Ir a contenido

ELECCIONES DEL 26-M

Colau presenta una lista continuista a las municipales

Bcomú repite alineación con las excepciones de Pisarello, Ortiz, Montaner y Colom

Subirats, Martí y la diputada en el Congreso Lucía Martín, las incorporaciones

Toni Sust

Colau quiere volver a ganar Barcelona con Subirats, Sanz, Asens, Martín, Pérez y Pin. / MIQUEL CODOLAR (ACN / VÍDEO: EUROPA PRESS)

Un par de cambios significativos, un par de fichajes de colaboradores cercanos y un equipo similar al de hace cuatro años. Ada Colau ha presentado este lunes a los candidatos que la acompañarán en la lista con la que Barcelona en Comú concurrirá a las elecciones municipales del próximo 26 de mayo. No ha habido revolución, la lista es continuista, aunque sí algunos retoques. La presentación se ha producido en la supermanzana de Sant Antoni, donde Colau ha calificado a sus candidatos de "gente valiente" y se ha marcado como objetivo superar los 11 concejales logrados en el 2015. Un reto considerable, por lo menos a la vista de las encuestas.

De la formación de la candidatura se conocían ya algunos datos relevantes, como que el que supone el cambio más relevante respecto del 2015: el hecho de que el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, no repetirá. Dejará el consistorio para optar a las elecciones europeas. Ha sido una mano derecha más ideológica que de contenido, en el sentido de que si bien ha  llevado la voz cantante en la defensa del proyecto colauista y en los encontronazos con la oposición en el pleno y las comisiones, se le achaca una gestión económica mejorable.

Esencialmente, porque el sinuoso camino que el gobierno de Colau emprendió para reducir el superávit acabó con una amenaza de recortes que el equipo de la alcaldesa sigue negando –habla de reprogramaciones- y que en el escenario de que no se aprueben nuevos presupuestos le complicará la vida: hay que recordar que el gobierno contaba con lograr 140 millones de euros del Gobierno central y de la Generalitat si se acordaban unas nuevas cuentas, una posibilidad que a estas alturas parece difícil sino remota. Pisarello ha sido señalado por esta situación.

Fichajes de gente cercana

Como relevo del primer teniente de alcalde, Colau ha elegido a una persona a la que conoce bien y con la que ha colaborado estrechamente, Joan Subirats, actual comisionado de Cultura. Ha sido mentor de la alcaldesa y uno de sus principales apoyos en su salto del activismo a política. Entró en el gobierno cuando Colau echó al PSC, y sustituyó a Jaume Collboni como máximo responsable de Cultura.

El ascenso más claro en la lista respecto a cómo se configuró en el 2015 es el de Janet Sanz, uno de los principales referentes de la gestión de BComú en los últimos cuatro años. Sube del quinto puesto del 2015 al tercero y ocupará así la plaza que en las anteriores elecciones correspondió a Laia Ortiz, que abandona la política. Ortiz sorprendió al irse. Afirma que ya ha tenido bastante en el sector. Otra versión es que el adelanto por parte de Sanz como principal cara visible de ICV en la lista la persuadió de que lo mejor era dar un paso al lado.

Si hay un concejal que empezó mal el mandato, incómodo y con ganas de largarse al Congreso, y que después se ha ido asentando, ese es Jaume Asens. Es el edil que abandera la defensa de los derechos humanos y es también el enlace de Colau con el mundo independentista, un factor muy importante para una alcaldesa que lleva años tratando de nadar entre las aguas del unionismo y del secesionismo. Asens está claramente más cerca del independentismo, y es próximo a los políticos encarcelados por el procés y a los que se fueron al extranjero para evitar la prisión, que recabaron su consejo. Tal como están las cosas, un activo innegable. Repetirá como cuarto.

En la quinta posición se encuentra otro de los fichajes de personas cercanas por parte de Colau. Se trata de Lucía Martín, diputada en el Congreso y antigua activista de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) que Colau encabezaba como portavoz.

