BARCELONA GLOBAL

Jan Van Schaik: "La marca Barcelona necesita volver a coger fuerza"

Entrevista al director de Talent Search People

Jan Van Schaik, empresario y consultor holandés residente en Barcelona.

Jan Van Schaik, empresario y consultor holandés residente en Barcelona. / JUAN CAMILO MORENO

Se lee en minutos

Clara Maspons

Holandés de 41 años, Jan Van Schaik se instaló en Barcelona en 2006 junto con su mujer y sus tres hijos tras fijar por segunda vez su residencia en la ciudad. Nacido en Utrech, ha vivido en Guatemala y Aruba, donde aprendió español. Actualmente ejerce como director junto con su socio José Manuel Nogueras en Talent Search People, una consultoría de selección de recursos humanos que ofrece sus servicios en España, Portugal, Polonia y Holanda.

¿Por qué escogió Barcelona?

En mi decisión influyeron aspectos tanto personales como profesionales. Haber vivido allí anteriormente y mantener el contacto con mi actual socio José Manuel Nogueras fueron seguramente los más importantes. La ciudad siempre me pareció muy acogedora y su clima y calidad de vida no se encuentran fácilmente. El mercado español ofrecía más oportunidades de crecimiento que el holandés, así que era difícil rechazar la posibilidad de poner en marcha Talent Search People. 

¿Qué aspectos de la ciudad destacaría como positivos?

Barcelona como ciudad tiene mucho a su favor. Su tamaño permite que puedas llegar a todos los puntos fácilmente con un transporte público práctico y eficaz. Además, el clima, la oferta cultural y gastronómica, y su identidad multicultural hacen que la ciudad tenga un atractivo especial. Es una mezcla perfecta entre dinamismo y tranquilidad. Las calles están llenas de vida, pero también encuentras espacios más íntimos, y siempre con una sensación de completa seguridad.

¿Qué aspectos de la ciudad hay que mejorar?

La burocracia y las cuestiones administrativas son sin duda un tema a resolver. Además, la marca Barcelona necesita volver a coger fuerza. Los precios y el coste de vida han subido, pero los salarios prácticamente se han mantenido, ampliando la brecha. A esto se le añade el creciente encarecimiento de las viviendas, que limita las posibilidades de vivir y trabajar en Barcelona. Además, la inestabilidad política nos ha acabado perjudicando a todos. Debemos reorientar el debate hacia otras direcciones donde Barcelona pueda destacar. 

¿Cuáles diría que son las grandes carencias de la ciudad en su sector?

Nuestro sector está cambiando y no parece que en Barcelona haya cambios significativos para adaptarse a la nueva situación. Atraer perfiles extranjeros es clave para nuestro negocio y si la reputación de la ciudad se ve amenazada perdemos oportunidades. Si a ello le añades la subida de los precios, la dificultad para encontrar alquileres asequibles, o los obstáculos con la escolarización, tenemos una ecuación desfavorable. Aún así, me consta que se está trabajando para solucionar esta situación. Instituciones como Barcelona Global ponen estos temas en las agendas estratégicas.

¿En qué ciudad podría inspirarse Barcelona para mejorar su capacidad de atraer talento?

Lisboa, o esa es la sensación que tengo. La estabilidad política, la burocracia o los precios han hecho que el foco de atención se vaya situando en la capital portuguesa. Aunque el idioma siga siendo un hándicap, Lisboa ha conseguido resultar atractiva a nivel fiscal para las grandes empresas.

¿En qué aspecto de su sector destaca positivamente la ciudad?

El hecho de que Barcelona acoja un gran número de empresas multinacionales nos ha permitido crecer y tener la oportunidad de abrirnos a otras áreas de actividad. Cabe destacar que ACCIÓ y Barcelona Activa han hecho un trabajo excepcional para que esto suceda. Además, que la ciudad siga ofreciendo una alta calidad de vida juega claramente a nuestro favor para atraer talento extranjero.

¿Recomendaría a un amigo venir a vivir a Barcelona? ¿Por qué?

Sí, de hecho convencí a mis padres y a mi hermano para que se mudasen. La calidad de vida, la multiculturalidad o la oferta gastronómica y cultural, entre otras cosas, son sin duda factores que te invitan a quedarte.


