Ir a contenido

Control de un material de riesgo

Los trabajadores del metro afectados por amianto se elevan a 20

Un total de 629 trabajadores se han sometido a una revisión con un TAC de alta resolución, pero faltan unos 400

Óscar Hernández

Uno de los convoyes inspeccionados en busca de amianto.

Uno de los convoyes inspeccionados en busca de amianto.

Las revisiones médicas que se están realizando al millar de empleados del Metro de Barcelona que han estado expuestos al amianto llevan ya 20 casos confirmados de manifestación pleural, aunque sin sufrir de momento enfermedad pulmonar alguna. Los resultados han sido dados a conocer hoy por Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) una vez realizados los controles a 620 trabajadores, el 62% de los sospechosos.

De los 20 afectados, la mayoría sufren engrosamiento pleural (17). El resto, placas pleurales no calcificadas (2) y placa pleural calcificada (1). "Ninguna de estas afectaciones se puede considerar como patología grave y no han requerido tratamiento médico. Sólo se ha recomendado un control médico periódico más frecuente dentro del programa de vigilancia de todo este colectivo", informa TMB en un comunicado.

Pintura en los trenes

La empresa de transportes sostiene que va a seguir con los controles del resto de los trabajadores durante este año y que comenzaron, aseguran, en el 2002 "para hacer el seguimiento del personal del que en su momento se conocía su potencial exposición a materiales de contenido de amianto". En un principio se vinculaba esta sustancia a elementos constructivos y, últimamente, también a la pintura que cubre los bajos de los convoyes de las líneas 1 y 3.

Esta última detección de la peligrosa pintura, cuya manipulación también puede liberar fibras de amianto que son las que producen cáncer de pulmón a quien las inhala, ha provocado que TMB compre 42 nuevos trenes por un importe de 447 milones de euros que sustituirán a los contaminados en cuanto estén fabricados.

Otras actuación prevista es la retirada de las planchas de fibrocemento, que también contienen amianto, en la estación de Verneda, de la línea 2, que se efectuará esta primavera. También hay amianto en algunos pasillos de enlace de estaciones como el que une los andenes de las líneas 1 y 3 en la estacion de Catalunya, cuyos carteles de advertencia han preocupado a algunos viajeros.