 

Se quedan, se van

Laura Pérez, concejala de Feminismos y LGTBI, asciende de la novena plaza de hace cuatro años a la sexta. Se queda como también Gala Pin, concejal de Ciutat Vella y una de las principales colaboradoras de Colau cuando era portavoz de la PAH. Pin repite pese a que es la bestia negra de sectores económicos de su distrito (o precisamente por ello). Su gestión ha sido probablemente la más contestada en un distrito. Será la séptima, como en el 2015

El nuevo número 8, el exdirigente del PSC Jordi Martí, ha sido uno de los principales colaboradores de Colau como gerente municipal. Su designación para ese cargo sorprendió: había sido jefe de filas del PSC y candidato derrotado a las primarias socialistas. Además, ERC lo tanteaba para que se uniera a su candidatura en el 2015. Al final fichó como técnico y ahora acepta convertirse en candidato a político de nuevo, aunque en función del resultado podría acabar de comisionado, la figura que Colau ha empleado para dirigir algunas áreas. Martí es elogiado por haber ayudado a la alcaldesa en los temas más sensibles, incluidos los económicos.

En el número 9 figura Eloi Badia, concejal de Presidència y de Gràcia y uno de ediles que ha asumido las gestiones más relevantes del día a día del mandato, lo que parecía indicar que iría más arriba. En el 2015 fue el número 12 y entró en el consistorio cuando lo abandonó Raimundo Viejo. Mercedes Vidal, que como responsable de Movilidad vivió un inicio de mandato complicado -sobre todo por la huelga del metro- que apuntaba a que no tenía la plaza segura, volverá a ser la décima de la lista. Los que se van, al margen de Pisarello y Ortiz, son los concejales de Vivienda, Josep Maria Montaner, y de Turismo, Agustí Colom.

Presentación en Sant Antoni

Colau y el resto de integrantes de la candidatura han posado junto al mercado de Sant Antoni. La alcaldesa ha hecho una defensa de su gestión y ha afirmado que buscará pactos poselectorales con partidos de izquierda, como intentó en el anterior mandato, en el que no logró cerrar un acuerdo con ERC y aunque sí lo hizo con el PSC, sólo se prolongó un año y medio, hasta que expulsó a los socialistas por su apoyo a la aplicación del artículo 155 en Catalunya, después de que en una consulta interna de BComú ganara la opción de romper con ellos.

Esta es lista de Barcelona en Comú:

1- Ada Colau
2- Joan Subirats
3- Janet Sanz
4- Jaume Asens
5- Lucia Martín
6- Laura Pérez
7- Gala Pin
8- Jordi Martí
9- Eloi Badia
10- Mercedes Vidal
11- Pau González
12- Gemma Tarafa
13- Ancor Mesa
14- Jessica González
15-  Jordi Rabassa
16- Natalia Martinez
17- Jordi Matas
18- Carolina Recio
19- Eduard Corbella
20- Yusef Quadura
21- Eva Campos
22- Nuria Marcet

La alcaldesa y Collboni cultivan sus discrepancias

Ada Colau afirma que se propone buscar pactos poselectorales con partidos de izquierda, como intentó en el anterior mandato, en el que no logró cerrar un acuerdo con ERC y aunque sí lo hizo con el PSC de Jaume Collboni, la colaboración sólo se prolongó un año y medio, hasta que expulsó a los socialistas por su apoyo a la aplicación del artículo 155 en Catalunya.

Colau ha instado a Collboni a confirmar que no tiene intención de pactar con Manuel Valls, candidato independiente apoyado por Ciutadans que estos días ha sido objeto de críticas por parte de sus rivales por asistir a la manifestación de Madrid convocada por el PP, Ciudadanos y VOX. Collboni ha criticado la composición de la candidatura de Barcelona en Comú: ha afirmado que la lista es “gris” y supone “una victoria del sector cupero” del partido. “Colau tira la toalla a tres meses de las elecciones”, ha agregado el socialista.

También Valls ha disparado contra la alcaldesa. Ha escrito al presidente de la Comisión Europa, Jean-Claude Juncker, al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk y al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, para advertirles contra la misiva que Colau mandó a los mismos destinatarios, en la que decía que el juicio a los políticos presos por el procés es “el fracaso de la política” y que servirá de altavoz a la ultraderecha. Según Valls, la versión de Colau es “sesgada”.