Ir a contenido

DAÑOS COLATERALES

Los vecinos de la calle de la Independència, hartos de tanto tráfico por las obras en las Glòries

La vía ha pasado de tener dos carriles a cuatro, y el Ayuntamiento solo está dispuesto a reducir uno

Prou Trànsit exige que la calle recupere su estado original cuando terminen las actuaciones en la plaza

Luis Benavides

Los cuatro carriles de la calle de la Independència, en hora punta 

Los cuatro carriles de la calle de la Independència, en hora punta 

Las obras en la plaza de las Glòries quitan el sueño a los vecinos de la calle de la Independència, más concretamente a los que viven en el tramo entre Meridiana y Aragó. Constituidos como plataforma, Prou Trànsit, denuncian que su calle, que siempre había tenido dos carriles sin apenas tráfico y dos carriles laterales de aparcamiento, fue transformada de un día para otro en una “autopista urbana” de cuatro carriles a finales del 2017. “Nuestra calle, relativamente estrecha, se ha convertido en el itinerario de entrada  al centro de la ciudad y esto nos está ocasionando muchas molestias. Ruido, humo… Incluso grietas en el vestíbulo de un edificio y cristales rotos por las vibraciones”, explica Paula de Benito, miembro de la plataforma.

Medio centenar de pancartas con lemas como “cuatro carriles no” o “menos ruido” cuelgan de los balcones. También abundan carteles enganchados en los portales, donde informan del día a día de su lucha. “La plataforma se creó el pasado verano con la idea de movilizarnos y luchar para pacificar este tramo, y si puede ser para recuperar nuestra situación anterior”, explica la portavoz de los vecinos.

Fuentes del Ayuntamiento confirman que la calle no volverá a tener solo dos carriles de circulación, pero sí se han comprometido a dejar solo tres, uno de los cuales será exclusivamente para el bus V23. “A finales de marzo las actuaciones en la parte montaña de la plaza de las Glòries estarán terminadas y  podremos reducir un carril tanto en ese tramo de Independència como en Aragò, entre Meridiana e Independència”, explica el director de Servicios de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Adrià Gomila.  “Repintaremos el pavimento con tres carriles -añade- y observaremos cómo funciona”. Los vecinos consideran esta medida "insuficiente" y anuncian nuevas acciones para conseguir recuperar el estado original de la vía.

El túnel, clave para reducir el volúmen de tráfico

Los técnicos del ayuntamiento sostienen que el volumen de vehículos que pasarán por ese tramo de Independència se reducirá significativamente en cuanto terminen las obras en Glòries. “La mayoría de los vehículos que entran a Barcelona por Glòries preferirán ir por el túnel que salir y encadenar varios semáforos en superficie”, sostiene Gomila, quien también recuerda que la transformación del entorno de Glòries y el nuevo modelo de plaza se comenzó a diseñar y consultar con la ciudadanía en el 2007. Sea como sea, técnicos del ayuntamiento se ha reunido en varias ocasiones con la plataforma para mejorar en la medida de lo posible la situación en ese punto concreto. Así, en enero del 2019, los vecinos consiguieron que se colocara un semáforo en la incorporación de Independència a Aragó (ahora reclaman que las fases semafóricas sean algo más larga) y la colocación de un sonómetro para evaluar el nivel de contaminación acústica que están soportando los vecinos.

Con todo, Gomila recuerda que el cambio en la calle obedece a una transformación radical de las Glòries, que pasa del tambor con forma de elipsis a una malla ortogonal con carriles verticales y horizontales. Los vecinos de la calle de la Independència se han organizado y se están haciendo escuchar, sobre todo gracias a las redes sociales, pero los cambios afectan a muchas otras vías.  “Antes los que subían por la calle de Badajoz, desde el Poblenou, solo podían girar a la derecha al llegar a Diagonal. Ahora pueden enlazar con Independència y llegar al Eixample. Lo mismo pasa con Castillejos, que ahora sí cruza la Diagonal, o Tànger, que ahora conecta con Ali Bei”.