Ir a contenido

INICIATIVA COMUNITARIA

El milagro del Rec Comtal

Un caudal de agua clara une los periféricos barrios de Vallbona, en Barcelona, y Can Sant Joan, en Montcada

La lucha vecinal logró dignificar un enclave degradado y ahora batalla por asentar un proyecto sociocultural

Helena López

Lucía, derecha, con un grupo de niños en el Rec Comtal.

Lucía, derecha, con un grupo de niños en el Rec Comtal. / MONTCADA COMUNICACIÓ

No lo duda. Si se tiene que quedar con algo de la experiencia, Lucía Bordonalli se queda con cada vez que se cruza por la calle con alguno de los niños gitanos de Can Sant Joan y le preguntan si este año van a volver. Y se queda, claro, con que al fin puede decirles que sí, que volverán. "Que estos niños se sientan no solo invitados, sino cómodos, uno más, en las actividades populares que se organizan tendría que ser lo más normal del mundo, pero por desgracia no lo es. Aún no lo es. Por eso este proyecto tiene tanto valor", señala esta joven de la vecina Vallbona, quien ha trabajado como monitora en el proyecto El Rec Comtal es mou! , por el que le preguntan los pequeñajos, los dos veranos en los que se ha organizado.

Que ese caudal de agua clara pase al aire libre así de limpio pese a las décadas de olvido, bajo los cables de las líneas de tren y a la sombra de carreteras y grises polígonos es casi un milagro. Un fenómeno natural que los tozudos vecinos de la zona han querido no solo aprovechar, sino convertirlo en un revulsivo social en esta zona de paso entre las históricamente marginadas periferias de Barcelona y Montcada. "Teníamos que aprovechar que un elemento natural tan importante a nivel histórico y patrimonial como es el Rec pase por nuestros barrios para generar un sentimiento de arraigo y orgullo, muy difícil de aflorar en barrios dormitorio muy degradados desde el punto de vista urbanístico y muy desestructurados socialmente", apunta Xavier Romera, miembro de la asociación sociocultural El Torrent de la Zona Nord de Nou Barris.  

Convivencia y cohesión

La asociación de Romera forma parte de Taula Comunitària del Rec Comtal, impulsora de un proyecto que persigue "hacer del Rec un espacio de convivencia, pertenencia y cohesión social a partir de su dinamización como espacio público con un programa de actividades", resume Antonio Alcántara, activista sociocultural, miembro de la asociación de vecinos de Can Sant Joan y uno de los padres de la iniciativa. "El proyecto está pensado para todo el mundo, trabajamos desde con niños de un año hasta con personas mayores, pero los que más lo disfrutan son los niños", prosigue Bordonalli, quien llegó al proyecto contratada a través de la Fundació Jovent, del PES Cruïlla (puntal en la Zona Nord de Nou Barris).

"La esencia del proyecto El Rec Comtal es mou! es que es de todos, que también es de los niños; aquí ellos también deciden"

Lucía Bordanalli

Vecina de Vallbona y monitora

"Nos adaptamos mucho a los intereses de los chavales. Les preguntamos qué les gustaría hacer y miramos de organizar las actividades en función de sus intereses, siempre relacionadas con dar a conocer la historia del Rec, con el agua, el reciclaje y el medio ambiente, que son nuestros temas. La esencia de este proyecto es que es de todos -prosigue la joven-, que es de ellos y ellos también deciden".  

Baño en el Rec Comtal en el 2016, el primero tras la actuación  / JORDI COTRINA

Rosa Teruel ha vivido toda la vida en Montcada, a pocos metros del Rec, y hasta ahora no tenía ni idea de la historia de la acequia medieval que se estima creada en el siglo X. "Esta era una zona mala del barrio, ni siquiera pasaba por aquí", recuerda Teruel, madre de los trillizos Leyre, Montse y Andrés, de 14 años, muy activos en todas las actividades que hoy llenan de vida esta otrora zona marginal. "Pedimos que nos lo dejen. Que no nos lo quiten. Que lo limpiaran e iluminaran está muy bien  -señala la madre-, pero es importante dejar también las actividades que son las que le dan vida".

"Teníamos que aprovechar que un elemento patrimonial tan importante pase por nuestros barrios para generar un sentimiento de arraigo y orgullo"

Xavier Romera

Asociación El Torrent de la Zona Nord

La petición de Teruel no es sobrera. El proyecto -de cuya mesa impulsora forman parte entidades e instituciones tanto de Barcelona como de Montcada- no tiene asegurada su continuidad a largo plazo. Tras hacer ruido han logrado el compromiso de fondos para el próximo verano, pero reivindican estabilidad. No tener que estar cada año mendigando financiación.

"La actuación urbanística [una primera victoria vecinal] fue una oportunidad para lavarle la cara, pero hacía falta que los vecinos se lo hicieran suyo. ¿Y eso cómo se hace? Pues con acciones vinculadas al elemento patrimonial. Acciones de memoria histórica, que los jóvenes conozcan la historia del Rec, y que con la excusa del Rec se hagan partícipes del barrio. Pero esto es un aprendizaje y algo que hay que afrontar con mirada larga. Estas iniciativas no encajan en el cortoplacismo político", señala Romera, quien también reivindica La Ponderosa, la continuación natural del Rec en la parte barcelonesa (explotación agrícola de siete hectáreas, oasis verde en la dura Zona Nord).

"¡Amad al barrio!"

Otra de las batallas por la que desde la Taula se insiste en la necesidad de asentar el proyecto social y de ir más allá, desestacionándo programando más allá del verano, es luchar contra el incivismo. "Hay que enganchar a los jóvenes para que respeten el entorno. El medio ambiente. Tú no puedes plantarte en la plaza y decirles, ¡amad al barrio! -bromea Romera-, es un trabajo lento. Largo".

Desde los ayuntamientos de Montcada y Barcelona aplauden esta iniciativa comunitaria y dicen sentírsela suya, pero, por el momento, solo les han garantizado financiación para este verano a través del Consorci del Besòs, el organismo que han encontrado para saltarse las fronteras administrativas.