Ir a contenido

INFORME DE ISGLOBAL

La apertura del parque fluvial del Besòs mejora la salud del vecindario

Un estudio concluye que la transformación del río podría haber evitado unas siete muertes al año

Luis Benavides

El río Besós, a su paso por Santa Coloma de Gramenet

El río Besós, a su paso por Santa Coloma de Gramenet / FERRAN NADEU

Hacer deporte, o simplemente pasear, por el parque fluvial del Besòs podría estar evitando hasta siete muertes al año. Esta es una de las conclusiones del último estudio realizado por el Institut de Salut Global de Barcelona (ISGlobal), que ha analizado el impacto en la salud de la población de la transformación de los últimos nueve kilómetros del cauce del río, conocido en un pasado no tan lejano por una degradación que se remontaba a la década de los sesenta. El mismo informe estima que el ahorro en gasto sanitario, por los beneficios de esta zona verde, asciende a 23 millones de euros.

La transformación del río en un enorme parque con áreas para caminar e ir en bicicleta en ambos márgenes fomenta que la gente haga deporte o, cuando menos, tenga una vida menos sedentaria. Partiendo de esta idea, los resultados del informe presentado por el centro de investigación impulsado por ‘LaCaixa’ relacionan el diseño urbano y el bienestar de la ciudadanía. Es decir, cómo el urbanismo influye en el comportamiento y el modo de vida. “Aunque los impactos en la salud de los espacios verdes se han estudiado más que los relacionados con los espacios azules –fuentes, lagos, ríos o mares accesibles para la ciudadanía-, recientemente una revisión de literatura científica ha asociado estos espacios con una mejor salud mental y bienestar, con la promoción de la actividad física”, explican los autores del estudio. 

La medición de los impactos en la salud y el bienestar de este proyecto de regeneración del río se fundamenta principalmente en una encuesta realizada por el Consorci del Besòs a unas 1.000 personas adultas para conocer qué actividades realizaba en el parque y el conteo de personas usuarias del parque en un año.

Menos casos de demencia

El parque, abierto al público todos los días del año,  actualmente atrae unas 6.000 personas adultas al día y las actividades principales son ir en bicicleta (casi el 50% de las personas usuarias), caminar (38%) y correr (12%). Esta actividad física, según el estudio de ISGlobal, “puede contribuir a evitar hasta siete muertes y seis casos de enfermedad por año" (embolias, diabetes, cáncer de cólon, cáncer de pecho y demencia). En términos económicos, esto supone un ahorro para la salud pública de 23,4 millones, según el mismo informe, publicado en la revista ‘International Journal of Environment Research and Public Health’ (revista internacional de investigación en medioambiente y salud pública).

La mejora de la cuenta del río Besós comienza en el 1995 cuando los ayuntamientos de Barcelona, Montcada i Reixac, Sant Adrià de Besòs y Santa Coloma de Gramanet firmaron un convenio de colaboración –que contó con una subvención euroepa del 80% del coste del proyecto- para recuperar mediambientalmente el espacio.  En este sentido, la investigadora de ISGlobal Cristina Vert recuerda que el desarrollo del Parque Fluvial del Besós tenía como objetivo original mejorar la ecología del área, pero que con el tiempo se ha demostrado que “esta intervención también proporciona  beneficios para la salud a la población que utiliza esta infraestructura, al fomentar que se realice actividad física”.