Noticias relacionadas

EL PERIÓDICO realiza, con Barcelona Global, entrevistas a profesionales internacionales que han elegido vivir y trabajar en Barcelona. Son personas nacidas y formadas en el extranjero que por experiencia, capacidad y creatividad pueden dar una visión diferente de la ciudad. 

 

* Fe de errores

Holandés de 41 años, Jan Van Schaik se instaló en Barcelona en 2006 junto con su mujer y sus tres hijos tras fijar por segunda vez su residencia en la ciudad. Nacido en Utrech, ha vivido en Guatemala y Aruba, donde aprendió español. Actualmente ejerce como director junto con su socio José Manuel Nogueras en Talent Search People, una consultoría de selección de recursos humanos que ofrece sus servicios en España, Portugal, Polonia y Holanda. ¿Por qué escogió Barcelona? En mi decisión influyeron aspectos tanto personales como profesionales. Haber vivido allí anteriormente y mantener el contacto con mi actual socio José Manuel Nogueras fueron seguramente los más importantes. La ciudad siempre me pareció muy acogedora y su clima y calidad de vida no se encuentran fácilmente. El mercado español ofrecía más oportunidades de crecimiento que el holandés, así que era difícil rechazar la posibilidad de poner en marcha Talent Search People. ¿Qué aspectos de la ciudad destacaría como positivos? Barcelona como ciudad tiene mucho a su favor. Su tamaño permite que puedas llegar a todos los puntos fácilmente con un transporte público práctico y eficaz. Además, el clima, la oferta cultural y gastronómica, y su identidad multicultural hacen que la ciudad tenga un atractivo especial. Es una mezcla perfecta entre dinamismo y tranquilidad. Las calles están llenas de vida, pero también encuentras espacios más íntimos, y siempre con una sensación de completa seguridad. ¿Qué aspectos de la ciudad hay que mejorar? La burocracia y las cuestiones administrativas son sin duda un tema a resolver. Además, la marca Barcelona necesita volver a coger fuerza. Los precios y el coste de vida han subido, pero los salarios prácticamente se han mantenido, ampliando la brecha. A esto se le añade el creciente encarecimiento de las viviendas, que limita las posibilidades de vivir y trabajar en Barcelona. Además, la inestabilidad política nos ha acabado perjudicando a todos. Debemos reorientar el debate hacia otras direcciones donde Barcelona pueda destacar. ¿Cuáles diría que son las grandes carencias de la ciudad en su sector? Nuestro sector está cambiando y no parece que en Barcelona haya cambios significativos para adaptarse a la nueva situación. Atraer perfiles extranjeros es clave para nuestro negocio y si la reputación de la ciudad se ve amenazada perdemos oportunidades. Si a ello le añades la subida de los precios, la dificultad para encontrar alquileres asequibles, o los obstáculos con la escolarización, tenemos una ecuación desfavorable. Aún así, me consta que se está trabajando para solucionar esta situación. Instituciones como Barcelona Global ponen estos temas en las agendas estratégicas. ¿En qué ciudad podría inspirarse Barcelona para mejorar su capacidad de atraer talento? Lisboa, o esa es la sensación que tengo. La estabilidad política, la burocracia o los precios han hecho que el foco de atención se vaya situando en la capital portuguesa. Aunque el idioma siga siendo un hándicap, Lisboa ha conseguido resultar atractiva a nivel fiscal para las grandes empresas. ¿En qué aspecto de su sector destaca positivamente la ciudad? El hecho de que Barcelona acoja un gran número de empresas multinacionales nos ha permitido crecer y tener la oportunidad de abrirnos a otras áreas de actividad. Cabe destacar que ACCIÓ y Barcelona Activa han hecho un trabajo excepcional para que esto suceda. Además, que la ciudad siga ofreciendo una alta calidad de vida juega claramente a nuestro favor para atraer talento extranjero. ¿Recomendaría a un amigo venir a vivir a Barcelona? ¿Por qué? Sí, de hecho convencí a mis padres y a mi hermano para que se mudasen. La calidad de vida, la multiculturalidad o la oferta gastronómica y cultural, entre otras cosas, son sin duda factores que te invitan a quedarte. EL PERIÓDICO realiza, con Barcelona Global, entrevistas a profesionales internacionales que han elegido vivir y trabajar en Barcelona. Son personas nacidas y formadas en el extranjero que por experiencia, capacidad y creatividad pueden dar una visión diferente de la ciudad.