: "El modelo actual, basado en contenedores abiertos las 24 horas del día, ha tocado techo. Desde la AMB queremos liderar un verdadero pacto de sociedad, que implique todas las administraciones, la industria, el comercio y la ciudadanía, y hacerlo desde un punto de vista municipalista".

Con chips y códigos de barras

En el 2025, todos los hogares, comercios e industrias deberán gestionar sus basuras de forma individualizada para que incluso acaben pagando menos en función de lo bien que reciclen.Para conseguirlo, hay al menos dos sistemas, desde la recogida a domicilio de la basura hasta la identificación a través de chips o códigos de barras personalizados de las bolsas de residuos, que se lanzarán en unos contenedores inteligentes. La limitación en horario hará más efectiva la recogida. También se persigue que el ciudadano separe bien la basura orgánica, además del papel y el vidrio. Y el resto, como los envases, ya se separará de forma mecánica en las plantas de reciclaje.

Toni Escudero, alcalde de Torrelles de Llobregat, uno de los municipios donde ya se aplica esta recogida de basura personalizada, ha explicado que su municipio se ha centrado en una buena separación de la basura orgánica, en unas bolsas biodegradables que incluso subvenciona el municipio. "Hace 15 años ya que recogemos la basura puerta por puerta y en la planta de Molins hacemos la separación de los residuos", ha explicado. Y con esta iniciativa ha logrado uno de los índices de recogida selectiva más altos (63%), solo detrás de Toiana (76%) y casi el doble que la media del 37%.