Ir a contenido

El problema de la vivienda

Una manifestación contra los pisos colmena de Sants acaba con la ocupación de un bloque

La empresa promotora de los habitáculos espera abrir otro en el Eixample

Marta Alcázar

Concentración delante de la exposición de un piso colmena en la calle de la Constitució, 108.

Concentración delante de la exposición de un piso colmena en la calle de la Constitució, 108. / Robert Ramos

Tras el lema 'No més excuses. Habitatge digne', 300 personas han marchado este domingo contra los pisos colmena en una ruta por la Asamblea de Barris de Sants que señalizó los responsables de la especulación inmobiliaria. El piso colmena en exposición que Haibu 4.0 tiene en la calle Constitució, 108, fue el principal denostado por la marcha, junto a oficinas bancarias y hostels.

“Estos pisos son la guinda del proceso especulativo. Los ofrecen como solución para personas que no pueden pagar el alquiler o que han sido desahuciadas, pero no son una vivienda digna”, denunciaba Llum Oliver, miembro de la plataforma antidesahucios Grup d’Habitatge de Sants. El local, que fue precintado por el ayuntamiento hace unas semanas, amanecía ayer con restos de basura frente a la puerta que aumentaron tras el paso de los manifestantes. También fijaron carteles contra los pisos colmena, la gentrificación del barrio y las subidas del alquiler.

La marcha ha discurrido sin incidentes y secundada por entidades de barrio como Can Vies, CDR Sants y colectivos de barrios vecinos como l’Observatori d’Habitatge i Turisme del Clot o Arran. Jordi Camina, miembro de la plataforma Som Parlal·lel, llegaba desde Poble Sec: “Los pisos colmena son denigrantes para una persona que no puede pagar el alquiler. Existen alternativas como los pisos compartidos pero esos habitáculos son una verguenza”, ha lamentado. “Vulneran normas de vivienda y además hacen competencia desleal porque las licencias de una empresa de hostelería”, ha afirmado Laura López, del Casal Independentista de Sants.

Posible apertura

Una de las caras visibles del proyecto de los pisos colmena, Marc Olivé, ha seguido la manifestación desde las calles aledañas: “No entienden nuestro proyecto. Vivir en un hotel o en habitaciones compartidas tiene un coste mayor y es legal mientras que nuestras viviendas que cuentan con todos los servicios no lo son”, ha afirmado. La empresa confía en que el local en exposición abra en breve ya que, según dicen, la denuncia del ayuntamiento no es cierta: “Denunciaron que vivía gente pero es falso porque es un local en exposición y no vive nadie”, ha añadido Olivé.

El responsble de Haibu 4.0 también responde a las críticas sobre el espacio: “Alojamos a un máximo de 10 personas por 100 metros cuadrados. La gente piensa que estás pagando 200 euros por habitáculo de poco más de dos metros pero hay que sumarle el espacio de las zonas comunes que son dos tercios del local”, explica. Los espacios miden desde 1,2 metros de altura y 1,2 de ancho por 2,4 de largo, y hasta 2,4 por 2 x 2,4 metros de los habitáculos para parejas. “No tenemos la solución perfecta. El objetivo es que sean viviendas temporales para que puedan ahorrar o reponerse de problemas económicos”, ha añadido.

Hasta 17 colmenas en el área metropolitana

Las manifestaciones vecinales no paran los pies a la iniciativa que asegura tener detrás a inversores holandeses, españoles y hosteleros. Al primer local de pisos colmena abierto a pocos metros del barrio de Les Corts, se ha unido un segundo en el Paral·lel con capacidad para 17 personas. La empresa afirma que tiene apalabrados dos locales más, en Gràcia y l’Eixample Esquerre, y planea abrir hasta 17 pisos colmena en el área metropolitana en lo que queda de año. Madrid será la segunda ciudad a la que llegarán los pisos colmena: “Estamos a punto de cerrar dos locales de 44 y 32 plazas”, asegura Oliver.

La manifestación contra los pisos colmena acabó con el anuncio de ocupación de un bloque de pisos en la calle Gayarre, 42, por parte del Grup d’Habitatge de Sants. El edificio alojará a cuatro familias, 6 adultos y 6 menores, según los portavoces de la entidad.